El grupo que rompa el pacto de gobierno en Sueca deberá pagar 20.000 euros

El candidato del PSPV, Dimas Vázquez. /LP
El candidato del PSPV, Dimas Vázquez. / LP

El acuerdo entre PSPV, PP y Ciudadanos está firmado ante notario e incluye una penalización que se destinaría a una asociación benéfica

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

La ruptura del pacto de gobierno enSueca entre PSPV, Partido Popular y Ciudadanos tiene un precio: 20.000 euros. El acuerdo municipal, para evitar dudas y presiones de última hora, se firmó hace un par de semanas ante notario con una penalización económica para el grupo o concejales que mañana sábado traicionaran lo firmado durante la sesión de constitución del Ayuntamiento, uno de los feudos de mayor peso para Compromís. Las fuentes consultadas confirmaron que en esa rúbrica ante notario hay una penalización de 20.000 euros que en caso de ejecutarse iría a parar a un proyecto benéfico a favor de algún proyecto o asociación de la localidad.

En ese acuerdo a tres la alcaldía era para el socialista Dimas Vázquez al ser el cabeza de lista del partido más votado. Así constaba en el pacto de caballeros y así se rubricó en un documento notarial. El PSPV cosechó seis concejales por los tres del Partido Popular y los dos de Ciudadanos. En total, once ediles.

El problema de este acuerdo, que dejaba a Compromís –con ocho regidores– fuera de la alcaldía al no poder reeditar el pacto de gobierno con GISPM –ha pasado de tres a dos concejales–, es que ha salido a la luz pública demasiado pronto y ha provocado la reacción inmediata desde Valencia. Sueca, el pueblo de Joan Fuster, es bandera para Compromís. Allí inició su carrera Joan Baldoví, diputado en el Congreso.

La líder de la coalición econacionalista, Mónica Oltra, subió a la tribuna de Les Corts para cargar con dureza contra el PSPV por «su falta de lealtad» en municipios como Sueca y Oliva. La vicepresidenta señaló que esas posturas eran una traición al espíritu del Botánico.

El enfado de Oltra tuvo una reacción inmediata en las filas socialistas y los dirigentes provinciales llamaron a capítulos a los concejales díscolos para tratar de meterlos en vereda. La amenaza de expulsión del partido fue el argumento esgrimido para tratar de cortar la crisis.

La disciplina de partido pesa en este momento más que la autonomía municipal y los concejales que no sigan la senda del Botánico serán expulsados tanto del PSPV como de Compromís. Ayer se reunió la comisión bilateral de estas dos formaciones que siguen los pactos y emitieron un comunicado contundente: «En el caso de que en algún municipio la candidatura del PSPV-PSOE o Compromís reciba por acción (con un pacto firmado) o por omisión (con los votos de la derecha) la alcaldía, las dos formaciones políticas se comprometen a iniciar expedientes sancionadores de expulsión a sus concejales que hayan participado en esta acción». De la misma manera se sancionará a los concejales que con su voto favorable propicien alcaldías de derechas.

El líder del PSPV en Sueca, Dimas Vázquez, justificó su pacto con el PP y Ciudadanos «por la falta de transparencia en la gestión municipal, la incertidumbre que envuelve los escritos de Antifraude y la sospecha de que pueden haberse cometido actos ilícitos durante el mandato de la alcaldesa de Compromís, Raquel Tamarit». Antifraude, en los últimos tres meses, ha pedido al menos tres veces información al Ayuntamiento de Sueca en los últimos meses.

La dirección socialista mantuvo una reunión ayer con el número uno del PSPV de Sueca para tratar de que mañana no se ejecute el pacto que está firmado ante notario y con penalización. La situación es muy complicada y los concejales socialistas se enfrentan a la expulsión del partido si no obedecen. Su salida estaría en el grupo de no adscritos, gobernar y evitar el pago de la penalización.

El acuerdo de gobierno en Sueca entre PSPV, PP y Ciudadanos provocó la reacción de Compromís: «La petición de Antifraude es información sobre dos asuntos administrativos, uno referente a unas productividades y otro sobre los contratos de la residencia, un tema que venía arrastrándose desde hace muchas legislaturas, y que este Ayuntamiento ya ha resuelto».

Fuentes de la coalición señalaron que si tienen que dejar el equipo de gobierno «los haremos con la cara alta y las manos limpias». Además, aseguraron que el partido «siempre ha puesto por delante los intereses de Sueca y de sus ciudadanos que los propios del partido».