https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El extraño préstamo de Juanfran

Juanfran, en primer plano, a la entrada del juzgado. / efe
Juanfran, en primer plano, a la entrada del juzgado. / efe

Un testigo del futbolista granota trata de justificar la devolución de 11.000 euros

A. G. R.VALENCIA.

Raúl Reina es amigo de Juanfran, uno de los jugadores del Levante UD que participó en aquel encuentro contra el Zaragoza ahora bajo sospecha. «Le pedí un préstamo por un problema que me había surgido», relató ayer al juez sin ofrecer muchos más detalles. El futbolista le dio el dinero. No hubo recibo pese a que el testigo indicó que le sugirió firmar un recibí.

El amigo devolvió el dinero, unos 11.000 euros, en dos partes. Esta es una de las explicaciones que dio el deportista de por qué sus gastos se reducen tras la celebración del partido. El motivo era que contaba con ese dinero en efectivo que le había entregado su amigo como pago de la deuda.

Las acusaciones preguntaron acerca de esta extraña operación y cómo consiguió el deudor parte del dinero. «Tuve un par de trabajos buenos», admitió. Pero la realidad, como explicó al juzgador, es que no pudo justificar de ninguna forma ese tipo de transacción económica. El testigo no recordaba los ingresos anuales que tiene ni por los que tributa en la declaración de la Renta.

El testigo del deportista no puede demostrar documentalmente el pago de la deuda

La defensa del expresidente del Real Zaragoza, Agapito Iglesias, también presentó el testimonio de Javier Bazuco, amigo y socio de Iglesias, que declaró que estuvieron juntos la semana del 15 al 20 de mayo de 2011 en Dublín (Irlanda) para presenciar la final de la Liga Europa invitados por un representante de futbolistas. Durante su declaración, Iglesias explicó que era imposible que los futbolistas del Real Zaragoza, como algunos aseguraron, le entregaran el dinero que supuestamente sirvió luego para amañar el encuentro ante el Levante porque estaba fuera de España en los días previos al partido investigado, tal y como sostuvo su socio.

El administrador concursal del Real Zaragoza, Carlos Terreu Lacort, indicó ayer que dieron por «buenas» las explicaciones dadas por el club maño para justificar la salida de 1,7 millones de euros y, que según ha detallado, eran primas para los jugadores de la plantilla por lograr la permanencia en Primera División.

La Fiscalía cuestionó al administrador concursal del Real Zaragoza desde junio de 2011 que la contabilidad refleja que los pagos se realizaron antes de haber conseguido el objetivo deportivo y Carlos Terreu Lacort mantuvo que le «pareció razonable» que se les hubiera adelantado el pago porque los jugadores «llevaban tiempo» sin cobrar.

El administrador concursal también reconoció que no pudieron comprobar que los futbolistas hubiesen recibido el dinero, pero «que dieron por bueno ese pago» al haber recibido la documentación del Real Zaragoza de la salida del dinero de la caja del club maño tanto en efectivo como por transferencia bancaria. Terreu Lacort explicó que ninguno de los administradores concursales participaron en la confección de las nóminas que, según el fiscal, el Real Zaragoza usó para justificar la salida del dinero bajo sospecha y que presuntamente sirvió para comprar el partido ante el Levante en mayo de 2011.

El juez dijo al finalizar la sesión de ayer que maneja que la causa quede vista para sentencia el martes o el jueves de la próxima semana tras el turno de última palabra. Los acusados deberán acudir para este trámite.