Paz Esteban, primera mujer que dirige el CNI tras la marcha del general Sanz Roldán

Paz Esteban junto a Sanz Roldán. / Maya Balanyá

La actual secretaria general del centro asume el cargo de forma interina hasta el que el Gobierno designe al sucesor

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

Por primera vez los servicios de inteligencia estarán dirigidos por una mujer. El Consejo de Ministros aprobó este viernes el relevo del general Félix Sanz Roldán al frente del CNI por la que hasta este viernes era la secretaria general del centro, Paz Esteban. Ejercerá el cargo de forma interina porque el Gobierno al estar en funciones no puede hacer nombramientos, aunque siempre cabe la posibilidad de que el próximo jefe del Ejecutivo la ratifique en el puesto.

Sanz Roldán puso este viernes fin a una década al frente de los servicios de inteligencia, en los que sirvió al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. No es, sin embargo, el mando que más tiempo ha estado en la cúspide de los espías porque Emilio Alonso Manglano, cuando aún se llamaba Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid), fue su máximo responsable entre 1981, tras el golpe de Estado fallido del 23-F, y 1995, cuando dimitió por las escuchas ilegales a Herri Batasuna.

Sanz Roldán se lleva como gran activo la pacificación el CNI después de años de guerrillas internas, que se llevaron por delante a su antecesor Alberto Saiz, la modernización de los servicios de inteligencia y la reversión del carácter militar de los servicios de espionaje, cuyos 3.500 miembros son ahora civiles en su gran mayoría. También tiene puntos oscuros, como no haber desactivado la logística del referéndum secesionista o la irrupción a la luz pública del 'caso Villarejo'. Para el Gobierno, el balance es «sumamente positivo» y este viernes le concedió la Gran Cruz al Mérito Militar por el «mérito extraordinario» de su mandato.

Analista de inteligencia exterior, nunca fue agente de campo ni estuvo destinada fuera de España

El general, que fue jefe de Estado Mayor de la Defensa entre 2004 y 2008 y asesor personal de Zapatero como alto representante para la Presidencia española de la UE, se reunió el jueves en la Moncloa con Sánchez, al que mostró su conformidad con la designación de Paz Esteban.

La sucesora es su número dos y secretaria general del CNI desde junio de 2017, cuando tomó el relevo de Beatriz Méndez de Vigo, a la sazón hermana del entonces ministro y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, que se convirtió en la embajadora en China. Paz Esteban, aunque sea de forma interina, se convierte así en la primera mujer en España al frente de los servicios de inteligencia.

Pruebas «durísimas»

La periodista Pilar Cernuda relata en su libro 'No sabes nada de mí. Quiénes son los espías españoles', que esta mujer entró en 1983 casi engañada en los servicios inteligencia. Un primo de su padre, agente del Cesid, le ofreció a Paz Esteban, licenciada en Historia Antigua y Medieval, trabajar en un ministerio. Pensó que iba a ir a parar a Asuntos Exteriores, pero pasó unas pruebas «durísimas» y acabó en el Cesid. Como era licenciada universitaria, título muy valorado por aquellos años en unos servicios secretos plagados de uniformes, le dieron un puesto directivo.

Nunca fue un agente de campo ni estuvo destinada fuera de España a pesar de que enseguida fue enrolada en la división de inteligencia exterior. Eran los años finales de la Guerra Fría, la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética. En ese departamento llegó a ser la jefa. Luego pasó por órganos de coordinación y por gabinetes hasta que en 2010 fue nombrada directora del gabinete técnico del director general, es decir Sanz Roldán. Siete años después vino lo de secretaria general.

Paz Esteban pensaba que su carrera en el CNI se encaminaba al ocaso a sus 61 años. «Mi salida va a ser fácil porque por edad no me queda mucha vida activa. Cuando llegue el momento de dejar de ser secretaria (general), lo que tengo claro es que me quiero jubilar aquí, en el CNI», comenta en el citado libro. Parece que sí, que se jubilará en los servicios de inteligencia, pero como directora general.