https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Óscar Duarte: «¿Si soy un central de jerarquía? He jugado dos Mundiales y Champions»

Óscar Duarte posa en una de las porterías de la ciudad deportiva del Levante. / damián torres
Óscar Duarte posa en una de las porterías de la ciudad deportiva del Levante. / damián torres

«Espero cumplir el contrato que he firmado, tenía ofertas diferentes pero quería seguir en España compitiendo a buen nivel», asegura el jugador del Levante

MOISÉS RODRÍGUEZVALENCIA.

Óscar Duarte cumplió 30 años el pasado 3 de julio. Le gusta pasar tiempo en familia, sobre todo jugar con su hijo, un bebé de tres años y cuatro meses. También lo hace al relatar las vacaciones en Catarina, su localidad natal en Nicaragua, donde juega a fútbol con sus primos o chavales del barrio. O aquel recibimiento multitudinario tras disputar el Mundial de 2014. «A uno le gusta que le reconozcan o le pidan fotografías porque sé que a la gente le hace ilusión. Sé de donde vengo y yo recuerdo haber sentido lo mismo», precisa. «Siempre ha sido un país más de béisbol, pero cada vez se ve a más niños con el balón. La selección también ha tenido sus logros», comenta. Él empezó allí, en ese mismo lugar. «Mi tío Óscar nos ponía a todos los primos a jugar a fútbol», recuerda. Luego ya se marchó a Costa Rica, donde en las escuelas se formó hasta convertirse en el futbolista que llega al Levante tras haber militado en Saprissa, Puntarenas, Brujas y, hasta la temporada pasada, Espanyol.

-¿Cuál es su impresión después de unos días en el club?

-Son bastante buenas. Desde que llegué me han tratado muy bien. Los entrenamientos han estado bastante buenos, me están ayudando a adaptarme rápido y creo que eso es lo más importante cuando uno llega nuevo a un club.

-¿Dónde estaba cuando su agente le comunicó que estaba negociando con el Levante?

-Estaba en Costa Rica cuando me llamó y me comentó de la posibilidad de venir.

-Haría calor...

-¡Sí! El clima es parecido al de aquí.

-¿Y no le pidió que lo ralentizase un poco para tardar unos días más en ponerse a entrenar?

-(Sonríe). No, porque ya estaba aclimatado. Cuando en mayo llegué a Costa Rica para jugar con la selección hacía calor y había humedad. Creo que el clima no me ha afectado en nada.

-El Levante buscaba un central de jerarquía. Sobre todo en redes sociales, ha habido gente que ha puesto en duda su fichaje porque sale de una grave lesión. ¿Qué mensaje les da?

-Creo que tal vez no se han informado un poco de mi trayectoria. Fui campeón con el Saprissa y voy a la selección de Costa Rica desde 2011. En Bélgica, con el Brujas quedé campeón y jugué Champions y Europa League. He disputado Copas América, Copa de Oro, dos Mundiales... pienso que traigo un recorrido grande a mi espalda. Si se informaran un poco lo verían todo diferente.

-¿Cómo se define?

-Yo creo que eso lo irán viendo conforme pasen los partidos. Algo que sí aseguro es que cada día voy a entrenarme al máximo, a esforzarme siempre por dar lo mejor de mi buscando el beneficio del equipo y tratando de cumplir los objetivos.

-La temporada pasada, el Levante marcó muchos goles para un equipo de la zona media baja, pero también encajó muchos... ¿está Paco López incidiendo en ello?

-Sí, eso se entrena. En las primeras sesiones en las que he estado ha hecho énfasis en el ataque. Siempre hay que buscar un balance, es bueno anotar bastante y que no te anoten tanto. El cuerpo técnico va a trabajar en eso.

-¿Cómo se siente más cómodo, jugando con dos o tres centrales?

-Con cualquiera de los dos. En los equipos donde he estado he jugado con cuatro, a veces con cinco y en la selección también. Todo el proceso desde antes del Mundial 2014 hasta el de 2018 se jugaba con línea de cinco. Durante nuestra carrera los futbolistas vamos trabajando los dos sistemas y estamos acostumbrados a que el entrenador decida.

-¿Tiene un lado preferido?

-Soy diestro, pero creo que más del 90% de los partidos los he jugado por mi lado izquierdo, ahí me he sentido bien en todos los equipos. Eso ya lo decide también el entrenador.

-Es ya un poco mito lo de la necesidad de tener un central zurdo en las plantillas... Cada vez hay más centrales diestros que se sienten bien en la izquierda.

-Creo que también es un poco el proceso de cómo le preparan a uno desde pequeño, que le enseñen a jugar en las dos posiciones. Eso facilita al entrenador a la hora de escoger a los futbolistas.

-Ha trabajado con Garrido, con Quique...¿tiene el entrenador español una seña de identidad?

-En general el entrenador español tiene una ida clara que es jugar al pie. Pero bueno cada uno tiene su propia idea y una forma de ejecutarlo. Con todos he tenido la oportunidad de aprender de ellos.

-En su presentación se habló de su amistad con Keylor, que dejó un gran recuerdo aquí. Él reza bajo la portería antes de los partidos. ¿Tiene usted algún ritual?

-Bueno, por lo de Keylor tenemos una similitud y es que los dos somos cristianos, nos gusta leer la Biblia. Antes de los partidos oro y le pido a Dios que nos ayude. Es algo que hago en general, pero no tengo nada que deba hacer sí o sí.

-¿Es de vivir dentro o fuera de la ciudad?

-Trato de hacer un balance y no pienso sólo en mí, también en mi familia. Que mi hijo tenga cosas que hacer cerca y no deban coger un coche para desplazarse al centro. Que ellos estén contentos.

-¿Conocía Valencia?

-Cuando estaba en el Brujas, mi agente me invitó a ver un Levante-Valencia, hará cinco años. Luego de venir a jugar con el Espanyol.

-¿Qué le pareció el Ciutat?

-Un buen ambiente, lo que vivimos ahí fue bonito. Uno se va con el recuerdo de que era un estadio donde la gente estaba apoyando.

-¿En quién se ha apoyado en estos primeros días en el Levante?

-En todos. Los capitanes me enviaron un mensaje de bienvenida. Morales, Coke... Mayoral me trajo un día... Me han explicado las reglas del grupo y todo eso me ha ayudado a adaptarme rápido.

-Firma dos años y otro opcional. ¿Le gusta el fútbol actual donde el jugador es un poco más trotamundos o prefiere un poco de estabilidad?

-Mii carrera lo dice. Estuve siempre en Saprissa, menos un año en Puntarenas hasta que fui al Brujas. Allí cuatro y medio y en el Espanyol tres y medio. Espero cumplir mi contrato con el Levante, ganarme el derecho a seguir y ojalá en el futuro pueda continuar aquí.

-Con 30 años, ¿se tienen aspiraciones deportivas o se prioriza más en vivir en un lugar donde se esté a gusto?

-Uno siempre tiene prioridades a nivel futbolístico. Yo tenía otras ofertas diferentes pero lo que hablaba con mi agente era de seguir en la liga española, quería continuar compitiendo a buen nivel. Deportivamente aquí se está muy bien y desde que llegó la oportunidad del Levante ni lo dudamos.

-Tiene entonces el gusanillo de volver a jugar Champions o Europa League...

-Cuando llegué al Espanyol se hablaba de que los dueños querían llevarlo a Europa. Lo conseguimos en la última temporada y por circunstancias ya no seguí allí. Uno siempre tiene aspiraciones y ojalá algún día vuelva a tener esa oportunidad. Es bonito jugar ese tipo de partidos.