Las ciudades más bellas del Adriático

Este mar se encuentra encajonado entre Italia y Croacia, bañando también los litorales de Eslovenia, Montenegro, Albania y Bosnia

ÁLVARO ROMERO
El mar AdriáticoUn niño ante el Mar Adriático, en la costa croata (MATKO BILJAK)

El mar Adriático

Las azules aguas del mar Adriático conforman parajes mágicos y entornos únicos donde la naturaleza y los núcleos urbanos conviven en armonía. Ocupa un lugar privilegiado en el sur del viejo continente, encajonado entre la extensa costa este de Italia y el litoral este de Croacia, bañando también territorios de Montenegro, Albania, y en menor medida de Eslovenia y Bosnia y Herzegovina. De esta manera separa la península Itálica de la península de los Balcanes, formando parte del mar Mediterráneo. Ante sus aguas yacen importantes ciudades, urbes históricas y pueblecitos marineros que han sabido adaptarse a las circunstancias y aprovechar todas las virtudes del mar. Sobre él también se alzan islas llenas de magia y en sus costas se intercalan playas y calas de arena fina con impresionantes acantilados. Estos son algunos de sus núcleos urbanos más hermosos:

Venecia, elegancia y sobriedad

Venecia, elegancia y sobriedad

La ciudad de Venecia es uno de los iconos de la geografía italiana, la joya arquitectónica más deseada por los turistas. Se dispone en el corazón de la laguna homónima, en contacto directo con el mar Adriático, su sistema de canales hace que el agua se integre a la perfección entre los edificios. Derrocha elegancia y romanticismo, haciendo de su casco urbano el lugar perfecto para el turismo en pareja. Cuenta con infinidad de atractivos. La plaza San Marco se afianza como el corazón de Venecia, escoltada por el impresionante campanario, la basílica, el Palacio Ducal y la Torre del Reloj. Numerosos restaurantes y cafés decoran este magnífico enclave. En los alrededores se distribuyen calles largas y estrechas que buscan descanso en alguna de sus plazoletas. Todo ello sin olvidar el puente de los Suspiros, que ofrece unas maravillosas vistas de la laguna. Enclave perfecto para disfrutar del atardecer.

Kotor, villa fortificada frente al mar

Kotor, villa fortificada frente al mar

La coqueta ciudad de Kotor se presenta ante los ojos de los turistas como una bella ciudad fortificada bañada por el mar Adriático, en territorio montenegrino. Calificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO se afianza como una de las urbes más turísticas del país. Yace al abrigo de una estrecha entrada de agua a modo de ría conocida como Bocas de Kotor, encajonada entre paredes de piedra. Su situación geográfica marida a la perfección con su aspecto medieval y el recinto amurallado que presenta el casco urbano, de excepcional conservación. Varias puertas dejan acceso al casco histórico, allí se abre ante el visitante la plaza de Armas, un enclave rectangular que sirve de aperitivo a lo que vendrá después. Decenas de callejuelas y plazoletas, la Catedral de San Trifón, el Museo Marítimo o el Castillo de Kotor, lugar desde donde disfrutar de unas vistas privilegiadas de la bahía.

Piran, colorido esloveno

Piran, colorido esloveno

La ciudad de Piran, en Eslovenia, está considerada como una de las más bellas del Adriático, junto a su costa la vida transcurre tranquila para los vecinos que han sabido sacar el mayor partido posible a las circunstancias de vivir frente al mar. Los colores anaranjados de los tejados y la variedad de fachadas contrastan con el oscuro azul del Mediterráneo. Los atardeceres desde allí culminan una paleta de colores inigualable. Su pequeño puerto abraza las aguas saladas y abre paso al centro histórico de la localidad. Allí aparece la plaza Tartini, presidida por la estatua del violinista Giuseppe Tartini y escoltada por edificios de estilo veneciano, tónica habitual en las calles de Piran. Las callejuelas discurren estrechas y serpenteantes hasta topar con la Catedral de San Jorge y su excelso campanario, desde el cual es posible contemplar unas excelentes vistas panorámicas. Las murallas y la plaza Trg 1 Maja completan la visita.

Dubrovnik, la fortaleza del Adriático

Dubrovnik, la fortaleza del Adriático

La ciudad amurallada de Dubrovnik se presenta ante el turista con un semblante imponente frente a las intensas aguas del Adriático, en la costa croata. Declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y considerada como una de las urbes más hermosas de Croacia, fue apodada como «la perla del Adriático». A lo largo de la historia ha sobrevivido a guerras, bombardeos, invasiones y catástrofes naturales. Su muralla es la imagen de la localidad, 16 torres completan la fortaleza que ofrece unas vistas espectaculares. Palacios, monasterios y puertas amenizan el paseo por Dubrovnik donde cada calle y cada rincón derrochan encanto. La Puerta de Pile conecta y sirve como acceso al casco histórico, desde allí nace una de las calles empedradas más importantes del centro. Destacan la Plaza Luza, los palacios de Sponza y de los Rectores, la iglesia de San Blas y la Catedral.