https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Lendoiro incendia el juicio

Augusto César Lendoiro, junto a su abogado, en una imagen de archivo. / EFE/Cabalar
Augusto César Lendoiro, junto a su abogado, en una imagen de archivo. / EFE/Cabalar

«Toda España era consciente del amaño», afirma el expresidente del Deportivo

ALBERTO MARTÍNEZVALENCIA.

Augusto César Lendoiro declaró por videoconferencia por motivos de salud y, desde la distancia, mostró su lado más explosivo. Al margen de sostener que el partido disputado por el Levante y el Zaragoza en mayo de 2011 se amañó, el expresidente del Deportivo dio un paso más al señalar directamente a Sergio Ballesteros. Cayó en una contradicción teniendo en cuenta que, en la fase de instrucción, evitó referirse al que fuera capitán granota. Ayer se explayó. Y, en lugar de ceñirse al fondo del juicio, responsabilizó el club azulgrana y al aragonés de haber arreglado encuentros previos y posteriores.

«Yo creo que toda España era consciente de que el Levante-Zaragoza estaba amañado. No era ninguna novedad que Agapito Iglesias -el entonces presidente del Zaragoza- dijera a mucha gente que él ya se preocupaba de algunos partidos. Era notorio. Existía ese temor. Jugadores del Deportivo se ponen en contacto con compañeros del Levante y le confirman esa noticia», comentó Lendoiro, quien declaró en calidad de testigo. El club coruñés figura como acusación particular, ya que acabó descendiendo.

Eso sí, Lendoiro negó que Sergio González, que tenía pasado deportivista y era jugador del Levante aquella temporada, se pusiera en contacto con él para alertarle: «No habló conmigo porque él y yo no nos hablamos a raíz de la denuncia que presentó contra el Deportivo. La relación estaba totalmente rota». Así, contradijo a Javier Tebas, presidente de la Liga.

Sergio González niega que alertara a Lendoiro: «No había nada de lo que hablar. Fue un partido intenso»

Precisamente, dos horas antes, había declarado Sergio González y ya se había mostrado contundente en este sentido. «Yo no hablé con Lendoiro en ningún momento. No hablé con nadie de nada. No había nada de lo que hablar», afirmó el exfutbolista y actual entrenador del Valladolid, quien reconoció que mantenía buena relación con jugadores que formaban parte de la plantilla del Deportivo en aquella época, como Manuel Pablo, Valerón o Riki: «Seguimos siendo amigos y hablamos». Sin embargo, negó que hablara con ellos sobre un supuesto arreglo del Levante-Zaragoza: «En ningún momento me mostraron preocupación por un posible amaño, sino porque podían perder la categoría». El catalán se quedó fuera de la convocatoria y, desde la grada, vio un encuentro «correcto e intenso».

Después, Lendoiro recordó que Sergio González no era el único exdeportivista que formaba parte de la plantilla del Levante en la temporada 2010-11, sino que también estaba Gustavo Munúa. Sin embargo, el exdirigente se resistió a dar los nombres de las personas de ambos equipos que, presuntamente, mantuvieron contacto.

«Nuestro vestuario habla con el vestuario del Levante y nos llega la noticia clara de lo que era vox pópuli. No me dicen nombres porque eso dentro del mundo del fútbol es lo que ocurre. Toda la plantilla me lo transmitió a mí. Quién hizo la gestión lo desconozco», afirmó Lendoiro, quien añadió que posteriormente llamó a Tebas para advertirle. Pero entró en una contradicción respecto a su declaración en la fase de instrucción. Si en su día se negó a señalar a Ballesteros como organizador o inductor del presunto amaño, ayer sí lo hizo.

«Algo le diría a Tebas porque era público y notorio en toda España que Ballesteros era el que llevaba el peso de las conversaciones de los jugadores del Levante con otros clubes. Pero el tema con el Levante venía de años atrás», comentó Lendoiro, quien vinculó a la entidad de Orriols con el arreglo de otros partidos: «En el Levante no era nuevo y no fue la última vez que ocurrió. Esto estaba amañado y se sabía». También responsabilizó al Zaragoza de más fraudes deportivos.

«Antes del partido sabía del amaño porque ya venía la cosa del partido anterior, Zaragoza-Espanyol. Y había habido circunstancias muy especiales en ese encuentro. Después el Zaragoza invitó al Espanyol a su Trofeo Ciudad de Zaragoza dos años, algo inaudito. Si se viese la contabilidad de ese trofeo y del club es muy posible que llamara la atención lo que pagó por los trofeos cuando normalmente no se pagaba o se pagaba una cantidad mínima. Ya estábamos sobre aviso y cuando llegó la hora de la verdad todo el mundo era consciente de que el Levante-Zaragoza estaba amañado», insistió Lendoiro, apuntando a Agapito Iglesias, máximo mandatario del equipo maño en aquella época: «Por los comentarios de todos los presidentes del fútbol español, eran muchos los partidos en los que estaba involucrado el Zaragoza. Cuando baja el Villarreal, el Zaragoza usa el mismo sistema con el Getafe»

Lendoiro y Sergio González no fueron los únicos testigos que declararon ayer. Hubo cuatro más. David Fernández Borbalán, árbitro del partido, aseguró que vio un encuentro normal: «Es difícil acordarme. Pero no recuerdo nada especial que reseñar». Abrió la sesión José Luis Royo Areste, quien ejercía como subdirector de la sucursal de Bantierra de la que era cliente el exentrenador del Zaragoza, Javier Aguirre. Negó que el mexicano dejara en la oficina folios en blanco firmados y que extrajera una cantidad de dinero importante. También fueron interrogados Santiago Nebot, exabogado de la AFE, y Ana María Magallón Villalba, responsable de recursos humanos del club maño.

Más