El seguimiento al hermano de Benavent conduce hasta el plan de los Cotino

Marcos Benavent. / damián torres
Marcos Benavent. / damián torres

Los papeles que dieron pie a la investigación del caso Erial fueron trasladados desde Cofrentes a un despacho de abogados

H. E.

valencia. La policía seguía de cerca a Marcos Benavente, que se había hecho con abundante documentación de la empresa pública Imelsa y de una sociedad llamada Berceo Mantenimientos. Unos papeles que podrían comprometer a varias personas con responsabilidad pública en la Comunitat Valenciana.

En mayo de 2015, días antes de las elecciones autonómicas, el hermano del autodenominado 'yonki del dinero' cogió un vehículo en Xàtiva y se trasladó a una vivienda de planta baja ubicada en Cofrentes -propiedad de los padres de un abogado-. Una vez allí, el hermano de Benavent cargó en el vehículos varias cajas y bolsas con documentos. De inmediato, subió de nuevo al coche y se trasladó a la calle Yecla de Valencia, al despacho de abogados que asiste a su hermano Marcos. Una persona vinculada al despacho ayuda al hermano de Benavent a sacar toda la documentación del vehículo y la subió a las oficinas del despacho. Unos días después, parte de esos documentos son entregados a la Fiscalía. La policía pidió autorización para registrar, entre otros inmuebles, la vivienda de Cofrentes y el despacho de abogados de Valencia.

Según consta en el sumario del caso Erial, la policía registró el despacho de abogados y es allí donde encontró un documento lleno de tachones que, una vez descifrado, sacó a la luz el plan de la familia Cotino para el presunto amaño de las concesiones del plan éolico valenciano. Una «hoja de ruta» bien diseñada que terminó con el pago de mordidas millonarias a aquellas personas, entre ellas Eduardo Zaplana, que propiciaron que el grupo empresarial Sedesa ganara importantes cantidades de dinero. Entre esa documentación hallada en el despacho de los abogados de Benavent estaba también el correo remitido a Juan Cotino mientras era director general de la Policía para informarle de cómo iban los trámites del plan eólico.

Estos son los papeles que en principio habría encontrado un ciudadano sirio, Imad Al Naddaf, en un antiguo piso de Zaplana y que habría entregado a Marcos Benavent.

Los papeles del caso Zaplana