Las burlas de Mulet en el Senado

El senador de Compromís Carles Mulet durante una comparecencia en Les Corts antes de ser nombrado en el cargo. / jesús signes
El senador de Compromís Carles Mulet durante una comparecencia en Les Corts antes de ser nombrado en el cargo. / jesús signes

El dirigente de Compromís se hace notar por sus numerosas preguntas fuera de lugar | Las últimas mofas del político valenciano van dirigidas a la operación policial en Cataluña después de reírse de Montoro y romper una foto de Susana Díaz

J. MOLANO VALENCIA.

La última función del senador de Compromís Carles Mulet tuvo lugar a comienzos de este mes de octubre. El dirigente registró en la Cámara Alta casi una treintena de interpelaciones al Gobierno central burlándose a cuenta del alojamiento de los miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil desplegados en Barcelona en un crucero decorado con dibujos de la Warner Bros.

El nacionalista, además de plantear las cuestiones de manera formal, muchas de las cuales no han sido admitidas, se recreó en las redes sociales de haberlas planteado. «¿El armamento usado será de marca ACME?», «¿Todo este despliegue es una película de risa que está rodando la Warner?», «Ahora que Piolín les ha insuflado valor, ¿van a invadir Gibraltar con este barco?», «¿Se va a dejar a los niños entrar en el crucero?», «¿Cómo se decidió la contratación de unos barcos tan divertidos?»... Estas son algunas de las 27 interpelaciones que hizo Mulet al Ejecutivo, que justificó porque su intención era «evidenciar el ridículo espantoso que está haciendo el Gobierno estos días».

«Ni me creo la Constitución ni la figura del Rey», así se pronunciaba en 2015 el dirigente de Compromís en una comisión de Les Corts como carta de presentación antes de ser nombrado senador territorial. Una vez en el cargo se ha hecho notar por sus burlas desde el estrado de la Cámara Alta y por haber registrado numerosas preguntas al Gobierno que están fuera de lugar.

Mulet debutó en el Senado en septiembre de 2015 ataviado con una camiseta del Señor Burns, personaje de Los Simpsons, como manera de ridiculizar al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en su primer cara a cara con él con el asunto de la infrafinanciación de la Comunitat en el horizonte. Los críticos con el dirigente popular le comparan físicamente con ese personaje de la exitosa serie de televisión.

El miembro de Compromís continuó su trayectoria de chanzas unos meses después, a finales de febrero, al cuestionar al Ejecutivo sobre cuáles son los protocolos a seguir ante la posibilidad de un apocalipsis zombi. Lo hizo, como explicó en un comunicado, como gesto para comprobar si la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes reflexionaba acerca de «la inutilidad e inconcreción» de sus contestaciones por escrito. En esa ocasión, el Gobierno le contestó pagándole con la misma moneda. Dudó de que los zombis puedan llegar a provocar una situación de apocalipsis, «por muchos que sean» y explicó que no disponen de protocolos específicos para hacer frente a esa eventualidad, al entender que «poco se puede hacer llegado ese momento».

Ahí no quedó la cosa. Mulet sumó un acto más a su 'show' y centró sus críticas sobre Susana Díaz. El nacionalista rompió desde el estrado de la Cámara Alta una foto de la líder de los socialistas andaluces como contestación a unas declaraciones en las que se refirió a Compromís como «izquierda inútil». Los asistentes se quedaron estupefactos. «Inútiles somos, obviamente, para los intereses de la casta andaluza. Inútiles somos para colocar el Gobierno más corrupto con nuestra abstención», arremetió contra la socialista y apostilló más tarde entre risas que la presidenta de la Junta de Andalucía daba «asco».