El Consell infla su estructura y alcanza los 253 altos cargos y asesores

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra/EFE
La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra / EFE

El organigrama del nuevo Botánico suma 81 puestos más que el anterior entre directivos y asesores y deja en manos de Puig y Oltra más de 36 responsables

Marta Hortelano
MARTA HORTELANO

Es un hecho. El nuevo Consell del Botánico ha decretado el fin de la austeridad. Y lo ha hecho si ambages, elevando en un 39% su número total de altos cargos y en un 47% su estructura total. Si bajamos al terreno de la matemática, el Gobierno Valenciano, presidido por Ximo Puig, pasará de los 98 cargos directivos en la anterior legislatura a los 137 que formarán el nuevo Botánico desde ayer mismo(que se sepan). Eso en cuanto a la cifra de presidente, vicepresidentes, consellers, secretarios autonómicos y directores generales. Pero si a ese dato le sumamos las nuevas 116 plazas de personal eventual que el Consell ha creado (en la anterior legislatura había 74), la cifra global es la más abultada desde el año 2011. En concreto, la estructura organizativa que depende del Gobierno pasa de 172 personas a 254. Un total de 81 nóminas más que en la pasada legislatura y un tamaño que no se veía en la Administracion autonómica desde que Francisco Camps abandonara la Presidencia de la Generalitat.

La necesidad llega fruto del incremento de número de partidos que ahora forman parte del Gobierno valenciano, gracias a la entrada de Podemos y de Esquerra Unida. De hecho, los resultados electorales se han llevado al número de departamentos para contentar en mejor o peor medida a todas las partes. Así, el PSPV se quedará con 41 direcciones generales, 33 serán para Compromís y 10 serán para Unidas Podemos, además de dos departamentos más para las dos direcciones que forman parte del servicio valenciano de empleo (LABORA). De hecho, el cierre de la estructura ha sido muy complejo y ha ido creciendo cada semana conforme lo hacían las reclamaciones de las partes. «Se ha cerrado a martillazos. O crecíamos o no había reparto posible», reconocían ayer fuentes de la negociación.

La encargada ayer de justificar la decisión y poner cara al crecimiento de altos cargos y asesores en solitario fue la portavoz del Consell y Vicepresidenta, Mónica Oltra. «Es la estructura necesaria y si no consideráramos que hace falta no la hubiéramos aprobado», explicó. La estructura pasa a engordar en todas las consellerias, bien en número de altos cargos o bien en asesores. En concreto, sólo la Presidencia de la Generalitat y la Vicepresidencia primera, de PSPV y Compromís, respectivamente, se quedan con 24 de las 84 direcciones generales. Es decir, más de un 33% de los altos cargos del Consell estarán en los departamentos de Puig y Oltra. Sin embargo, las consellerias de Educación, Cultura y Deportes, y Sanidad Universal y Salud Pública, que gestionan más de un 53% del presupuesto de la Generalitat, apenas ven crecer su estructura de direcciones generales y se quedan con nueve y siete respectivamente para administrar 11.756 millones de euros.

Si bajamos al detalle de cada conselleria, las que más crecen son Presidencia, las dos vicepresidencias y el área de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica. En concreto, el departamento de Presidencia de la Generalitat pasa de 8 direcciones generales a 12, con áreas como Coordinación de la acción del gobierno, Coordinación del diálogo social, una dirección general de Agenda Antidespoblación y otra para las relaciones con las comunidades autónomas y representación institucional. En la Vicepresidencia primera habrá otras 12 áreas. Lo más llamativo es que la dirección general de Coordinación de la Vicepresidencia de la anterior legislatura se ha desplegado ahora en una secretaría autonómica con dos direcciones. La Vicepresidencia segunda de Rubén Martínez Dalmau, que en el anterior gobierno era una mera dirección general de Vivienda, pasa a tener dos secretarías autonómicas y 5 direcciones generales. Una de ellas, de coordinación.

Curiosamente, el nuevo Consell del Botánico tiene hasta cuatro direcciones generales de Coordinación, dos en Presidencia y las otras dos en las áreas de Oltra y Dalmau, por lo que se prevé que el Gobierno no adolezca de esta condición tan necesaria entre cuatro partidos.

El resto de Consellerias crece en mayor o menor medida. Hacienda gana una dirección, que se desdobla de Patrimonio, Educación tendrá tres más, centradas en la rama educativa y la construcción de centros, Sanidad se queda igual, como también Economía. Política Territorial gana dos y se queda con cuatro, igual que Justicia y Transparencia, que ganan una. Innovación y Universidades, una Conselleria de nueva creación se estrena con cinco direcciones generales, aunque en el anterior gobierno se despachó con una sola dirección general de Universidades. En este área se han creado algunas de las áreas más curiosas, como la de la lucha contra la brecha digital y la de avance de la sociedad digital.

El doble de asesores

La cifra de asesores es otra de las más llamativas del decreto de estructura que ayer anunció Oltra. Hay que recordar que en la anterior legislatura, al inicio, el tope establecido era de 64 cargos de confianza. Sin embargo, a mitad de ejercicio se amplió hasta 74. El nuevo Botánico, sin embargo, ha disparado esta cifra hasta los 116. Un 56% que el Gobierno anterior.