Condenan a José María García por llamar «perverso y censor» a Florentino Pérez

Florentino Pérez y José María García./
Florentino Pérez y José María García.

El Tribunal Supremo afirma que el periodista vulneró el honor del presidente del Real Madrid y confirma 12.000 euros de multa

MATEO BALÍNMadrid

El presidente más corrupto del fútbol español, mala gente, perverso, censor y comparable a las ratas. También el gestor en la antigua ciudad deportivo del Real Madrid de una maniobra fraudulenta de naturaleza urbanística que fue el mayor escándalo de la democracia.

Así se despachó el periodista José María García contra el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en el programa 'La vuelta al mundo', de la desaparecida Veo Televisión, el 12 de abril de 2011. Unas declaraciones que llevaron al aludido a presentar una demanda por vulneración del derecho al honor en la que reclamaba 120.000 euros a García.

En primera instancia, el juzgado falló en enero de 2012 que desestimaba la demanda porque las declaraciones formaban parte de la crítica a una personaje público y estaban sujetas al derecho fundamental de la libertad de expresión. El abogado del presidente madridista recurrió a la Audiencia Provincial de Madrid, que el 13 de noviembre de 2013 estimó de forma parcial la apelación y condenó al mítico director y presentador de 'Supergarcía' en la cadena Cope a abonar 12.000 euros a Florentino Pérez.

La defensa de García fue en casación al Tribunal Supremo, cuya Sala de lo Civil ha resuelto hoy desestimar su recurso y confirmar la sentencia de la Audiencia de Madrid. En una fallo del magistrado Antonio Salas, ha alegado que cuando concurre un conflicto entre el derecho al honor y la libertad de expresión prevalece lo primero cuando se emplean expresiones ofensivas innecesarias para poner de manifiesto una opinión o crítica, que podría ser legítima, pero que puede formularse sin necesidad de acudir al insulto, dado que el derecho a la libertad de expresión no reconoce un pretendido derecho al insulto.

El magistrado ha explicado que las expresiones que más claramente atentan contra Pérez, por ser gratuitas e innecesarias, son mala gente y perverso así como la comparación con las ratas, lo que implica menosprecio y lesión en la dignidad del afectado.