Roberto Jiménez no estará en la nueva ejecutiva del PSN

Roberto Jiménez, junto a Patxi López. /
Roberto Jiménez, junto a Patxi López.

Considera que el partido necesita un "revulsivo" para conseguir un proyecto que "sea referente de la mayoría de izquierdas"

EFEPAMPLONA

El secretario general del PSN, Roberto Jiménez, ha anunciado la convocatoria de un congreso extraordinario del PSN, que se celebrará este año, para nombrar una nueva ejecutiva de la que renuncia a formar parte. Jiménez ha señalado que de forma previa a este congreso extraordinario se celebrarán unas primarias abiertas en el PSN, en todo caso después del congreso extraordinario del PSOE debido a motivos estatutarios.

Tras decir que "no vale poner paños calientes y hay que dar la cara" tras los "malos resultados" electorales de ayer, ha aseverado que el congreso extraordinario del PSN "no es obligatorio aunque haya un congreso federal" y que por lo tanto lo hacen "voluntariamente".

El secretario general del PSN ha manifestado que no aspirará a liderar el proceso de primarias ni se presentará para continuar en la secretaria general debido a que el partido necesita un "revulsivo" para conseguir un proyecto que "sea el nuevo referente de la mayoría social de izquierdas".

Jiménez, que ha comparecido junto con el resto de la comisión ejecutiva regional, ha aclarado que no se trata de una dimisión, ya que seguirá ejerciendo de secretario general hasta el congreso extraordinario del partido. Su decisión, ha puntualizado, es la de no presentarse ni a las primarias ni a la secretaría general del PSN. Ha desvelado que sí dimitió como secretario general ante la comisión ejecutiva federal el pasado 2 de marzo, pero ha indicado que accedió a continuar en la dirección del PSN al pedírselo la ejecutiva federal y "buena parte" de la ejecutiva regional.

Disciplinado militante

Jiménez ha manifestado que esto no significa su adiós a la política "ni mucho menos", ya que acabará la legislatura como parlamentario y se implicará "todo y más" en la ejecutiva federal.

A modo de contexto, Jiménez ha afirmado sobre su entrada en el pasado en el Gobierno de Navarra junto con UPN, que fue una "decisión llena de dudas", pero que lo hizo por un "ejercicio de lealtad hacia el PSOE y de responsabilidad con Navarra", pero sin una "convicción absoluta de la bondad de dicho acuerdo". Ha destacado además que por "máxima lealtad hacia las directrices" de la Comisión Ejecutiva Federal renunció a presentar una moción de censura contra UPN para adelantar las elecciones en Navarra, aunque tenía "autorización, con testigos de la dirección del PSOE".

Jiménez ha afirmado que "antes que secretario general" ha sido "siempre un disciplinado militante y leal militante del PSOE", y que ha acatado "siempre", y a veces muy a su pesar, las órdenes de la dirección federal.

Necesidad de un revulsivo

Sobre el PSOE, ha señalado que "necesita un revulsivo que transforme" el proyecto socialista "para responder a las demandas de la mayoría social de izquierdas que existen en España".

"El objetivo es que nuestro proyecto sea el nuevo referente de la izquierda, completamente diferenciable del proyecto conservador del Partido Popular", ha comentado Jiménez, quien ha apuntado que colaborará con ese fin en el congreso federal de julio con todas sus "ganas y fuerzas". Ha subrayado que el mismo análisis crítico del PSOE lo hace para el PSN, algo que asume "en primera persona como máximo responsable".