Soler retoma la línea dura del Consell y limita el margen para dar más dinero a À Punt

El conseller de Hacienda advierte de que «los milagros» los reserva el Gobierno valenciano para Sanidad, Educación y Servicios Sociales

BURGUERA

valencia. À Punt deberá buscar amparo en algún recoveco legal o alguna enmienda presupuestaria de última hora generada desde Les Corts para contentar, en parte, sus expectativas presupuestarias del año próximo. El Consell, no parece muy por la labor de aupar las finanzas de la nueva televisión pública valenciana, que hace una semana aprobó incrementar su presupuesto de 55 a 69 millones, un deseo que el Ejecutivo valenciano no tiene intención de cumplimentar. El domingo 30 de octubre el presidente Puig cerró la puerta a esa posibilidad. El pasado viernes, la vicepresidenta Oltra consideró posible llegar a «un término medio» entre «expectativas» (las peticiones de À Punt) y las «realidades» (las cuentas que baraja la Conselleria de Hacienda). Ayer fue el propio conseller Vicent Soler el que recomendó al ente acudir a Lourdes si quiere beneficiarse de algún milagro, ya que el Consell parece reservarlos para Sanidad, Educación y Servicios Sociales. Fuentes del Consell apunta a que quizá el ente pueda 'rascar' algún incremento a través de enmiendas a los presupuestos, o, en el peor de los casos, lograr una moratoria que le permita retrasar la aplicación del límite de la masa salarial que actualmente incumple.

La corporación «tendrá el tratamiento que tienen otras actividades», señaló Soler, lo cual no es ninguna novedad. No obstante, a continuación advirtió de que el Consell «tiene un presupuesto de ingresos muy dificultoso, podemos hacer pocos milagros».

«Todos los milagros que se puedan hacer comenzarán por temas de las personas: sanidad, educación y dependencia», advirtió Soler en la rueda de prensa en la que ha presentado el anteproyecto de ley de acompañamiento a los Presupuestos de 2019.

El conseller de Hacienda se limitó a indicar que la radiotelevisión valenciana es «otra de las responsabilidades del gobierno» y recordó que en la Comunitat «los recursos son insuficientes para garantizar servicios básicos» como sanidad, educación o servicios sociales, por lo que se verán «cuáles son las prioridades y cuando se acabe el dinero, se ha acabado». De este modo, el margen para incrementar los recursos de À Punt queda totalmente limitado a que en la fase de enmiendas al presupuesto algún grupo parlamentario, probablemente Compromís, convenza a sus compañeros del Pacto del Botánico para, o bien aportar los millones necesarios para que la televisión no incumpla su límite salarial o introducir una moratoria que postergue ese tope.

«Ojalá tuviéramos más dinero para À Punt», lamentó Soler, quien aseguró que personalmente le gusta ver la nueva televisión pública las «pocas horas» que puede hacerlo, si bien él actúa con como el Soler «telespectador», sino como conseller.

Más

Fotos

Vídeos