https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Paciencia absoluta con Iván López

Iván López trabaja para incorporarse al grupo en plena forma. / levante ud
Iván López trabaja para incorporarse al grupo en plena forma. / levante ud

Los médicos del Levante han extremado las precauciones con el valenciano ante una lesión de rodilla más severa de la habitual

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Iván López ha tenido que cultivar la paciencia para lidiar con la lesión de rodilla que se produjo en octubre durante un entrenamiento. El lateral empieza a ver la luz pero, a pesar de contar con el alta médica desde final de temporada, aún le queda por atravesar el final del túnel. El problema con el canterano del Levante es que su rotura de ligamento cruzado de la articulación izquierda era más severa de lo habitual.

El futbolista granota, además de quebrarse los ligamentos, tenía muy afectados los meniscos, sobre todo el externo. En la intervención quirúrgica fue necesario reconstruir y durante meses, los servicios médicos han tenido que ir retocando el minucioso plan de recuperación que habían diseñado. Los facultativos sabían desde un inicio que el lateral del Levante no había padecido una dolencia que a los siete meses le permitiría competir.

El futbolista ha tenido momentos duros. «La lesión me ha hecho un titán de cabeza. Si te derrumbas, tienes un problema», afirmó Iván López en una entrevista concedida a este periódico durante el verano. El valenciano, como Toño y Roger, ha tenido una semana de vacaciones.

Iván ha seguido trabajando y que tenga el alta médica no quiere decir que esté a punto para competir. De hecho, no ha participado ni un solo minuto en los cuatro amistosos de pretemporada que ya ha disputado el Levante. En el plan de los médicos tampoco está que juegue hoy ante el Heerenveen, ni ante Albacete y Zaragoza. De hecho, en esta recta final de la recuperación se está yendo especialmente con pies de plomo.

Los médicos se plantearon que Iván se quedase en Valencia durante la estadía de Ermelo, como sí ha hecho Boateng. Sin embargo, lo descartaron porque prefirieron poder hacerle un seguimiento diario en Holanda. Los doctores introducen al futbolista en algunos ejercicios como los calentamientos, los de técnica y algún rondo. Evitan, no obstante, cualquier riesgo.

Iván López participa siempre con extremo cuidado. Nada de actividades con la oposición de un contrincante, aunque sea un compañero de plantilla. No se quiere que por avanzar plazos un par de semanas el futbolista pueda sufrir una recaída o quedar con secuelas. Por ello, los doctores del Levante tienen decidido que el lateral valenciano no entrará al grupo como uno más, al menos, hasta que se inicie la Liga el 17 de agosto contra el Betis. Es una fecha de referencia que puede modificarse dependiendo de la evolución, aunque nunca adelantarse. Quien sí se ha entrenado ya junto al resto de sus compañeros es Sanjin Prcic. El bosnio se ejercitó ayer por primera vez con el grupo, aunque Paco López programó una sesión suave, de recuperación tras el partido del jueves contra el Utrecht. Por la tarde la plantilla tuvo libre.

Jefferson Lerma, por su parte, sigue ejercitándose al margen y a la espera de que se desbloquee su salida al Bournemouth. Las negociaciones con el club inglés no se retomarán hasta que se formalice el traspaso de Dwamena al Levante. Las conversaciones se han intensificado desde el jueves, cuando se abortó el traspaso del delantero al CSKA. El ghanés firmará con casi total seguridad para las próximas cinco temporadas, aunque al cierre de esta edición el acuerdo no era oficial. Además, según publicó ayer El Desmarque, el club negocia también la incorporación de Moses Simon, del Gent, para reforzar su ataque por banda.

 

Fotos

Vídeos