Las soluciones a la crisis política de 'Nudo España'

Pablo Iglesias y Enric Juliana, ayer en Valencia. / jesús signes
Pablo Iglesias y Enric Juliana, ayer en Valencia. / jesús signes

El político y el director adjunto de La Vanguardia coinciden en la crisis del régimen político pero discrepan sobre las salidas Iglesias y el periodista Enric Juliana presentan su novela

A. CERVELLERA VALENCIA.

'Nudo España' es una novela reflexiva sobre la situación política actual de la política española que han escrito de manera conjunta el líder de Podemos Pablo Iglesias y el director adjunto de La Vanguardia, Enric Juliana. Ayer, el político y el periodista acudieron a Valencia para presentar este libro en un acto sosegado y tranquilo que no tuvo nada que ver con la incómoda presentación de Barcelona, donde grupos radicales intentaron boicotear el evento.

Iglesias y Juliana llenaron el paraninfo de la Universitat de Valencia en una presentación en la que hubo un importante despliegue policial y donde el debate entre dos personas con ideologías muy diferenciadas distó mucho de lo que está acostumbrada la sociedad actual, ya que la crispación fue sustituida por un tono conciliador y cordial. Como señalaron ambos, «hoy parece que es más fácil gritar que hablar». Los autores admitieron sus discrepancias desde el primer momento pero eso no les impidió acercar posturas y proponer soluciones para la crisis política y territorial que vive España y, en especial, Cataluña .

Juliana optó por defender una estrategia de lo que denominó «bastión». Una especie de política que tratase de mantener todos esos derechos presentes en la Constitución y que se están difuminando con el paso del tiempo y con el desafío independentista. Por su parte, Iglesias remarcó la necesidad de una «reforma constitucional» que asiente las bases del feminismo y explore la defensa de nuevos derechos laborales que consideró más necesarios que nunca con la globalización.

El líder de Podemos admitió que ahora su partido cree que para cambiar las cosas es necesario entrar en los gobiernos ya que subrayó que ahí es donde se crean modelos. Como ejemplo puso la Comunitat, que cree que fue «el laboratorio» de un prototipo que con los años resultó fallido y dañino por el alto gasto en infraestructuras no esenciales y la corrupción que se impuso. Sobre la solución al conflicto catalán, Iglesias apostó por el referéndum mientras que Juliana se limitó a señalar que la solución es «extraordinariamente compleja» pero no dudó en indicar que la solución nunca pasa por una aplicación indefinida del 155.

Este no fue el único acto de Iglesias en Valencia. El líder de Podemos tuvo una intensa agenda en su paso por la Comunitat y se reunió tanto con el presidente Ximo Puig como con la dirección valenciana de Podemos, entre los que destacó Rubén Martínez Dalmau, candidato del partido a la presidencia de la Generalitat recientemente elegido.

 

Fotos

Vídeos