La jueza eleva al Supremo el máster de Pablo Casado

El líder del PP, Pablo Casado. / EP

Ve «indicios sólidos» de que al líder del PP le regalaron el título «por su relevancia política e institucional» y pide al alto tribunal que lo investigue por los delitos prevaricación administrativa y cohecho impropio

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

La titular del juzgado de instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, ha elevado al Tribunal Supremo el caso en el que investiga las presuntas irregularidades en el máster que realizó Pablo Casado en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Considera que existen «indicios» de que el presidente del PP obtuvo el posgrado en Derecho Autonómico como un «regalo académico por su relevancia política e institucional» y pide al alto tribunal que lo investigue por prevaricación administrativa y cohecho impropio. El Supremo es el único órgano judicial que puede citar como investigado a Casado por su condición de aforado.

En el auto, conocido este lunes, la jueza entiende que «está agotada la instrucción en todo aquello que no implica actuaciones procesales a realizar con el aforado» y que para garantizar sus derechos, como recoge el artículo 118 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal procede elevar la causa a la Sala Segunda al considerar que «la competencia para continuar la instrucción de la causa en esta podría corresponder a ese Alto Tribunal en relación con la indiciaria responsabilidad penal» del actual líder de los populares

En su exposición razonada, Rodríguez-Medel considera «imprescindible» tomar declaración a Casado como investigado, así como que aporte «cuanta documentación conserve del máster» para corroborar si llevó a cabo los trabajos y que estos fueron «efectivamente elaborados en el curso 2008-2009». También que entregue el ordenador portátil que, según las propias declaraciones del diputado, utilizó en la época del posgrado y que dice conservar todavía.

«No he recibido ninún regalo»

De seguir adelante, la Sala Segunda pedirá un informe a la Fiscalía para que se pronuncia al respecto, tras el cual decidirá si asume la causa y si cita al líder de los populares como imputado por su máster en Derecho Autonómico.

Tras conocerse el auto de la jueza, Casado ha asegurado que tiene la «absoluta tranquilidad» de no haber hecho por su parte «todo correctamente» respecto al máster y que «En ningún caso yo he recibido ningún regalo», según ha defendido en una comparecencia ante los medios en la sede del PP. También ha descartado dimitir y ha argumentado que el PP tiene unas reglas «muy tasadas» para cifrar en qué supuestos se tienen que asumir responsabilidades y «en este caso no se cumple ninguna de ellas», según ha señalado Casdo.

Otras tres alumnas investigadas

Al líder de los populares le convalidaron en la Universidad Rey Juan Carlos 18 de 22 asignaturas del posgrado por haber cursado Derecho. Para las cuatro asignaturas restantes entregó cuatro trabajos que apenas superaban las 90 páginas. Lo hizo sin hablar con ningún profesor, con las únicas indicaciones del director del curso, Enrique Álvarez Conde, imputado en el caso. Tres de esos cuatro trabajos los calificó él mientras que el cuarto lo hizo Alicia López de los Mozos, también investigada.

Junto con ellos, Rodríguez-Medel ha imputado a tres compañeras de promoción de Casado. Se trata de María Mateo Feito, hija de la exasesora de la Consejería madrileña de Educación María Teresa Feito; Alida Mas Taberner, subsecretaria de la Consejería valenciana de Educación durante la etapa de Francisco Camps y María Dolores Cancio Álvarez, que colaboró en varias publicaciones junto a Álvarez Conde. A todos ellos se les imputan los delutos de prevaricación administrativa y cochecho impropio.

Más información

En su declaración ante la instructora, Cancio reconoció que le regalaron el título sin hacer absolutamente nada. Ni fue a clase ni entregó ningún trabajo n su declaración ante la instructora, la compañera de Casado alegó que fue el propio catedrático quien la animó a cursar el posgrado como un medio para hacer después el doctorado. Alegó que el director del máster relató la eximió de ir a clase y de entregar los correspondientes trabajos. También confirmó que Álvarez Conde le dio todas las indicaciones para convalidar las 18 asignaturas que no tuvo que cursar e incluso para solicitar las ayudas económicas y la devolución de tasas tras obtener el título.

Las otras dos alumnas declararon que sí que tuvieron que presentar trabajos para aprobar las cuatro asignaturas que al igual que Cancio y Casado no habían convalidado, pero admitieron que no tenían forma de demostrarlo. No conservan copias y tampoco tienen los correos electrónicos que les había reclamado la magistrada. En su declaración, Feito aseguró que uno de esos trabajos estaba calificado por el catedrático Pablo Chico, al que Rodriguez-Medel tomó declaración el pasado viernes.

Chico lo negó y aseguró en su declaración que ni siquiera dio clase en el máster de Derecho Autonómico durante el curso 2008-2009, periodo en el que el presidente del PP y las otras tres alumnas investigadas estudiaron el posgrado en la Universidad Rey Juan Carlos. Ante esta divergencia de versiones, la magistrada optó por añadir esta nueva imputación a Chico, que ya estaba investigado en la instrucción general abierta contra Cristina Cifuentes.

Tras decidir elevar la causa al Supremo, la instructora interrogará como testigo a otro alumno que realizó el máster del presidente del PP en el curso 2008-2009. Estaba previsto que compareciera la semana pasada, junto al resto de alumnos citados como testigos, aunque tras informar de que estaba en un viaje en el extranjero, se optó por posponer su declaración para este lunes.

Fotos

Vídeos