La Guardia Civil detiene en Calp a un matrimonio que utilizaba una furgoneta para vigilar a sus víctimas y robar en sus viviendas

Cuartel de Calp./LP
Cuartel de Calp. / LP

La pareja es autora de cuatro delitos de robo de fuerza

R. C.

La Guardia Civil ha detenido en Calp a dos personas, un matrimonio formado por un hombre de 25 años y una mujer de 24, ambos de nacionalidad española, como presuntos autores de 4 delitos de robo con fuerza, 1 delito de hurto, 1 delito de daños y 1 delito de conducción con pérdida de vigencia del permiso, por pérdida total de puntos.

Agentes de la Guardia Civil de Calp han detenido a un matrimonio dedicado presuntamente al robo en viviendas, que utilizaba estratégicamente su furgoneta tanto para vigilar a las víctimas, como para esconderse después de haber cometido el delito.

La investigación comenzó en el mes de mayo, a raíz de que se detectara un repunte en los robos en interior de vivienda, especialmente en horario nocturno, aprovechando el sueño de los moradores.

Todos los esfuerzos iniciales que hizo la Guardia Civil para reducir este tipo de delitos, a través de apostaderos, intensificación de vigilancias y un aumento considerable de los efectivos en la zona, no dieron los resultados esperados. A partir de ese momento, la única hipótesis que barajaron los agentes era la de que, quienes robaban en las casas, tenían que ser personas que residieran cerca.

Esto se confirmó en parte cuando una vecina les contó que, días antes de haberse cometido uno de los robos, había visto una furgoneta sospechosa aparcada en las proximidades de esa vivienda, con dos jóvenes en su interior.

Tras un seguimiento discreto de los movimientos de estas personas, se averiguó que su modo de proceder era el de aparcar la furgoneta en un punto estratégico cerca de sus objetivos y vigilar sus rutinas, mientras aguardaban el momento oportuno para entrar. Para hacer más cómoda esa espera, habían colocado un colchón en el interior y se turnaban para descansar. Una vez cometido el delito, regresaban al vehículo y permanecían en él hasta poder marcharse sin levantar sospecha.

Otra de las dificultades a la que se enfrentaron los agentes fue que no usaban una, sino varias furgonetas que intercambiaban para pasar más desapercibidos y así entorpecer la labor policial. Además, también estaban especializados en el robo a viviendas en construcción, de donde sustraían utensilios de obra y materiales de cobre.

Cuando la Guardia Civil de Calp logró cerrar el cerco sobre estas dos personas, que resultaron ser matrimonio, procedió a su detención como presuntos autores de 4 delitos de robo con fuerza en interior de vivienda, 1 delito de hurto, 1 delito de daños y 1 delito contra la seguridad vial por conducir con pérdida de vigencia del permiso, por pérdida total de puntos, aunque no se descarta que puedan estar implicados en más hechos delictivos. De hecho, entre los antecedentes policiales consultados, contaban con más de 80 delitos contra el patrimonio.

Los efectos sustraídos alcanzan los más de 3.000 euros, entre joyas, ordenadores portátiles o cámaras de fotos, pero también hay material de obra valorado en 10.000 euros, y miles de metros de cobre, valorados en cerca de 3.000 euros. Tras pasar a disposición judicial, se ha decretado su libertad con cargos.