«El Auditorio es una espinita que tenemos clavada pero ahora nos la vamos a quitar»

El recién reelegido alcalde de Xàbia, José Chulvi Español, en su despacho. / B. Ortolà
El recién reelegido alcalde de Xàbia, José Chulvi Español, en su despacho. / B. Ortolà

El edil lamenta el retraso del proyecto, que achaca al incumplimiento de la empresa, aunque asegura que su postura frente a chantajes sentó precedentes José Chulvi Español Reelegido como alcalde de Xàbia con mayoría absoluta por segunda vez consecutiva

B. ORTOLÀXÀBIA.

En los últimos años la figura de José Chulvi ha ganado notoriedad en el PSPV, tanto dentro como fuera de la Marina Alta. Por tercera vez ha conseguido ganar las elecciones municipales de Xàbia, las últimas dos por mayoría absoluta. En estos próximos cuatro años emprenderá viejos y nuevos retos: acabar los proyectos estrella de la pasada legislatura y dar el salto de la Diputación de Alicante a Les Corts.

-Nuevamente el PSPV ha obtenido la mayoría absoluta en Xàbia, ¿esperaba estos resultados?

-Nuestra intención era ganar las elecciones y mantener la mayoría estaba entre nuestros objetivos. Lo hemos conseguido y estamos muy satisfechos y agradecidos por la confianza que han vuelto a depositar los vecinos en nosotros.

-A pesar de obtener la mayoría absoluta, han bajado en escaños, ¿a qué lo achaca?

-Esta pasada legislatura no ha sido fácil. Hemos tenido que luchar contra factores internos: la nueva ley de contratos o la de racionalización y sostenibilidad; y también contra factores externos como incumplimiento de contratos de varias empresas que han retraso proyectos muy esperados. Seguramente los resultados hubieran sido diferentes si el Auditorio estuviera terminado. Es duro tener que explicar que una demanda histórica del municipio no se va a poder hacer en los plazos marcados. Pero siempre he dicho que es mejor explicarlo mil veces que aceptar chantajes. No íbamos a permitirlo. Ahora las empresas llegan a Xàbia con ofertas muy serias, el mensaje se ha entendido. Pero, si hay un factor determinante, es el descenso de participación, votaron cerca de 1.200 personas menos que en 2015, muchos de ellos residentes afectados por el Brexit.

-Hay algunas caras nuevas en el PSPV de Xàbia, tendrán el mismo protagonismo en el gobierno como lo han tenido en la lista electoral, donde algunos ocuparon los primeros puestos?

-Tanto Rita Berruti como Alberto Tur son personas preparadas, que llegan con mucha fuerza e ilusión. Creo que tendrán un puesto en el que podrán demostrar lo importantes que son para el equipo.

-Ya tiene pues decididos los cargos que desempeñarán los nuevos concejales?

-No. Ya he tenido una reunión con todos para que ellos marcaran un poco sus preferencias e inquietudes. Aunque al final tendré que hacer el trabajo de entrenador y poner a cada uno en el puesto en el que creo que podrá aportar más al conjunto del equipo. El 14 de junio, un día antes de constituir la corporación, espero poder dar a conocer todas las delegaciones.

-La campaña electoral ha sido muy dura, ha habido muchos reproches, entre ellos los de Vicent Colomer de Compromís. ¿Tiene ahora cabida en el equipo de gobierno?

-Ni a nivel personal, ni a nivel político, la palabra rencor cabe en mi manera de ser. Una campaña electoral no puede condicionar decisiones futuras, hay que pensar en la gobernabilidad del pueblo. Sabemos que estamos en mayoría pero queremos escuchar a todo el mundo. Aquí no se pueden mirar situaciones personales, sino lo que cada uno puede aportar para mejorar el municipio.

-¿Cómo será la relación con la oposición en esta legislatura?

-Hay que seguir la línea que empezamos en 2012, la del diálogo, el respeto. Queremos que cada uno aporte cosas al Ayuntamiento desde su posición. Xàbia ha sido un modelo a seguir desde hace años y lo va a seguir siendo. Hay que olvidar los reproches de la campaña, yo vengo del mundo del deporte y sé que durante el partido algún codazo das y alguno te llevas. Pero cuando termina el encuentro, no debe haber problemas para hacerse una cerveza todos juntos. De hecho nosotros lo hemos hecho en algunas ocasiones en los últimos cuatro años.

