Sólo Compromís defiende en el Consejo Rector el proceso para elegir a los jefes de Àpunt

El Consejo Rector de la nueva radiotelevisión pública valenciana antes de una reunión. / Jesús Signes
El Consejo Rector de la nueva radiotelevisión pública valenciana antes de una reunión. / Jesús Signes

Blasco, afín a la coalición nacionalista y al consejero Xambó, evalúa a los cuatro miembros del equipo de confianza de la directora general de la cadena

J. MOLANO

El resultado de las últimas valoraciones en el proceso para escoger quién ocupará las jefaturas de la nueva RTVV sigue coleando. Fue uno de los asuntos que trató el Consejo Rector de la radiotelevisión autonómica en su reunión de ayer y que sólo contó con el respaldo de los consejeros propuestos por Compromís, Rafael Xambó y Mar Iglesias, y de la representante sindical, Soledad Fernández (CCOO), que defendió el modelo de concurso de libre designación que se está llevando a cabo. El resto de componentes del órgano de administración, propuestos por PSPV, Cs y Podemos, se mantuvo al margen, sin posicionarse a favor o en contra, tras las suspicacias que mostró el consejero del PP, Vicente Cutanda, según fuentes de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC).

El consejero del PP mostró su sorpresa ante las altas puntuaciones que recibió el núcleo próximo a Marco

Los cuatro miembros del equipo de confianza de la directora general de Àpunt, Empar Marco, se han colocado en las posiciones más altas para ocupar las plazas de jefaturas a las que se presentaron tras recibir las máximas puntuaciones en sus memorias. Que Esperança Camps, Albert Vicent, Ernest Josep Sorrentino y Elena Vilanova se encuentren en esa situación despertó algunas dudas en Cutanda, que aprovechó el turno abierto de palabra en la reunión de ayer en Burjassot para poner el tema encima de la mesa con el fin de que pudiera ser debatido por los demás consejeros y el presidente, Enrque Soriano.

Xambó recuerda que los candidatos «tienen la opción de impugnar, como marca la normativa»

Cutanda expuso que le había sorprendido la elevada valoración que recibió el núcleo próximo a Marco con sus proyectos y la abultada ventaja que obtuvieron esos cuatro aspirantes con respecto al resto de candidatos que optan a las bolsas temporales con rango de servicio y subdirección. La réplica, según fuentes de la corporación, llegó por parte de los consejeros de Compromís, Rafael Xambó y Mar Iglesias. El primero defendió la puntuación alegando que se trata de profesionales de prestigio y puso como ejemplo a la periodista Esperança Camps, afín a la coalición nacionalista e íntima amiga de Marco. Además, Xambó recordó, como señaló a este periódico, que los candidatos «tienen la opción de impugnar, como marca la normativa». Iglesias, por su parte, sostuvo que el proceso era el idóneo porque evitaba una elección a dedo y se exigía titulación.

Marco se inhibe

Empar Marco, directora general de Àpunt, como confirmaron desde la CVMC, se abstuvo de valorar las memorias de su equipo de confianza junto a César Martí, apuesta de Marco como director de contenidos. Ambos son la presidenta y el vocal titulares de la Comisión de Valoración de las jefaturas. No obstante, sí pusieron nota a la memoria de Anna Peña, periodista que ayudó a elaborar el libro de estilo, amiga de Marco, y ex secretaria de comunicación de Esquerra Republicana del Paìs Valenciá.

Los encargados de puntuar los trabajos de los otros candidatos que tienen un vínculo de amistad con la directora general fueron los suplentes en la comisión, Remei Blasco, directora de informativos de Àpunt cercana a Compromís y al consejero Xambó, y José Manuel García Duarte, director de ingeniería de la radiotelevisión y militante del PSPV.

En la clasificación final de cada categoría, a falta de que acrediten sus méritos, destacan dos candidatos que fueron miembros del comité de empresa de RTVV. En subdirección de informativos diarios figura en segundo lugar Xelo Vicente (CCOO) y en unidad de proyección también está segundo el mencionado Albert Vicent (Intersindical). Los dos fueron presidentes del órgano que representaba a los trabajadores.

El Consejo Rector aprobó ayer su libro de estilo, que usará todo el personal del ente público, y al que se incorporaron más de 200 enmiendas de las universidades, la Unió de Periodistes o la asociación de víctimas del accidente de metro.