À Punt gastará 200.000 euros en publicidad para superar su invisibilidad

La directora de À Punt, Empar Marco, en las instalaciones de la cadena. / Irene Marsilla
La directora de À Punt, Empar Marco, en las instalaciones de la cadena. / Irene Marsilla

Empar Marco admite que existe una falta de conocimiento de la cadena y pone en marcha una campaña en vallas, mobiliario y autobuses

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

À Punt es invisible para los valencianos. El índice de audiencia es bajísimo y el ente público trata de remediar la situación meses después de volver a las pantallas. Para ello, la directora general de la Societat Anónima de Mitjans de Comunicación de la Comunitat Valenciana (SAMC), Empar Marco, está dispuesta a pagar hasta 205.000 euros para rescatar a la televisión y a la radio públicas del anonimato.

El pliego de condiciones ya cuelga de la plataforma de contratación y las empresas pueden optar a uno o más de los seis lotes que se ofertan. En pleno debate sobre si À Punt necesita más o menos dinero de los presupuestos de la Generalitat para el año que viene, hay gastos que no se pueden aplazar. La justificación de la necesidad de contratación es casi más una llamada de auxilio que una urgencia: «Se justifica la ineludible necesidad de la misma (contratación), dado que con los diferentes datos objetivos indican que existe una falta de conocimiento entre los valencianos del espacio de comunicación público À Punt Media».

Esta falta de conocimiento, según se indica en el pliego, es desigual entre los territorios y grupos de público. Para superar la carencia, se ha diseñado un plan de marketing y comunicación con el fin de hacer llegar la marca À Punt a través de una serie de soportes. El objetivo es sacar a la cadena de la cola de las audiencias. Llama la atención que la campaña puesta en marcha por el ente público que dirige Marco se ponga en marcha cuando tanto la televisión como la radio llevan ya varios meses emitiendo su programación. À Punt contrató la pasada primavera al exdiputado del PSPV y gurú de la comunicación, Josep Moreno, como el hombre fuerte para implantar la nueva marca en la Comunitat, un reto que por lo visto hasta el momento no se ha alcanzado. La cadena inicia ahora una nueva ofensiva de marca para calar entre los valencianos.

La campaña se desarrollará en Valencia y Alicante, deja al margen Castellón y se dividirá en seis lotes

Los 205.000 euros -la base es de 170.000 más 35.700 de IVA- se dividirán en seis lotes para hacer publicidad en mobiliario urbano, autobuses, vallas publicitarias y distintos soportes de notoriedad sin especificar. Uno de los detalles que llama la atención en este plan de publicidad y marketing es que la campaña se va a localizar en Valencia, Alicante y Elche. En principio no se va a realizar nada en la provincia de Castellón, ya que el ente considerará que los datos de audiencia en esta zona de la Comunitat son buenos. Las empresas que se presenten para llevar la campaña podrá optar a un lote, varios o al global del plan de marketing.

Los lotes para fijar la imagen en el mobiliario urbano tienen un valor máximo de 30.250 euros -IVA incluido-. El mismo precio se abonará por la publicidad en los autobuses urbanos. El circuito de vallas en Valencia, Alicante y Elche se oferta en un lote global por 42.350 euros. La misma cantidad que recibe el último de los lotes y que se integra en el epígrafe «soportes de notoriedad».

À Punt trabaja a marchas forzadas para colarse en los televisores de los hogares valencianos, que por ahora prefieren mayoritariamente otras ofertas. Por eso, también ha puesto en marcha por un precio máximo de 41.140 euros (IVA incluido) el suministro del material promocional de la cadena para la futura feria de Expojove, que se celebra en Feria Valencia en fechas navideñas.

Los últimos datos de audiencia publicados por este periódico reflejan que en octubre el 'share' total se situó en torno al 1,6%. Tan sólo el temporal de lluvia que hubo el mes pasado en la Comunitat despertó la curiosidad de los televidentes. À Punt estuvo muchos meses tratando de que no se fiscalizaran sus datos de audiencia debido a que estos estaban muy por debajo de lo previsto al volver a emitir. Finalmente, la cadena pública no tuvo más remedio que someterse a la auditoría para rendir cuentas sobre si su política de programación es del gusto de los valencianos.

En las mediciones que realiza la empresa Kantar hay franjas horarias en las que el resultado de audiencia es un cero rotundo, unos baremos que han llevado a la empresa pública a aplicar medias urgentes para superar esa invisibilidad. À Punt se sitúa muy por debajo de otras cadenas con menor presupuesto y medios técnicos. Ahora trata de alzar el vuelo con una campaña de más de 200.000 euros.

Los programas deportivos sufren el carrusel de cambios

La programación deportiva era uno de los pilares en la parrilla de la antigua Canal 9. Un espacio que fidelizaba al espectador. Ahora, con la puesta en marcha de la nueva televisión valenciana, los programas de deportes saltan de un lugar a otro sin un motivo aparentemente justificado y es casi imposible saber a qué hora y qué día se van a emitir.

Uno de los casos más llamativos es el de Tot Esport, el espacio contenedor que realiza Mediapro y que da cobertura a todos los deportes y deportistas de la Comunitat Valenciana más allá del puro fútbol. Tot Esport ha cambiado de día hasta en cuatro ocasiones. Empezó los miércoles, pasó a lunes, después a sábado y esta semana se emitirá el domingo -a las 18:45 horas-. Antes, a las cinco de la tarde, se emitirá el Ontinyent-Ebro cuando a la misma hora se juega un Alcoyano-Hércules. Una medida que implica que no se emita Tot Fútbol, el clásico programa del domingo y que al no haber fútbol de Primera podría dar más cobertura a los equipos de Segunda y Segunda B. En su lugar se proyectará la película «Una segunda oportunidad».

Más