-Comentaba que los proyectos inacabados en esta legislatura pueden haber influido en la pérdida de votos, ¿en qué situación se encuentran?

-Van por buen camino. El Auditorio es una espina que tenemos clavada porque se ha prometido demasiadas veces a los vecinos, pero ahora vamos a hacer las cosas bien, nos la vamos a quitar. Está de nuevo adjudicado el proyecto y se firmará el contrato la semana que viene. Previsiblemente podrían empezarse las obras el próximo mes. En cuanto al Puente de Triana, ya se ha hecho la resolución del contrato, el Consell Jurídic nos ha dado la razón, hemos incautado el aval y ahora, si la empresa no presenta recurso en el plazo estipulado, podremos volver a licitar la obra. Respecto a la piscina, la semana que viene tendremos aquí el proyecto ejecutivo y pronto podremos sacarlo a licitación.

-¿Esta legislatura será pues para rematar proyectos de la pasada?

-Hay muchos más que queremos sacar adelante, uno de ellos el parque urbano de El Rafal. Queremos que se convierta en el pulmón verde entre el pueblo y el puerto. Creemos que puede ser un lugar emblemático no sólo para Xàbia, sino para toda la comarca. También apostamos por impulsar el primer concurso de ideas de la Senda Litoral del Primer Muntanyar. Y también se va a abordar la renovación de los parques de Thiviers y el del Freginal.

-Cómo se solucionará el problema para vigilar el acceso a la Cova Tallada?

-Tiene muchos condicionantes. Controlar los tres accesos que tiene este enclave (desde Xàbia, Dénia y por mar) es complicado, deben coordinarse los ayuntamientos y la Generalitat y compartir la responsabilidad.

-Pero da la sensación de que el problema se ha afrontado a última hora.

-Los tiempos de la administración son unos y los de la temporada turística son otros. Creo que cualquier paso que se dé, por muy pequeño que sea, es bueno. A lo mejor este verano no damos con la solución definitiva pero de alguna manera iremos reduciendo el impacto negativo sobre esta zona.

-La oposición ha puesto en duda que pueda compaginar los cargos de alcalde y diputado de Les Corts.

-No soy el primero que los va compaginar. Además, estos últimos ocho años lo he hecho con la Diputación. Creo que nadie podrá decirme que no he estado en mi pueblo. No he fallado a ningún pleno. Por mi despacho han pasado más de 9.000 personas, en cualquier acto cultural o festivo, allá donde me han llamado, he estado. Sé que en campaña se ha dicho de forma interesada.

-¿Qué es lo que puede aportar José Chulvi a la comarca desde Les Corts?

-Creo que puedo aportar una visión de una persona que vive en una comarca con graves deficiencias en infraestructuras de comunicación; que para realizar mi trabajo, cada vez que salgo a Alicante o Valencia debo pagar un peaje de autopista, tengo que ir con mi coche y no puedo hacerlo con tren como hacen otros diputados de otros puntos de la Comunitat.

-¿Cree que los resultados y su nueva condición de diputado en Valencia lo convierten en el referente de la comarca?

-No lo creo así. Debemos poner el acento en que esta legislatura tendremos la mayor representación de la comarca en Les Corts. Debe ser la oportunidad para poner a la comarca en el mapa. Creo que lo mejor para la Marina Alta es ejercer un liderazgo compartido y que sirva para dar visibilidad a la comarca en Les Corts, con eso creo que habremos conseguido mucho.

-Afronta su tercera legislatura al frente del consistorio, ¿será la última?

-Es demasiado pronto para hablar de ello. Lo que debemos tener claro los que nos dedicamos a la política es que nuestros periodos van de cuatro años en cuatro años, por lo que aventurarse a algo más, de momento lo veo muy complicado. Voy a trabajar duro estos próximos cuatro años para poder devolverle a la gente aquello que me ha dado desde que soy alcalde.