Los plagios en el TFM, la puntilla

El trabajo de fin de máster que enseñó la ministra, pero que no quiso entregar a la prensa. / efe
El trabajo de fin de máster que enseñó la ministra, pero que no quiso entregar a la prensa. / efe

La universidad admite que alguien modificó las notas de la ministra meses después de terminar el máster Casi la mitad de las páginas de su trabajo final contiene copias exactas de otros autores sin citarlos

AGENCIAS MADRID.

La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) ha detectado cambios en las notas del máster que cursó la ministra de Sanidad, Carmen Montón. Estas modificaciones se produjeron cuatro meses después de que supuestamente hubiera concluido su formación especializada. Ahora se encuentran revisando nota por nota, según el centro. La información fue adelantada ayer por eldiario.es que rebate que Montón no aprobara todo su máster en junio de 2011 y que, al menos en una asignatura, aparecía con un «no presentado» cuando acabó el curso que ella defiende que había superado.

El digital sostiene que el 25 de noviembre de ese año «alguien entró en el sistema informático» de la URJC y cambió ese «no presentado» por un «aprobado» pese a que las actas del curso ya estaban cerradas. El procedimiento para modificar este tipo de calificaciones se encuentra muy tasado y no se conocen los motivos por los que se procedió de esta forma. El procedimiento recuerda a las circunstancias que rodearon la polémica de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, cuando también un funcionario de la institución académica cambió algunas notas del máster que había cursado.

No fue la única noticia alrededor del polémico máster. La Sexta anunció en la tarde de ayer que en 19 de las 52 páginas de las que consta el Trabajo de Final de Máster (TFM) existen copias de artículos de otros especialistas sin que estén referenciados en la bibliografía, es decir, que existió un ánimo por ocultar que la redacción no se correspondía con la autora.

Fuentes del Ministerio de Sanidad, consultadas por la misma cadena, admitieron que se trataba de errores en las citas. Por primera vez, esta argucia se le puede achacar directamente a la actuación de la ministra. Unos hechos que no encajan en la ética que se le presupone a un representante público. Es su propia responsabilidad. Y fue entonces cuando ya no tuvo otras salida más que abandonar. Además, desde el primer momento se negó a facilitar este trabajo a la prensa. Entre los autores copiados figura, por ejemplo, Ana Martí Gual, profesora de la Universidad Jaume I de Castellón. También hay párrafos idénticos de Wikipedia, según recoge la investigación de la citada cadena televisiva.

Porque la ministra de Sanidad, Carmen Montón, continuaba por la mañana defendiéndose de las informaciones que ponían en duda que obtuviera el máster en las mismas condiciones que el resto de aspirantes. Un trato de favor que ya investiga la Justicia en el caso de Cifuentes y también del líder del PP, Pablo Casado, pendiente aún de la decisión del Tribunal Supremo sobre su responsabilidad penal en estos hechos.

Montón acudió ayer a la cadena Ser para seguir proclamando su inocencia. Indicó que si se le hubiera advertido -de la modificación- lo habría subsanado «con toda tranquilidad».

La estrategia de la ministra consistía en desvincularse de cualquier ilegalidad y decir que siempre siguió las indicaciones que le facilitaban desde la citada universidad. Lejos de dar su brazo a torcer y presentar su renuncia -aún no se conocía el plagio- defendía con vehemencia su continuidad. Es más, consideraba «injusto» dimitir porque no es responsabilidad suya si se alteraron las calificaciones después de finalizar el curso.

No obstante, a medida que pasaba el tiempo y veinticuatro horas después de las explicaciones de Montón sobre las supuestas irregularidades en su máster, aumentaba la opinión en el seno del PSOE sobre que ésta debería renunciar a su cargo: «El sentimiento en el partido de que debe dimitir es amplio», aseguraron fuentes del partido. Unas horas más tarde se confirmaba la salida de la ministra del Gobierno.

Montón iba a dar explicaciones en el Congreso. La comparecencia, que ya habían solicitado varios grupos, fue registrada a medida mañana por el grupo parlamentario. Por aquel entonces, aseguraba contar con el apoyo de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y con el presidente, quien, según ella, «quiere que esté fuerte y que dé explicaciones claras».

No sólo se iba a enfrentar a las preguntas relacionadas con su cambio de notas. El proceso para la obtención de este máster está trufado de irregularidades, tal y como adelantó eldiario. Así, existen discrepancias acerca de si solicitó la convalidación de una asignatura o no y las fechas de inicio de su máster. Al parecer, no se presentó al primer cuatrimestre de las asignaturas, pero ella sostiene que pagó en octubre y en enero empezó las clases.

De igual modo, su título tiene fecha de 2012 cuando la ministra aseguró que lo obtuvo en 2011. Por si todo lo anterior no fuera sospechoso, en la primera entrevista con los periodistas de eldiario no supo decir quiénes eran sus profesores y dónde se impartían las clases. El cúmulo de sospechas alrededor de su título apenas le permitía una salida digna más allá de mantener el puesto por todos los medios.

Más

Fotos

Vídeos