Vídeo: normas y plazos de la investidura

Los posibles apoyos de Sánchez evitan mojarse antes de conocer la postura de Iglesias

ÓSCAR CHAMORRO , MELCHOR SÁIZ-PARDO y ENRIQUE SANCHEZ HUERTASMadrid

Pedro Sánchez vuelve este lunes a presentarse ante el Congreso de los Diputados en una sesión de investidura en la que -a expensas de lo que ocurra con Unidos Podemos- se presenta con más 'noes' que ´síes' garantizados. En las dos votaciones de marzo de 2016, Sánchez entró en el hemiciclo únicamente con los votos amarrados de los socialistas, Ciudadanos y los nacionalistas canarios. Fueron 130 y 131 apoyos respectivamente, que llevaron al fracaso a la candidatura de Sánchez en las dos votaciones.

El secretario general del PSOE se somete ahora a una nueva investidura con más posibilidades de prosperar pero en la que se da la paradoja que, a priori y siempre pendientes del pacto con la formación de Pablo Iglesias, el líder socialista tiene menos apoyos garantizados de salida que hace tres años. De hecho, a día de hoy y 86 días después de aquel 28 de abril, Pedro Sánchez únicamente tiene la certeza de que votarán a favor de su candidatura los 123 diputados socialistas y el único representante del Partido Regionalista Cántabro, quien ya comprometió su papeleta tras las promesas de los socialistas de promover varias infraestructuras en esa comunidad.

Así las cosas, Sánchez únicamente cuenta con 124 apoyos garantizados mientras que enfrente -e igualmente seguros y ya anunciados- tendrá los 151 'noes' de PP, Ciudadanos, Vox, Navarra Suma y Coalición Canaria.

Con el sí de UP, los doce diputados de Esquerra Republicana de Catalunya serían los determinantes

El resto de los partidos con representación en el palacio de la Carrera de San Jerónimo (ERC, JxCAT, PNV, EH Bildu y Compromís), al menos hasta ahora, no han dado por cerrada al 100% su posición. Todas esas formaciones teóricamente indecisas se debaten entre el sí o la abstención a Sánchez, aunque todos estos partidos se guardan mucho de enseñar sus cartas hasta saber cuál será finalmente la posición de Unidas Podemos y sus 42 diputados, que, sumados a los del PSOE y a los del PRC de Miguel Ángel Revilla, elevarían los apoyos a Sánchez hasta 166 parlamentarios , a solo diez de la mayoría absoluta, necesaria en primera ronda para la investidura.

Así las cosas, y esperando que UP, vote a favor de llevar a Sánchez a la Moncloa, sin duda, la clave van a ser los 15 diputados de ERC. La formación independentista catalana, y su portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, sin prometer los votos a favor o la abstención a Sánchez en segunda ronda sí que ha dejado claro, tanto delante de los micrófonos como 'off the record', que su prioridad en Madrid es evitar a toda costa una repetición de elecciones que pudiera dar una «segunda oportunidad» a las «tres derechas» para sumar los apoyos suficientes como para llegar al Gobierno.

La posición de ERC es muy similar a la EH Bildu, que cuenta con cuatro representantes en la Cámara baja. Los independentistas vascos, desde el primer momento, han expresado en privado en público que sus votos no van a servir para frustrar un gobierno progresista en Madrid. A pesar de ello, tampoco han prometido al 100% ni su apoyo a Sánchez ni la abstención.

«Con responsabilidad»

El PNV (seis diputados) solo se ha comprometido actuar «con responsabilidad». Los nacionalistas vascos, sobre todo, no quieren una repetición electoral por lo que en Ferraz dan por hecho de que llegado el momento podrían contar con su abstención, incluso con sus votos a favor. Sin embargo, el PNV, por ahora, tampoco ha prometido nada.

En todo el arco parlamentario la mayor incógnita es la posición de JxCAT-Junts y sus siete diputados. En el partido de los exconvergentes hay multitud de sensibilidades: desde los círculos más cercanos a Quim Torra, quien ya anunció a Sánchez en una carta abierta que no iba a apoyar su investidura si el candidato no se comprometía a apoyar una consulta; a la postura de Artur Mas, quien recientemente se mostró favorable a facilitar un Gobierno socialista para evitar que las derechas «incendiaran» Cataluña; pasando por la cambiante corriente que encarna Carles Puigdemont.

El líder del PSOE tiene garantizados 151 'noes' de PP, Ciudadanos, Vox, Navarra Suma y CC

En cualquier caso, si ERC termina mojándose tras un acuerdo con Unidas Podemos, la posición de Junts, como los del resto de formaciones, sería irrelevante. Los partidos independentistas -todos ellos- solo contarían en el caso de tratar de conseguir una investidura en segunda vuelta (más 'síes' que 'noes') el jueves, si UP decidiera abstenerse.

Nadie duda de que el último diputado en disputa, el de Compromís, tampoco será un obstáculo para que Sánchez sea jefe de Gobierno si UP apoya su candidatura, aunque los valencianos oficialmente también se niegan a enseñar sus cartas.

Más información: