La Fe remite a los forenses varias cajas con el historial clínico de Zaplana

Acceso al servicio de urgencias del hospital La Fe. / damian torres
Acceso al servicio de urgencias del hospital La Fe. / damian torres

Fuentes del centro hospitalario explican que el expresidente ha recuperado en el hospital parte del peso que perdió en la cárcel

EFE VALENCIA.

El servicio de documentación del hospital La Fe de Valencia prepara varias cajas de documentación con la historia clínica completa del expresident de la Generalitat y exministro Eduardo Zaplana para que sea remitida al Instituto de Medicina Legal de Valencia y que los forenses de este centro puedan emitir un nuevo informe sobre su estado de salud al Juzgado de Instrucción número 8.

La remisión de esta documentación responde a una petición de la jueza que instruye la causa por cohecho, blanqueo de capitales, malversación y prevaricación en la que se encuentra investigado Zaplana, enfermo de leucemia desde hace años.

Según explicaron fuentes de La Fe, el ingreso y aislamiento hospitalario al que está siendo sometido Zaplana desde el pasado 18 de diciembre, fecha en la que fue trasladado desde el centro penitenciario de Picassent (en la que ingresó el 24 de mayo), ha permitido determinar que la pérdida de peso (10 kilos desde su ingreso en prisión) no se debe a la enfermedad EICH (injerto contra huésped) sino a un proceso de desnutrición.

Esto no estaba documentado anteriormente y se ha podido determinar ahora, según las mismas fuentes, mediante varias biopsias en el tracto digestivo de las que se desprende que «la desnutrición protéico-calórica está condicionada por el ingreso en prisión», puesto que en las últimas semanas el paciente ha ganado 2,5 kilos con una dieta en la que se ha duplicado el aporte calórico y se han añadido suplementos hiperprotéicos (batidos).

Además, Zaplana presenta un déficit «muy grave» de vitamina D, responsable de la absorción del calcio y su fijación en los huesos, que unido a la pérdida de calcio propiciada por los medicamentos contra la EICH ha incrementado el riesgo de fractura ósea, especialmente en las vértebras y en la cabeza del fémur, que es donde se han realizado densitometrías.

Según explicaron fuentes del servicio de Hematología de La Fe, responsable de la atención a Zaplana, estas dolencias no las tenía antes de su ingreso en prisión y están relacionadas con la privación de libertad. Además, el déficit inmunológico del paciente le hace «extremadamente» vulnerable a las infecciones, que en su caso «supondría un riesgo vital del 100 %».

Asimismo, apuntaron que un regreso a prisión supondría una infección respiratoria que derivaría en una neumonía con «absoluta seguridad», dado el repunte de gripe y virus sincitial y el hecho de que las ha sufrido en los dos inviernos siguientes al transplante de médula al que se le sometió en 2015.

«En este tipo de pacientes una infección respiratoria tiene una tasa de mortalidad del 50 %, y se incrementa en un 10 % por cada hora que se retrasa la atención médica tras detectarse un proceso febril. Si se tiene en cuenta que desde que un paciente avisa al enfermero del centro penitenciario hasta que llega a La Fe pueden pasar unas cuatro horas, no es aceptable el regreso a prisión», advirtieron las mismas fuentes. Además de los informes de los expertos de Hematología de La Fe, también el servicio de Enfermedades Infecciosas ha elaborado un informe de tres folios en el que se detallan los riesgos que supone la situación médica de Zaplana.

Por otro lado, los jueces destinados en los Juzgados de Instrucción de Valencia, reunidos en Junta este viernes, hicieron público ayer un comunicado en el que critican el «acoso sin precedentes» y las «amenazas» que está sufriendo la magistrada que instruye el caso 'Erial', en el que está investigado Zaplana.

En este sentido, advierten que se han traspasado «líneas rojas» y recalcan que la medida cautelar acordada por la jueza --que Zaplana siga en prisión preventiva y rechazar la petición para Zaplana quede en libertad por razones humanitarias-- está avalada por la Audiencia Provincial y que el expolítico 'popular' recibe «todos los cuidados necesarios» para tratarse de la leucemia que padece. Los jueces señalan que, aun siendo «conscientes del papel fundamental de los medios de comunicación y de sus profesionales para la formación de una opinión pública debidamente informada, esencial en una sociedad democrática», se ven «obligados a trasladar a la Sala de Gobierno del TSJCV, a los efectos que procedan, la profunda preocupación por el inadmisible acoso a que está siendo sometida la magistrada» del caso.