Capadocia, un escondite mágico bajo tierras turcas

Capadocia, un escondite mágico bajo tierras turcas

Región de cuento esculpida a capricho por la naturaleza, se caracteriza por albergar formaciones geológicas únicas en el mundo

ÁLVARO ROMERO

La comarca de Capadocia se encuentra en el centro de Turquía, concretamente en la histórica región de Anatolia, un lugar repleto de magia y misterio que hace millones de años fue una importante zona volcánica. Ese pasado de lava y fuego junto con la erosión de la naturaleza han originado las fascinantes figuras geológicas que a día de hoy se pueden contemplar allí.

Las «Chimeneas de Hadas», como son conocidas por los nativos, se han ido formando a través de los siglos sobre piedra basáltica moldeada por viento, hielo y agua, transformándola en estructuras cónicas en forma de chimeneas de varios metros de altura. Terreno singular que parece sacado de una película de ciencia ficción y que cada año atrae miles de turistas de todo el mundo.

Cultura e historia

Esto junto a la riqueza histórica y cultural que contempla le valieron para ser declarada en 1985 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El ser humano es el otro factor decisivo, sus habitantes se preocuparon por encontrar el mejor cobijo para su día a día y lo encontraron bajo la roca. Excavaron y construyeron cientos de ciudades subterráneas, transformaron la zona en un auténtico queso gruyer repleto de casas, almacenes y lugares de culto a metros de profundidad.

El centro de Turquía fue poblado desde la prehistórica, allí se han encontrado valiosas tablas de arcilla con escritura cuneiforme que revelan la temprana llegada de este arte a manos de los asirios. Más tarde hititas, persas, romanos, bizantinos y otomanos quedarían prendados de este hermoso lugar dejando allí su huella.

Museo al aire libre

Los visitantes que hasta allí se acercan tienen la suerte de estar ante un museo al aire libre. Varias de sus ciudades subterráneas son visitables. La de Derinkuyu está considerada como la más profunda, con hasta 20 niveles diferentes, de los cuales casi una decena pueden ser recorridos.

Otra de las más importantes es la de Kaymakli, caracterizada por su anchura, esconde en su interior cientos de dependencias subterráneas que se reparten en varias alturas y servían para protegerse de posibles ataques enemigos, muy frecuentes en la región. Parte de esta ciudad se puede visitar, hacerlo es una experiencia única que quedará siempre en la mente del viajero.

El arte y la arquitectura son las joyas principales de Capadocia, única en el mundo fascina toda la decoración que es capaz de albergar bajo la tierra, entre grutas, pasillos, cúpulas y pilares. Frescos y pinturas realizadas a mano con siglos de vida se mantienen aún en perfectas condiciones pese al continuo ajetreo de turistas, pues las labores de mantenimiento y restauración no cesan.

Sobrevolando Turquía

Disfrutar de la región a vista de pájaro es, sin duda, una de las experiencias más acertadas de las ofertadas en Capadocia y el globo es el mejor medio de transporte para hacerlo. Estampa inmortalizada en la mayoría de las postales asociadas con la zona. La perspectiva que se divisa desde el cielo es única e irrepetible y deja boquiabiertos a los afortunados que deciden invertir su tiempo y dinero en un recuerdo imborrable.

Los globos sobrevuelan los diferentes valles esculpidos en el terreno, entre los que destaca el de Zelme, con sus cabañas trogloditas, el de Devrent y el de Ihlara. De visita obligada es también la famosa ciudad de Uçhisar, entramado que transmite la sensación de estar dentro de un cuento de hadas. Su castillo es el elemento más destacado, una enorme piedra que se levanta imponente en cuyo interior aparecen cuevas ancestrales. Desde su punto más alto se otea todo el horizonte, hasta donde alcanza la vista.

 

Fotos

Vídeos