A la RACV no le salen las cuentas

La junta general de la RACV del pasado día 30. :: irene marsilla/
La junta general de la RACV del pasado día 30. :: irene marsilla

Gómez Bayarri reclamará el acta de la última junta general porque asegura que se contabilizó un voto más del número de asistentes a la reunión

J. C. F.VALENCIA

Los ecos de la junta general de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV) del pasado 30 de mayo están lejos de acabarse. Un grupo de académicos contrarios a la tesis impulsada por el decano de la institución, Federico Martínez Roda, de impulsar un acercamiento a la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) y que fue aprobada en aquella reunión tiene previsto solicitar, en la junta de gobierno de esta institución centenaria, el acta de la votación en la que se dio luz verde -gracias al voto de calidad de Martínez Roda y a la participación de tres políticos (dos de Compromís y uno de Podemos)- a esa «cooperación efectiva» con el ente normativo. ¿El motivo? José Vicente Gómez Bayarri, académico de número de la RACV, explicó a este diario que existen dudas respecto al resultado de la votación. Y más en concreto, sobre el número de académicos que participaron ese día en ese procedimiento.

El resultado de la votación del día 30, según se informó desde la propia RACV, fue de 17 votos favorables -aunque fue secreta, se sabe que fueron 14 académicos de número y los tres representantes políticos- otros 17 votos en contra, y un voto nulo. Es decir, se contabilizaron 35 votos.

Sin embargo, detalla Gómez Bayarri, a la reunión de la junta general de la RACV sólo acudieron 34. La entidad centenaria dispone de 40 académicos de número, que en la actualidad son 37 porque hay tres plazas sin cubrir -las de Ramón Ferrer (el presidente de la AVL), Benjamín Narbona y Vicente Simó Santonja-. Además, un total de seis académicos no acudieron por diversos motivos a la reunión del pasado día 30: Francisco Roca, Ricardo Vicent, Ignacio Bayarri, Ramón Serra de Álzaga, Emilia Salvador y Antonio Gil Olcina. 37 menos seis son 31 académicos. Si se les suman los tres políticos, son 34. Y sin embargo, concluye Gómez Bayarri, se contabilizaron 17 a favor, 17 en contra y un voto nulo, que son 35.

El académico aseguró el martes que «un error humano lo puede tener cualquiera» y descartó cualquier sombra de intencionalidad o mala fe en esta falta de consonancia entre el número de participantes en la votación -que tenían que estar todos presentes en la junta general- y el número de académicos que, según los resultados, participaron efectivamente en la decisión de la RACV.

Gómez Bayarri anunció el martes que un grupo de académicos solicitará el acta de la última junta general para comprobar el detalle de la votación. ¿Y si se constata que se ha producido un error? Las fuentes de la RACV consultadas por este diario consideraron que no cabría descartar que en ese caso se tuviera que anular la votación del pasado día 30 y se tuviera que volver a convocar otra junta general para pronunciarse de nuevo sobre este asunto.

Fotos

Vídeos