Las productoras investigadas de Castellón clonaron 14 facturas

Una cámara durante la grabación de un programa de televisión. / Sam McGhee
Una cámara durante la grabación de un programa de televisión. / Sam McGhee

Una de las empresas de los Adell Bover presentó recibos por valor de 17.000 euros pagados a la tele de Marina d'Or para justificar una ayuda al fomento del valenciano

HÉCTOR ESTEBAN

valencia. La familia Adell Bover, empresarios del sector audiovisual vinculados laboralmente al hermano del presidente del Consell, Ximo Puig, justificó una de las subvenciones recibidas de la conselleria de Educación para el fomento del valenciano con 14 facturas idénticas que suman 16.940 euros -1.210 euros cada una-. Todos los recibos correspondía a pagos realizados por Kriol Produccions a la empresa TVCS Retransmisiones (Televisión de Castellón), que hasta el pasado 9 de septiembre estaba administrada por Golf Playas de Castellón, uno de los brazos de Marina d'Or. Esta firma fue comprada este verano por Comunicación Plana Baixa, cuya accionista mayoritaria es Juana Bover Ríos, madre de los hermanos Adell Bover -Juan Enrique es el administrador único de la empresa-. La actuación de estos empresarios de televisión está siendo investigada en estos momentos por la Fiscalía por malversación, la Agencia Antifraude y la propia conselleria de Educación.

Kriol Produccions es una de las empresas de televisión propiedad de los Adell Bover y logró en 2017 una subvención para el fomento del valenciano de 22.609,84 euros. El presupuesto solicitado fue de 50.100 euros y la ayuda cubrió el 45,13% del presupuesto, según consta en la documentación a la que ha accedido este periódico. La subvención era para la puesta en marcha Telescola, un programa en valenciano que se iba a grabar en distintos centros escolares con los alumnos como protagonistas. Seis programas que se iban a vender y emitir en diversas televisiones locales y del que la conselleria de Educación no ha tenido más noticia que la grabación de un programa piloto.

Para justificar la subvención, la familia Adell Bover, que gestiona un número importante de empresas que han recibido cientos de miles de euros en ayudas públicas, presentó un listado de facturas a la conselleria de Educación. De entre todas destacan las 14 que realizó a nombre de TVCS Retransmisiones con el mismo importe para pagar servicios distintos: 1.210 euros (IVA Incluido).

Los Adell Bover compraron TVCS a través de Comunicación Plana Baixa

Entre abril y octubre de 2017 se justificaron con recibos el alquiler de estudios, el soporte técnico, gastos de personal sin especificar ni detallar, pagos de producción y edición, el alquiler de una unidad móvil, informática y grafismos con una tarifa plana: 1.210 euros. El precio por los servicios de TVCS Retransmisiones siempre fue el mismo y así se presentó en el área de Política Lingüística.

En el listado de facturas para justificar la subvención de Telescola por valor de 22.609 euros también figuran dos de las empresas de Francis Puig. Comunicacions dels Ports y Mas Mut Produccions facturaron trabajos por 9.800 euros para el alquiler de medios, grafismo, producción y edición. También hay una factura de Canal Maestrat, productora de los Adell Bover. El resto de los facturas presentadas se completan con las mensualidades a varios trabajadores. Entre ellos, los 700 euros que durante diez meses cobró Juan Enrique Adell Bover, propietario de la productora Kriol.

Estos movimientos empresariales constatan la existencia de una relación evidente entre empresas de televisión en la que Francis Puig, hermano del jefe del Consell, tiene un papel protagonista. À Punt descubrió que las sociedades de Puig y de la familia Adell Bover pactaban precios para quedarse contratos públicos. Un procedimiento ilegal y que significó la expulsión de Kriol y Canal Maestrat del proceso -Comunicacions dels Ports renunció al verse sorprendida-.

Televisión de Castellón (marca comercial de TVCS) fue adquirida por los Adell Bover el pasado verano después de la compra del Grupo Zeta por parte de Editorial Prensa Ibérica (EPI), que es propietaria entre otros del diario Levante-EMV. Zeta era la editora del periódico Mediterráno a través de la firma Pecsa, de la que es accionista el presidente de la Generalitat, Ximo Puig y que recibió una quita del IVF para facilitar la operación. El diario Mediterráneo tenía un acuerdo con Televisión de Castellón, que se canceló tras cerrarse la operación entre Zeta y EPI. En ese momento surgió la oportunidad para que los Adell Bover compraran a través de Comunicación Plana Baixa la televisión vinculada a Marina d'Or por un precio que no ha trascendido.

La operación se está fiscalizando desde los grupos de la oposición parlamentaria, que han solicitado a la Generalitat todo el expediente de una maniobra en la que entran en juego también las licencias de emisión.