Blasco ya cuenta con la pulsera para no regresar a Picassent a dormir

El exconseller Rafael Blasco. / juanjo monzó
El exconseller Rafael Blasco. / juanjo monzó

Malestar entre los letrados del caso Cooperación ante el cambio de la fiscalía en las condiciones para llegar a un acuerdo

A. Rallo
A. RALLOValencia

Rafael Blasco ha dado un paso más en el régimen de semilibertad del que disfruta desde hace meses. Ahora, la Junta de Tratamiento del Centro de Inserción Social (CIS) ha autorizado la colocación de una pulsera telemática. De tal forma que el exconseller ya no tendrá que acudir a las instalaciones de Picassent para pernoctar sino que podrá hacerlo en su domicilio. El cambio de estas condiciones mejora notablemente su calidad de vida porque ahora sólo tendrá que desplazarse a las dependencias un par de veces al mes para firmar. El horario sigue siendo el mismo que tenía en el CIS. A las 21.30 horas de la noche debe estar en su domicilio o saltará la alarma.

El exdirigente del PP, conocido en su día por su frenética actividad política y parlamentaria, no se ha olvidado de sus compañeros de penitenciaría, con quienes coincidió durante su condena de seis años y medio por el desvío de fondos destinados al Tercer Mundo. El exconseller pasó tres años y medio privado de libertad. Ahora, no de manera continua pero sí con frecuencia, -no tiene unos días asignados- acude a la sede del Punto de Orientación Penitenciaria, unas céntricas dependencias que dependen de la Pastoral Penitenciaria. Allí asesorara legalmente a los internos que son amparados por la Pastoral, un área que trata de la atención espiritual y asistencial a los presos.

Mientras, los acusados de la segunda y tercera pieza del caso Cooperación aguardan la celebración del juicio, previsto para el próximo lunes. Ahora mismo la incertidumbre es la nota dominante en esta tensa espera. Los letrados del caso se reunieron el pasado viernes con la Fiscalía Anticorrupción para rematar la conformidad que habían alcanzado en su día con el fiscal encargado del caso, Vicente Torres recién nombrado magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del TSJ.

Pero el asunto ahora lo lleva su compañero Jesús Carrasco. Y las condiciones pactadas con el primero de los responsables son ahora papel mojado. Los letrados lamentaron este sorpresivo cambio de criterio y sostienen que el pacto se alcanza con la institución, más allá de las persona que lo represente en cada momento.

Las defensas consultados por LAS PROVINCIAS no ocultaron el malestar por lo que consideran una deslealtad profesional. La modificación ha provocado un aumento de las penas para todos los acusados y también del dinero para abonar la responsabilidad civil. En el primer borrador, los cabecillas Blasco y Tauroni se quedaban en menos de dos años y medio. Al parecer, según explicó el propio fiscal, el otro acuerdo no contaba con el visto bueno de sus superiores. Y este, el que presentó el viernes, sí que lo tendría.

El cambio de las condiciones impulsa la celebración de la vista. Además, Anticorrupción impuso como condición que todo el dinero para el pago de la responsabilidad civil esté ingresado en la cuenta del juzgado antes del próximo lunes. En caso contrario, cualquier acuerdo es simplemente una quimera. No obstante, todavía hay tiempo para que al final se llegue a una conformidad. Las defensas todavía esperan una rebaja de última hora del fiscal quien, por otra parte, ha asumido un asunto que no conoce en profundidad y se enfrenta a varios meses de juicio.

Ni la Abogacía de la Generalitat ni la acusación de las ONG´s acudieron a la reunión con los abogados del pasado viernes Se ignoran los motivos de esa ausencia. La plataforma ya ha anunciado una convocatoria para el próximo lunes a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Valencia, minutos antes del inicio del juicio. En la tarde de ayer también se realizó una mesa redonda bajo el título 'Cas Blasco: la ciutadania contra la corrupció' en el colegio mayor Rector Peset.