Rajoy ganará entre 10.000 y 20.000 euros mensuales como registrador en Santa Pola

Rajoy ganará entre 10.000 y 20.000 euros mensuales como registrador en Santa Pola

El expresidente recibirá una retribución muy superior a los casi 6.000 que ganaba como jefe del Ejecutivo | Renuncia al sueldo vitalicio de 100.000 euros anuales como consejero de Estado

A. C.Valencia

La salida de Mariano Rajoy de la Moncloa también repercutirá en su bolsillo. El aún dirigente popular pasará a cobrar una cantidad mucho más elevada que la que percibía como presidente del Gobierno, que puede oscilar entre los 10.000 y los 20.000 euros mensuales.

Desde el Colegio de Registradores de la Comunitat Valenciana apuntaron que la remuneración recibida depende directamente de la actividad urbanística y mobiliaria de la zona asignada, por lo que puede variar en gran medida. Sin embargo, en municipio costero y turístico como Santa Pola esta cantidad casi con toda probabilidad será mayor que la que recibía como jefe del Ejecutivo, algo menos de 6.000. Durante el 'boom inmobiliario' en los mayores municipios se podía llegar a percibir cantidades que podían llegar hasta cerca del millón de euros mensuales.

Es necesario destacar que no existe una retribución mínima que se asigna desde ninguna administración pública ya que cada Registro de la Propiedad es independiente y se gestiona sus propios fondos. Dirigentes políticos como la exministra Beatriz Corredor, que ejerce como registradora de la propiedad en el municipio madrileño de Majadahonda, tiene un salario de 24.750 euros brutos al mes, que se traducen en 14.800 netos según los datos del portal de transparencia de los socialistas.

Renuncia al sueldo vitalicio

Rajoy entró en el Colegio de Registradores de la Propiedad en 1979 con 24 años después de ser el número uno en las oposiciones. Como suele recordar con orgullo fue el más joven en lograrlo hasta entonces. Su primer destino fue Padrón, en La Coruña, y el último y en el que tiene plaza en propiedad en Santa Pola, en Alicante. La recuperación de su vida profesional supone que renuncia a formar parte del Consejo de Estado, institución a la que tienen derecho a incorporarse todos los expresidentes del Gobierno aunque ninguno lo ha hecho. También renuncia a los 100.000 euros anuales de sueldo como consejero.

El expresidente completa así la prometida retirada de la política que anunció el 5 de junio ante la dirección del PP y ratificó ante la Junta Directiva Nacional del partido. No quería ser José María Aznar y lo ha cumplido. El que fuera presidente de honor del PP nunca regresó al Cuerpo de Inspectores de Hacienda, y desde su atalaya de la fundación FAES pretendió tutelar la gestión del que había designado su sucesor en 2003. Hasta que se consumó la ruptura personal y política entre ambos hace dos años. Rajoy subrayó que no ejercería «ningún tipo de tutela» sobre el líder del partido que elijan los militantes el 5 de julio y que deberá ser ratificado en segunda vuelta por los compromisarios del congreso el 21 de julio.

Fotos

Vídeos