Esquerra ejerce de mediador entre Sánchez e Iglesias y pide que no abandonen la mesa

Reunión entre Adriana Lastra y Gabriel Rufián. / Efe

Lastra agradece el «tono» de Rufián y se muestra convencida de que «hay un cambio» en la formación secesionista

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Las conversaciones para la investidura están dando lugar a episodios sorprendentes hace solo unos meses. El portavoz de Esquerra, el mismo partido que el pasado febrero ayudó a tumbar los Presupuestos pactados entre el PSOE y Podemos –y uno de los artífices, por tanto, del adelanto electoral–, ha decidido ahora erigirse en una suerte de mediador entre esas dos mismas fuerzas para evitar unos nuevos comicios. Los socialistas, que reclaman desde hace semanas la abstención de PP y Ciudadanos para que «la gobernabilidad no dependa de los secesionistas», aplauden por su parte el gesto y agradecen a los de Oriol Junqueras «el tono» que están manteniendo.

Lo descrito arriba resume el resultado de la reunión que este martes celebraron en el Congreso la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y Gabriel Rufián, un día después de que Pedro Sánchez diera por roto el diálogo con Pablo Iglesias por su «consulta trampa» a las bases de Unidas Podemos. Rufián aseguró que su partido, que el viernes ha de decidir el sentido definitivo de su voto, no bloqueará en ningún caso la investidura y reclamó a los dos socios fundamentales «responsabilidad». «Que nadie se levante de la mesa de negociación», pidió. «Si hay elecciones, aquí palmamos todos, sobre todo, las izquierdas, entre los que no van a ir a votar y los que nos van a meter a todos en el mismo saco», apuntaló.

El portavoz independentista advirtió además de que en septiembre todo puede ser más difícil porque la sentencia del 'procés' complicará «hacer política». Es algo que también asegura el PSOE. Y, sin embargo, Lastra se mostró satisfecha con su interlocutor. «Entiendo –dijo– que hay un cambio en Esquerra».