Puig apuesta por la contención y pide a la Moncloa que colabore

El PP acusa al presidente de ser un «recortador» que igual «hace quitas que recorta derechos» a los ciudadanos

S. P.

valencia. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, aseguró ayer que no quiere que se dispare el gasto por lo que ha pedido «responsabilidad» al Gobierno Central y que «pague la deuda de 300 millones que tiene con la Comunitat Valenciana por los desplazados» ante la carta enviada en la que advierte de que ha superado el gasto sanitario. Los ministerios de Sanidad y Hacienda han enviado cartas a los gobiernos de 11 comunidades autónomas, entre ellas la Valenciana, para advertirles de que han superado la tasa de referencia de la regla de gasto en materia farmacéutica y sanitaria.

Puig, que se reunió ayer con el presidente de Ascer, afirmó que el valenciano es un gobierno «responsable» y sabe que «la eficiencia es fundamental para el Estado y para que la sanidad pública se mantenga». «De hecho, en esta legislatura vamos a incidir más en la Sanidad», remarcó Puig, quien recordó que son corresponsables y actuarán. «Pero quiero recordarle al Gobierno que esta responsabilidad es de ida y vuelta y tenemos que recibir los recursos que nos corresponden y hay más de 300 millones de euros de deuda del Gobierno de España a Sanidad por los desplazados». «Nosotros queremos que no se dispare el gasto pero el Gobierno tiene que pagar lo que le corresponde, es decir, la atención a los desplazados que estamos asumiendo y eso implica problemas de tesorería», concluyó.

Por su parte, el diputado popular Rubén Ibáñez censuró ayer la política de recortes del Consell. «Puig es el presidente recortador: lo mismo hace quitas que recorta derechos a los ciudadanos. ¿Qué dirá ahora Compromís y Podemos a los recortes de Ximo Puig? ¿Estaría esto pactado o solo han negociado sillones, asesores y sueldos?», se preguntó en un comunicado. El popular advirtió de que las cuentas «no le salen» al conseller de Hacienda, Vicent Soler, que ya hace recortes mientras aumentan los altos cargos.