Proyectos Temáticos creó un centro del videojuego con un socio sin solvencia

Antonio Rodes en el momento de tomar posesión como director de Proyectos Temáticos en presencia del conseller de Hacienda, Vicent Soler. /GVA
Antonio Rodes en el momento de tomar posesión como director de Proyectos Temáticos en presencia del conseller de Hacienda, Vicent Soler. / GVA

Intervención cuestiona un acuerdo de 750.000 euros sin una valoración pericial independiente y con una firma creada días antes de publicarse el pliego

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

La Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana quiere convertir Alicante en uno de los centros de referencia a nivel mundial del videojuego. Para ello, a finales de 2017 constituyó una sociedad mixta con un socio privado -que posee el 55% de la participación- que aportó derechos de explotación por valor de 750.000 euros para ser el gestor del proyecto. La aportación no es económica, ya que esta parte le correspondía a la Generalitat con 580.000 euros. Un acuerdo que para la Intervención está plagado deficiencias y así lo refleja en su auditoría. Una salvedad que pone una vez más en cuestión la labor del director general, Antonio Rodes, al frente de una empresa pública que ha concedido, según la misma auditoría, subvenciones encubiertas con dinero de la Unión Europea para captar empresas para el Distrito Digital, que ha alquilado naves por 1,6 millones de euros con sociedades en causa de disolución y que ha elevado a rango de alto cargo al exdiputado socialista Rufino Selva por la vía de la designación directa y sin publicidad ni concurrencia. Una retahíla de problemas que generan preocupación en la conselleria de Hacienda de Vicent Soler, de quien depende la empresa pública.

El informe de la Intervención de la Generalitat es demoledor. La auditoría es un torpedo en la línea de flotación para el que se quiere vender como el Silicon Valley valenciano. La auditoría alerta del proceso que se ha seguido para contratar al socio privado para poner en marcha el Centro de Gaming y Sports. El informe considera que la aportación de 750.000 euros de la empresa GGTECH Entertaiment -la única que se presentó al concurso- se resume en la cesión de derechos de explotación durante cinco años de activos inmateriales, «presentando la valoración debilidades».

GGTECH aporta conocimiento y posee el 55% de la sociedad mixta con la SPTCV

Una de las dudas que se apunta es que la valoración económica de la aportación inmaterial de GGTECH -que se asocia a los negocios de University Sports y Máster en Desarrollo de Videojuegos- fue elaborada por la consultora Ernst&Young por encargo directo de GGTECH en base a unos flujos de caja y estados elaborados por la propia entidad. El socio privado es el que puso precio a su aportación inmaterial y Sociedad Proyectos Temáticos se limitó a informar. La Intervención considera que esa valoración se debería someter a una valoración pericial por parte de expertos independientes para ver si el precio establecido es ajustado, algo que no ha hecho la empresa pública. La firma de Rodes se limitó a fiarse de los datos que aportó su socio privado sin buscar una segunda opinión. De esta manera, no se cumple el artículo 67 de la Ley de Sociedades de Capital.

Además, y según Intervención, «la valoración de la cesión de derechos presenta importantes debilidades» porque la Sociedad Proyectos Temáticos se convierte en responsable solidario «frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales, de la realidad de dichas aportaciones y del valor que se les haya atribuido en la escritura», según el artículo 73 de la norma anterior. Proyectos Temáticos tiene la responsabilidad de responder de la actuación de GGTECH.

A la espera de las alegaciones a la auditoría

El director de la Sociedad Proyectos Temáticos, Antonio Rodes, aseguró tras la publicación de que las ayudas que daba su empresa con fondos de la Unión Europea para instalarse en el Distrito Digital eran «subvenciones encubiertas», como las calificó Intervención de la Generalitat en su informe, que todo estaba correcto y que tenían el respaldo de informes jurídicos previos para ejecutar este tipo de operaciones. Las alegaciones de Proyectos Temáticos a la auditoría todavía no se conocen aunque hay numerosas salvedades que sortear como el nombramiento del adjunto a la dirección, al que meses antes se le había dado un contrato menor por valor de 15.000 euros, y el alquiler por valor de 1,6 millones y a veinte años de unos locales en el Puerto de Alicante a una empresa que en ese momento estaba en causa de disolución. En la cuenta general de la Generalitat todavía no están colgadas las respuestas de Proyectos Temáticos a las salvedades.

Además, en la bases para buscar un socio privado se exigía que este debía acreditar la solvencia técnica, económica y profesional. Los pliegos, fechados en noviembre de 2017, preveían que la solvencia económica se demostrara con un volumen anual de negocio de al menos 300.000 euros. El documento que se debía entregar era el de las cuentas del Registro Mercantil, algo que no se hizo. Incluso el socio debía demostrar una experiencia «mínima de dos años» en el sector del 'gaming y esports' con una relación de trabajos, titulados y personal técnico.

