https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

La hora de la verdad para Tito

Tito, pensativo durante una entrevista. / damián torres
Tito, pensativo durante una entrevista. / damián torres

El consejo del Levante debe decidir esta tarde si renueva al director deportivo

M. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Quico Catalán y un consejo tan presidencialista como el del Levante no las tienen todas consigo con Tito. De otro modo, no se entiende la penitencia a la que se ha sometido al director deportivo que, siendo un novato en este cargo, ha cumplido el objetivo del club en dos temporadas consecutivas. Cerrada la continuidad del presidente a finales de 2018, todo apuntaba a que la decisión sobre el futuro del técnico de Benidorm era inminente. Pero no. La directiva se lo ha tomado con calma, le exigió un proyecto de futuro para dictaminar después de Fallas. El momento de la verdad ha llegado.

El consejo granota se reúne esta tarde. En principio, no va más. Vicente Blanco 'Tito' sabrá esta tarde si su futuro sigue vinculado a la dirección deportiva. Antes de Fallas, la directiva le pidió un proyecto de futuro para las próximas temporadas. Esta decisión lleva implícito el temor a la improvisación que ha generado el caos en otros clubes como Granada, Deportivo o Málaga, todos ellos en Segunda.

Se quieren unas líneas maestras para, por ejemplo, no tener que destituir a un entrenador a mitad de temporada y apostar por otro, con perfil totalmente diferente, una vez iniciada la Liga. Sucedió con Muñiz -el técnico que, por otra parte, logró el ascenso- cuando lo relevó Paco López. La firme apuesta por el de Silla, un preparador sin experiencia en Primera pero con una prolongada trayectoria, es uno de los grandes aciertos de Tito.

Las inversiones de este verano son un traspié para Tito, que debe defender su proyecto de futuro

También el dato innegable de que lleva dos temporadas consecutivas cumpliendo el objetivo. En la primera, con la presión de ser un recién descendido, el Levante ascendió a Primera con una sorprendente autoridad. Nada sencillo, por mucho que los clubes que bajen tengan las ayudas al descenso: Málaga, Dépor y Las Palmas, sobre todo, lo están sufriendo en sus carnes.

Y en Primera, después de un gran inicio, Tito sostuvo a Muñiz y cuando tuvo que tomar la decisión drástica acertó con el cambio. En el debe del alicantino están algunas de las decisiones en el mercado de fichajes. Hay una realidad, que es la falta de fortuna a la hora de elegir delanteros en el último año y medio.

Especialmente la temporada pasada, este hecho fue un duro lastre. La lesión de Roger lo agravó todo. Luego salieron mal casi todas las apuestas: Nano, Pazzini, Sadiku... Este verano tampoco se ha afinado -al menos de momento- con Raphael Dwamena.

Porque a los fichajes de la dirección deportiva de Tito hay que ponerlos en cuarentena. Sobre todo los de las dos temporadas en Primera. El año pasado, los Bardhi, Lukic o Boateng no empezaron a dar rendimiento hasta mitad de la Liga. Este curso ha ocurrido lo mismo con Moses Simon, Dwamena y Vukcevic, tres costosos fichajes en los que se invirtió buena parte del dinero del traspaso de Lerma. De los tres, sólo el carrilero nigeriano parece contar ya con minutos, hallando un hueco desde que se supo de Jason se irá en verano al Valencia. El delantero y el mediocentro montenegrino se quedan muchas veces incluso fuera del as convocatorias.

Tito defenderá esta tarde su proyecto. Después, el consejo tomará una decisión. Pero lo cierto es que el director deportivo alicantino no ha dejado de trabajar en la plantilla de la próxima temporada. Y con Paco López, el entrenador por el que apostó tras la destitución de Muñiz y por el que siguió dando la cara cuando concluyó la temporada.

Ya se ha firmado la renovación de Postigo y de Toño. El club tiene apalabradas las llegadas de Hernani y Clerc libres cuando concluya la actual temporada. Al final son piezas del proyecto de Tito Blanco, que ha tenido una patata caliente, casi ardiendo: decidir y defender si cuenta para su proyecto con el secretario técnico, Luis Helguera, que llegó el verano pasado.