Un paseo por la Toscana, tradición y belleza italiana

Montepulciano, pueblo con encanto de la Toscana italiana./
Montepulciano, pueblo con encanto de la Toscana italiana.

Desde Roma hasta Florencia, pasando por la bella Siena y los pintorescos pueblecitos y paisajes únicos de la Toscana

ÁLVARO ROMEROmadrid

Italia es uno de los países más bellos de Europa. Bañado por el mar Mediterráneo y flanqueado al norte por la cordillera de los Alpes, el país con forma de bota ofrece paisajes de ensueño y ciudades con mucha historia y tradición. A continuación te proponemos una ruta que nunca olvidarás: arte, tradición, sabores y lugares únicos.

La ruta comienza en Roma, la capital, para viajar desde la península lo mejor es desplazarse en avión, los vuelos más económicos los ofrecen aerolíneas como Ryanair o Vueling, la duración aproximada del viaje ronda las dos horas y media. La ruta propuesta os llevará una semana pero si disponéis de más tiempo mucho mejor, para poder recrearos en el lugar que más os guste.

El primer día tras la llegada y traslado al hotel, es perfecto para disfrutar de la capital, una ciudad llena de historia. Te proponemos alojarte en hotel Eurostars International Palace, cerca de Termini, su ubicación es perfecta para moverse y disfrutar un par de días de los mayores atractivos turísticos de Roma.

Recomendaciones

¿Cómo viajar? En avión con Ryanair o Vueling
¿Dónde alojarse? NH Siena
Un lugar especial San Gimignano
¿Dónde comer? Taverna di San Giuseppe
Un producto Vino Brunello (Montalcino)

No os podéis perder el Coliseo, la Plaza de España, Plaza Navona, Foro Romano, Fontana di Trevi y un largo etcétera de monumentos, plaza y museos de una de las culturas más ricas y con más tradición histórica.

Tras emplear un par de días en la capital es hora de partir con dirección norte. Para desplazarte por la bota italiana puedes alquilar un coche con la ventaja de disponer de horarios flexibles o tomar transportes públicos que te limitarán los horarios pero podrás disfrutar del paisaje mientras viajas.

Si optas por el vehículo de alquiler en aproximadamente hora y media o dos horas entrarás en la Toscana, una tierra única que merece la pena disfrutar con calma, visitar sus pintorescos pueblos y recrearse con sus vinos y gastronomía genuinamente mediterránea.

Montepulciano

La primera parada en esta tierra será Montepulciano. Situado en una colina, esquivando la llanura yace este precioso pueblo de alma medieval y renacentista. Cuenta con una gastronomía inigualable, con productos locales de primera calidad que hacen las delicias de los paladares más exigentes. Lo mejor es recorrerlo a pie y probar sus vinos, unos caldos reconocidos en todo el mundo.

La siguiente ciudad a visitar es Pienza, declarada Patrimonio de la Humanidad es un claro ejemplo arquitectónico renacentista. De calles empedradas la mayoría de monumentos se concentran en la Plaza Pio II donde destaca la catedral de Santa María Assunta, el Palacio Público y el Palacio Piccolomini.

Tras dejar Pienza la ruta continúa hasta Montalcino que, como es habitual en la Toscana se sitúa elevado en una colina y en el corazón de la región. Su vino tinto Brunello es uno de los más conocidos y famosos de Italia. Yace protegido por los muros de la ciudad y su castillo, que ofrece unas vistas preciosas al paisaje. De aspecto medieval en el centro del burgo se alza verticalmente el Palacio dei Priori con su preciosa torre. Merece la pena acercarse hasta las iglesias de San Egidio y San Agostino, además Duomo.

Siena

Tras ello la ruta continúa hacia el norte camino a la preciosa Siena, cuyo centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. Recorre sus calles medievales es todo un placer para el disfrute del turista que se lleva la imagen y la belleza de la ciudad grabada en su memoria.

Para alojarse en Siena te proponemos el hotel NH Siena, situado a pocos metros del centro, os podréis desplazar a pie por la ciudad, es la mejor manera de descubrir sus rincones, ya que no es excesivamente grande. No te puedes ir sin visitar la Catedral de Siena, la Plaza del Campo, el Palacio Público y la Basílica de Santa María dei Servi.

De camino a Florencia es recomendable desviarse en el camino y hacer una parada en San Gimignano, un pueblecito que os impactará por su rareza y belleza. Un lugar amurallado con esencia del medievo, su centro histórico también fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1990, destacan sus torres, que se levantan compitiendo por ser la más alta.

Florencia

La última parada en el camino es Florencia, cuna del renacimiento, siempre a la sombra de Roma es un lugar si cabe más bello que la capital. Te proponemos alojarte en el Hotel de La Ville por su céntrica posición. La ciudad se recorre a pie y merece la pena emplear tiempo en la impresionante Catedral de Florencia cuya cúpula es una de las más impresionantes del mundo, su campanario se eleva sobre la ciudad dotándola de monumentalidad.

Destaca también el Baptisterio di San Giovanni, el edificio más antiguo de la ciudad. Plazas como la del Duomo junto a Ponte Vecchio o della Signoria. Desde el Forte Michelangelo se aprecian las mejores vistas de la ciudad. En la Galería de la Academia de Florencia se encuentra en famoso David de Miguel Ángel. En Florencia se respira tranquilidad entre calles empedradas y bien cuidadas, cuenta también con un precioso mercado el Mercado Central.