Celaá niega que la abstención de ERC a la investidura implique depender de los secesionistas

La ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá. / EFE

La portavoz del Gobierno desmonta el argumento empleado por Pedro Sánchez para reclamar a Cs y PP que permitan su reelección

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha desmontado este viernes, durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros, el argumento empleado anoche por Pedro Sánchez para reclamar la abstención sin condiciones de PP y Ciudadanos a su investidura. El presidente del Gobierno en funciones adujo que «no se puede hacer descansar la gobernabilidad sobre los secesionistas«, de los que podría acabar dependiendo su reelección si ni los dos partidos del bloque de la derecha ni otras fuerzas minoritarias como Coalición Canaria y UPN la facilitan. La ministra, sin embargo, ha defendido que contar con la abstención de fuerzas como Esquerra, otra opción que haría viable que su líder siga en la Moncloa, no significaría en ningún caso depender del independentismo.

Sánchez insistió durante una entrevista en Telecinco este miércoles en lo contrario. Afirmó que su intención es alcanzar un acuerdo de «cooperación», que no de coalición, con el partido de Pablo Iglesias y adujo que lo «responsable» por parte de las formaciones que lideran Albert Rivera y Pablo Casado sería no bloquearlo porque si no se le dejaría al albur de fuerzas como ERC, PDeCAT o Bildu. «La solución es intentar constituir un gobierno progresista que no dependa de las fuerzas independentistas y lo que ha pedido el PSOE es el apoyo de Unidas Podemos, pero para la otra parte de la ecuación -añadió- instamos al PP y Cs, que se dicen partidos de Estado, no a apoyar pero sí al menos a permitir que se pueda constituir ese Gobierno en el mes de julio».

Los socialistas no cuentan, de momento, ni remotamente con el 'sí' de los podemistas, que reclaman como condición indispensable su entrada en el Ejecutivo. Sánchez necesita para superar la investidura el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara, 176 escaños, en la votación del día 23 o más 'síes' que 'noes' en un nuevo intento el día 25. Lo primero no es planteable, lo segundo sí, bajo distintas fórmulas. Una de ellas sería sumar a sus 123 escaños los de Unidas Podemos (42), el PNV (6), Compromís (1) y el Partido Regionalista de Cantabria (1), que ya ha garantizado su sí. Con ese respaldo le bastaría con la abstención de Esquerra, que además iría aparejada a la de Bildu porque ambos partidos han acordado ir de la mano en este asunto.

Sánchez dio a entender el miércoles que no quiere ser investido de esa manera. Sin embargo, durante la ronda de contactos con los grupos celebrada hace un mes, la portavoz de su partido en el Congreso, Adriana Lastra, reclamó la abstención tanto al partido que lidera Oriol Junqueras (con Bildu los socialistas no han celebrado encuentro alguno) como al de Carles Puigdemont. Y un día antes, el 12 de julio, el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, dejó claro que no haría ningún asco a que unos u otros allanen la investidura. «Los 350 diputados nos merecen la misma consideración y cuentan lo mismo», dijo.

En la misma línea, Celaá, ha defendido que «hay diputados independentistas que gestionan sus votos como mejor convienen a sus políticas» y que no se puede negar la realidad de que también forman parte del Congreso. «¡Nadie ha dicho que una abstención de Esquerra es depender de Esquerra!», ha exclamado incluso.