La Fiscalía dice que en Emarsa se desvió 1,2 millones a comidas, regalos, viajes y sobresueldos

Esteban Cuesta, exgerente de Emarsa y principal acusado./EFE
Esteban Cuesta, exgerente de Emarsa y principal acusado. / EFE

Las acusaciones reclaman 35 millones a los 24 procesados

EUROPA PRESS / EFEValencia

La Fiscalía de Valencia cifra en 23.501.620,35 euros los perjuicios causados por el desvío de fondos públicos a través de la empresa pública Emarsa, que gestionó la depuradora de Pinedo, de los que 836.613,25 euros se destinaron a gastos en hostelería, obsequios y similares, otros 262.934,11 a viajes particulares y 146.400 euros a sobresueldos.

Así lo ha cifrado el ministerio público durante la exposición de sus conclusiones en el juicio de la pieza principal del caso Emarsa, en el que se ha investigado el saqueo de 24 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo (València), y que suma 24 acusados. La fiscal ha advertido de que ha modificado su escrito respecto al inicial ante algunas conformidades pactadas con las defensas y por el incremento de penas para algunos acusados. El resto de acusaciones reclama penas similares a las del ministerio público.

En total, la responsabilidad civil la ha cifrado la fiscal en 23.501.620,35 euros, más los gastos derivados del proceso de liquidación cuantificados hasta este momento en 8.194.472,11 euros y los 3.185.550,72, si se confirman las sanciones tributarias impuestas o, en su caso, en la cuantía que se determine una vez concluya el procedimiento administrativo. Los acusados deberán indemnizar conjunta y solidariamente a la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) y a la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) en estas cantidades.

En el desglose de gastos, la fiscal advierte de que se han desviado 12.163.578,09 euros derivados de la gestión de los lodos de Pinedo y otros 849.176,44 euros por la gestión de los desbastes en la misma planta. En total, 13.0012.754,53 euros. Así mismo, se ha referido a 262.934,11 euros por los perjuicios causados por gastos en viajes particulares; a 836.613,25 euros por gastos en hostelería, obsequios y similares; y a 146.400 euros por sobresueldos.

El caso Emarsa, dividido en más de una decena de piezas, se investigó durante alrededor de cinco años. Saltó a la luz en el año 2010, cuando el PSPV denunció que Emarsa acumulaba un déficit de al menos 16 millones de euros, además de contratos no justificados por valor de unos 32 millones más.

Al año siguiente, en 2011, el Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia abrió una investigación que salpicó a políticos y empresarios y obligó a dividir el procedimiento en diferentes piezas para agilizar los tiempos.

Indemnización y petición de penas

Las acusaciones del caso Emarsa han pedido hoy que los 24 procesados por el desvío de fondos públicos de la empresa Emarsa, que gestionó la depuradora de Pinedo (Valencia) hagan frente a un desembolso cercano a los 35 millones de euros.

Esta cantidad resulta de sumar los 23,5 millones que se piden en concepto de indemnizaciones para la empresa de la Generalitat Epsar y la empresa metropolitana de Valencia Emshi, los 8,2 millones por el coste (por ahora) de la liquidación de Emarsa y los 3,2 millones en concepto de sanciones tributarias.

En la primera de las vistas dedicadas a la presentación de conclusiones del caso Emarsa, sobre el desvío de más de 23,5 millones de euros de esta empresa pública, la fiscal Virginia Abad se ha limitado a exponer los cambios sobre su acusación inicial, dado que el texto completo supera los 700 folios, de modo que no se ha podido escuchar en la sala un relato detallado de los hechos.

El Ministerio Público ha pedido 24 años de prisión para el exgerente de Emarsa Esteban Cuesta (12 al inicio del juicio), 20 para el expresidente Enrique Crespo (14) y 10 (14) para el ex alto cargo de la Conselleria de Obras Públicas Juan José Morenilla, en todos los casos por falsedad, prevaricación y malversación, además de cohecho en el caso de Cuesta

Además del caso de Morenilla, las fiscales han propuesto otra rebaja en la propuesta de condena para el otro ex alto cargo de la Generalitat procesado, Ignacio Bernácer, de 14 a 3,5 años, tras haber admitido los hechos ante el tribunal y haber detallado cómo operaba supuestamente la operativa de desvío de fondos.

A diferencia del inicio de la causa, la Fiscalía ha optado por atribuir dos delitos de malversación diferenciados (uno en el "negocio" de las obras y servicios en Emarsa y otro el del incremento injustificado del coste del tratamiento de los lodos) a Cuesta y Crespo, una tesis que sostuvo de inicio la Abogacía de la Generalitat.