https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

De la insolvencia a la paternidad

De la insolvencia a la paternidad

Wellington Silva aduce que su mujer está a punto de salir de cuentas mientras Braulio no puede sufragar su estancia en Valencia durante un mes

ALBERTO MARTÍNEZVALENCIA.

Minutos antes de las nueve de la mañana arrancó un desfile que marca un hito en la justicia española. El escándalo estalló en septiembre de 2014, cuando trascendió la investigación puesta en marcha por la Fiscalía Anticorrupción. Y ayer, cinco años después, se dio el pistoletazo de salida a un macrojuicio histórico. El del presunto amaño en el partido disputado por el Levante y el Zaragoza en mayo de 2011. 36 futbolistas, un entrenador y cuatro directivos se sentaron en el banquillo de los acusados. Ya en la sala Tirant lo Blanch, los jugadores transmitieron relajación durante la jornada inaugural. Todavía no les tocaba declarar. Había que resolver cuestiones previas. Sin embargo, como era de esperar, sus abogados se afanaron para desplegar un abanico de argumentos que permitan a sus clientes ausentarse durante la mayor parte de las sesiones. Al margen de los compromisos profesionales, los letrados pusieron sobre la mesa otras llamativas razones.

Los abogados de los acusados solicitaron la dispensa de asistencia de sus representados salvo aquellos días en los que les corresponda declarar o en las sesiones en las que resulte estrictamente necesario. Y es que la mayor parte de los futbolistas señalados continúan en activo. Como Wellington Silva, quien milita en el Internacional brasileño. Precisamente, el letrado del exlevantinista expuso un motivo añadido a la hora de efectuar la petición.

«Ha comparecido pero tiene suspendido su contrato con amenaza de resolución. Tiene tres competiciones en curso, mañana -por hoy- tiene la semifinal de la Copa de Brasil y se la va a perder. La final es de dos partidos, el 11 y 18. Queremos que su declaración sea lo antes posible y que pueda asistir y evitar la resolución. Además, su mujer espera el nacimiento de su hijo. Dentro de tres o cuatro días sale de cuentas», apuntó el abogado de Wellington.

Para los futbolistas que compiten fuera de España, los letrados reclamaron especial celeridad. Caicedo juega en la Lazio, Xisco Muñoz entrena a un conjunto georgiano, Xavi Torres ha fichado por un club de Kuwait, Jefferson Montero milita en el Birmingham... El ecuatoriano acudió con muletas. También sorprendió el caso de Adam Pinter. «Vive en Budapest y su equipo sólo le ha dado dos días. La empresa puede resolver su contrato por no haberse presentado. Además, su esposa dio a luz anteayer», comentó su abogado. Pero, sobre todo, impactaron las circunstancias que rodean a Braulio Nóbrega. «Vive en Puerto del Rosario y se encuentra en situación de desempleo. Está en una situación económica precaria y no puede sufragar su estancia aquí durante un mes», desveló su letrado.

Al mismo tiempo, la abogada de Rubén Suárez, Javi Venta y Rafa Jordà aportó un documento de primas del Levante que demuestra que el club premiaba a todos los jugadores granotas «dependiendo de la clasificación en cada jornada». En el banquillo también se sentaron cuatro traductores que ayudaron a exfutbolistas del Zaragoza. No pasaron desapercibidos dos abogados mediáticos como Jaime Bremond, quien apareció con su inconfundible sombrero, y José Antonio Choclán, quien en su día defendió a Cristiano Ronaldo y ahora hace lo propio con Gabi.