Unos requisitos que en ningún caso GGTECH podía cumplir porque se constituyó, según destaca el informe de auditoría, el 31 de octubre de 2017, unos días antes de que se publicara el pliego. La firma ni tenía trayectoria profesional ni volumen de negocio. El pliego incluía una escapatoria para la falta de solvencia económica y experiencia. Las bases permitían acreditar los requisitos con otras entidades siempre que se demostrara que disponían de experiencia. La mercantil Anderground presentó una declaración jurada para asistir en lo necesario a GGTECH. La Intervención ve también debilidades en este movimiento. El informe de la auditoría destaca que esa declaración jurada debería «expresar fehacientemente» que ese apoyo se va a prestar durante toda la duración del contrato y que se van a dedicar todo los recursos. Un compromiso que debe constar por escrito. «También hubiese sido recomendable según la ley -artículo 75.3 de LCSP- que habiendo recurrido la empresa adjudicataria a la capacidad de otra firma respecto a su solvencia económica y financiera, la Sociedad Proyectos Temáticos podría haber exigido formas de responsabilidad conjunta», apunta la Intervención. Una serie de debilidades que zarandean la gestión de Rodes al frente de Proyectos Temáticos aunque la empresa ya ha presentado las alegaciones oportunas a Intervención de la Generalitat.

La operación debe contar con la aprobación del Consell La empresa pública se puede ver en la obligación de comprar las acciones de GGTECH

La empresa GGTECH posee el 55% de la sociedad mixta del Centro de Gaming y Sports que constituyó junto a la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana, empresa pública de la Generalitat. El informe de la Intervención señala que GGTECH tendrá que mantener al menos durante cinco años sus participaciones y si quiere transmitir o gravar sus acciones debe contar con la autorización de la firma pública que dirige Antonio Rodes, que ha sido ratificado en el cargo mediante nombramiento oficial en los últimos días.

Si la Sociedad Proyectos Temáticos se niega a que GGTECH traspase o venda sus participaciones, la empresa privada podrá ejercer su derecho de separación de la sociedad y el «valor razonable» de las acciones del socio tendrá que ser abonado -más los intereses legales- por la empresa pública de la Generalitat.

La firma de videojuegos tuvo un volumen de negocio de 732.000 euros en 2018

Si hay una separación, Proyectos Temáticos tendría un derecho preferente de adquisición del 55% de su socio. «Por tanto, si transcurridos cinco años el socio quiere vender sus participaciones, y no hay oportunidad de encontrar un socio solvente que le interese adquirirlas, la continuidad de la sociedad implicaría que Proyectos Temáticos adquiriera las participaciones, de forma que la sociedad mixta pasaría a ser pública al pasar a ostentar el 100% (la SPT) del capital», apunta el informe de Intervención de la Generalitat. Este movimiento provocaría que el nuevo organismo público necesitara de un acuerdo previo del Consell para autorizar la operación. La aportación de GGTECH es de 750.000 euros en derechos de explotación y la de la empresa de la Generalitat suma 580.000 euros para tener el 45% de las participaciones.

La empresa

El administrador único de GGTECH es José Parrilla Pérez desde noviembre de 2017. A su vez ocupaba el mismo cargo en Anderground, la empresa que dio cobertura al socio privado de Proyectos Temáticos para poder formalizar la sociedad del videojuego. Parrilla fue cesado de ese puesto en enero de 2018. Esta firma y Anderground comparten domicilio social en la calle Buen Gobernador, 21 de Madrid.

GGTECH se creó unos días antes de que se publicara el pliego para que Proyectos Temáticos se aliara con un socio privado para poner en marcha el centro de videojuegos. La firma nació con un capital social de 15.000 euros, todas las acciones están en manos de José Parrilla y desde 2018 cuenta con 15 trabajadores -de los que el 7% son fijos-, según las cuentas presentadas en el Registro Mercantil.

GGTECH y la sociedad que le da cobertura comparten el mismo domicilio social

El ejercicio del año pasado, el primer completo tras haberse creado en octubre de 2017, se cerró con unas ventas de 731.900 euros y un resultado neto positivo de 55.423 euros, según figura en el depósito de cuentas de la empresa. La firma Anderground, la que dio cobertura a la empresa que se llevó el concurso, tuvo una ventas que superaron los 900.000 euros.

Además del acuerdo para crear la sociedad mixta, Proyectos Temáticos y la empresa tecnológica han colaborado en otros eventos desarrollados en la provincia de Alicante con el fin de poner en marcha los nuevos objetivos marcados por la empresa pública.