El PP exige al PSOE y a Unidas Podemos disculpas públicas por el caso de los ordenadores

El PP exige al PSOE y a Unidas Podemos disculpas públicas por el caso de los ordenadores

Álvarez de Toledo se sirve de la sentencia absolutoria para defender la presunción de inocencia de todos los cargos investigados

NURIA VEGA y MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Absuelto por falta de pruebas en el caso de la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas, el PP se ve ahora reafirmado y exige a PSOE y Unidas Podemos que se disculpen por haber «cuestionado el honor del partido» en los últimos años. Fuentes oficiales de la formación de Pablo Casado advirtieron este miércoles, apenas conocido el fallo, de que sólo con el perdón expresado en público «la justicia será completa». Y así entendido, el secretario general, Teodoro García Egea, conminó a ambas formaciones a retractarse «si tienen algo de vergüenza».

La sentencia absolutoria llega en un momento delicado para el PP, que, tras la citación de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes en la investigación de la 'trama Púnica', se mueve en el difícil equilibrio de reivindicarse como defensor de la regeneración sin romper los lazos con las expresidentas de la Comunidad de Madrid. Pero los populares han encontrado en el principio de presunción de inocencia un lugar desde el que pronunciarse.

Cayetana Álvarez de Toledo fue la primera en avisar el martes de la «provisionalidad» de los indicios y en reprochar a «algunos» medios de comunicación sus «conclusiones lapidarias». Y hoy la portavoz parlamentaria del PP puso como «prueba clara» de que este principio «no es negociable» que su partido haya sido absuelto por la destrucción de los discos duros.

«Es fundamental esperar a conocer los hechos probados que están en las sentencias antes de prejuzgar a una organización política, en este caso, o a las personas implicadas en procedimientos judiciales», volvió al razonamiento expuesto 24 horas antes para arropar a Aguirre.

Se les «culpabilizó»

Fuentes del partido siguieron la misma línea argumental y reprocharon que, con una investigación abierta por la destrucción de los ordenadores de su extesorero, se les «culpabilizara» sin tener en cuenta su versión. El de hoy fue, en definitiva, un día en el que los populares intentaron reparar su reputación. «La verdad –trasladaron desde la sede nacional– ha prevalecido en un caso en el que algunos han intentado durante estos años medrar para hacer daño a unas siglas y a unas personas que siempre han actuado correctamente».

No se refirió el PP expresamente a Ciudadanos y Albert Rivera, ahora socio y que en 2016 añadió el procesamiento del partido al listado de razones por las que rechazaba entrar en un gobierno de coalición liderado por Mariano Rajoy.

Más información