https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

La Fiscalía sube a 1,7 millones el precio que se pagó para amañar el Levante-Zaragoza

La Fiscalía sube a 1,7 millones el precio que se pagó para amañar el Levante-Zaragoza

Las acusaciones elevan su petición de pena de multa hasta los 3,4 millones y el juicio se paraliza por los cambios en las conclusiones

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLE

Vuelta de tuerca en el juicio por el presunto amaño del Levante-Zaragoza disputado en mayo de 2011. Ayer, en el turno de las conclusiones definitivas, la Fiscalía introdujo unas sensibles modificaciones que incrementan la gravedad de la causa y que desencadenan una paralización del procedimiento hasta el jueves. Y es que los abogados defensores solicitaron más tiempo para adaptarse a las nuevas circunstancias y preparar minuciosamente las alegaciones. Tras la fase de declaraciones y pruebas periciales, el Ministerio Público eleva el precio del supuesto fraude deportivo hasta los 1,73 millones de euros. Casi el doble de la cantidad contemplada en la instrucción.

Hace un mes, cuando arrancó el juicio, la Fiscalía acusaba a los exjugadores y exdirectivos del Zaragoza de pagar 965.000 euros a los futbolistas que militaban en el Levante para arreglar el encuentro. El conjunto maño necesitaba la victoria para salvarse, mientras que los granotas habían logrado la permanencia una semana antes. El Ministerio Público se basaba en el valor de las transferencias que, durante los días previos, el club aragonés había realizado a parte de su plantilla, así como al entrenador y al director deportivo. Dinero que, según la investigación, fue extraído para que acabara en las manos de los futbolistas azulgrana.

Sin embargo, ahora la Fiscalía añade 765.000 euros «que se emplearon con el mismo objetivo fraudulento». Esta cantidad salió en metálico de las cuentas del Zaragoza durante los días previos al partidos. Según los exdirigentes del club aragonés, tanto este montante como los 965.000 euros transferidos correspondían a primas para sus futbolistas por la permanencia en Primera División. Y sostienen que se pagaron con anterioridad al partido porque la plantilla no se fiaba de la situación económica de la entidad. Sin embargo, los exjugadores del equipo maño niegan haber percibido tal incentivo por la salvación.

«El Real Zaragoza, con el objetivo de garantizarse la permanencia en Primera División, necesaria para que el concurso voluntario de acreedores que había instado saliese adelante destinó para la compra del partido un total de 1.730.000 euros, con el fin que los jugadores del Levante no saliesen a ganar el partido permitiendo la victoria del Real Zaragoza, cuyo descenso a Segunda División podría suponer incluso la desaparición de la sociedad deportiva», señaló ayer la Fiscalía. Unas conclusiones a las que se han adherido las acusaciones particulares: la Liga y el Deportivo.

La Fiscalía no altera las penas de prisión solicitadas, que son de dos años por delito de corrupción deportivo y, en el caso de los entonces dirigentes del Zaragoza, otros dos por falsedad documental. En cambio, en comparación con el escrito de calificación presentado en su día, sí existen modificaciones ostensibles en las multas pedidas.

El Ministerio Público, la Liga y el Deportivo reclaman ahora una multa de 3,46 millones para cada uno de los acusados, mientras que anteriormente la cifra solicitada era de 1,93. Además, cabe recordar que los jugadores se exponen a «la inhabilitación especial para la práctica del fútbol profesional, así como cualquier actividad relacionada con la misma sea de entrenador , director o gestor de un club profesional de fútbol y de cualquier actividad deportiva de enseñanza de deporte, así como de participar en cualquier categoría a nivel de selección nacional de fútbol por tiempo de seis años».

La Fiscalía, por su parte, añadió en las conclusiones definitivas un párrafo que no aparecía en el escrito provisional y que provocó la reacción inmediata del abogado de Ivan Obradovic. El Ministerio Público asegura que los jugadores del Zaragoza, pese a sus declaraciones durante el juicio, «tuvieron conocimiento de las cantidades entregadas supuestamente en concepto de primas» y «colaboraron activamente» en el amaño. Un nuevo escenario que se basa en que los jugadores no presentaron alegaciones a la hora de adherirse al convenio de acreedores del club aragonés. Cabe recordar que la entidad maña, a la hora de justificar estos pagos de cara al concurso y la Agencia Tributaria, confeccionó unas nóminas en concepto de «paga extra».

Ante este giro, que puede resultar clave dentro de la implicación de los exfutbolistas del Zaragoza en el presunto amaño, los abogados de Ivan Obradovic y Javier Paredes solicitaron al juez que volvieran a ser interrogados para aclarar que no tenían constancia de tales nóminas extraordinarias. El magistrado aceptó y declararán el próximos jueves. Además, a raíz de las modificaciones sobre las cantidades, los abogados pidieron un aplazamiento para preparar sus defensas. El procedimiento se retomará el lunes 14 con la exposición de los informes. En principio, el miércoles 16 deberán asistir todos los acusados para el turno de última palabra.