https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Aitor y Simon sacan lustre a la copa

Levante-Lugo, Copa del Rey. / EFE

El Levante sella el pase a octavos con goles de Coke y Dwamena en un partido abierto que permite lucirse al arquero

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLE

La Copa del Rey sirve de válvula de escape. Algo que entendieron mejor que nadie Aitor Fernández y Moses Simon. En un Levante experimental, estos dos futbolistas mostraron sus credenciales y dieron la talla para celebrar el pase a los octavos de final. Tanto el guardameta como el extremo, sin oportunidades en Liga, aprovecharon la ocasión para reivindicarse. Aunque no fue una clasificación sencilla. En absoluto. Los goles de la sentencia, firmados por Coke y Dwamena, llegaron en el tramo final después de que el portero guipuzcoano resistiera las embestidas del Lugo. El encuentro se abrió de forma trepidante en el segundo acto, ya que el conjunto gallego necesitaba arriesgar tras el 1-1 firmado en Anxo Carro. La calidad acabó imponiéndose y los de Paco López escalan en el torneo del KO, que seguirá ofreciendo un atractivo escenario a los fichajes necesitados de minutos. La segunda unidad todavía debe curtirse.

Sólo Róber y Cabaco repitieron en el once respecto al partido ante el Athletic. Nueve cambios que permitieron dosificar esfuerzos e ir descubriendo a algunos de los fichajes de verano. En especial, a Vukcevic, Dwamena y Simon, por quienes el club ha realizado elevadísimas inversiones. Ni más ni menos que 18,5 millones de euros desembolsó la entidad granota por los tres. Hasta ahora no se han hecho un sitio en Liga, por lo que ayer tenían la oportunidad de dar un golpe sobre la mesa.

Paco López, sin el lesionado Postigo, evitó forzar a los tres centrales disponibles, ya que el domingo toca visitar al Eibar en Liga. De esta forma, para encajar las piezas, el preparador valenciano renunció al sistema de 3-5-2 y volvió a instaurar una defensa de cuatro hombres. El Levante entró en el partido con la relativa tranquilidad que concedía el resultado del partido de ida. Sin embargo, el Lugo dio un toque atención a las primeras de cambio. Sólo habían transcurrido 30 segundos cuando Juan Muñiz hizo temblar la portería azulgrana. El centrocampista asturiano disparó un obús desde 25 metros que se estrelló en el poste y, tras tocar en la espalda de Aitor Fernández, el balón se marchó a córner.

.

La réplica llegó a los seis minutos. Coke se encontró un balón en el área pequeña y su disparo fue repelido por Campillo bajo palos. El lateral, con el brazalete de capitán, se echaba las manos a la cabeza. No se lo podía creer. También era un día especial para Vukcevic. El mediocentro montenegrino, a quien irremediablemente le acompaña la etiqueta de fichaje más caro de la historia del club, se sentía a gusto sobre el césped de Orriols. Demostraba que tiene recursos al margen de la capacidad de destrucción. Posee criterio con el balón en los pies, intenta romper líneas con sus pases e incluso se incorpora al ataque buscando el gol. No cuenta con el despliegue físico ni el dinamismo del añorado Lerma, pero se trata de un centrocampista completo. Habrá que esperar para saber si su adaptación va por los cauces previstos.

Paco López apostó por un once especialmente ofensivo. Los futbolistas, que en ocasiones se distribuían en forma de 4-3-3 y otras veces adoptaban el dibujo de 4-4-2, gozaban de libertad en ataque. Boateng, Mayoral, Dwamena y Simon intercambiaban con facilidad sus posiciones en punta y en las bandas.

En uno de esos movimientos, Mayoral gozó de su primera gran ocasión. El de Parla, con algo de fortuna, recibió un pase en profundidad de Boateng pero no tuvo la lucidez necesaria para definir. Cruzó en exceso el lanzamiento. El cuadro azulgrana se adueñaba cada vez más del encuentro y todos los balones pasaban por un Coke que hacía muchísimo daño con sus incorporaciones al ataque. La lateral, todo un líder.

2 Levante UD

Aitor, Coke, Rober Pier, Cabaco, Luna, Moses Simon (Rochina, m.78), Prcic, Vukcevic (Campaña, m.68), Boateng (Jason, m.64), Mayoral y Dwamena

0 CD Lugo

Varo, Vieira (Dani Escriche, m.75), José Carlos, Bernardo, Kravets, Sergio Gil, Juan Muñiz, Campillo, Aburjania, Guille Donoso (Campabadal, m.50) y Jona (Dongou, m.57)

GOLES:
1-0, m.80: Coke. 2-0, m.92: Dwamena
ÁRBITRO:
Cuadra Fernández (Colegio balear). Mostró tarjeta amarilla a los locales Boateng y Cabaco y al visitante José Carlos
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, disputado en el Ciutat de València ante 10.805 espectadores

El Levante, sin sufrir en defensa, apretaba al Lugo. Simon, muy activo, se alzaba como el jugador más eléctrico y desequilibrante. A base de arrancadas, se asociaba con Dwamena y Mayoral, aunque faltaba acierto. Los azulgrana desperdiciaban oportunidades clarísimas.

Ya en el segundo acto, Simon se encontró un balón en la banda derecha tras una inocente pérdida del Lugo y fabricó un preciso centro para Boateng, cuyo cabezazo en plancha se marchó rozando el palo. Lástima. Apenas unos minutos después, la conexión entre el nigeriano y el ghanés volvió a dar frutos, pero Dwamena no supo culminar la jugada.

Entonces despertó el Lugo. Era el momento de Aitor. Y el de Arrasate, a la sombra de Oier Olazábal en Liga, respondió a lo grande. Entre el minuto 59 y el 62, el ágil portero se tuvo que emplear a fondo para evitar el gol hasta tres veces. Tanto Aburjania como Dongou se toparon con el guardameta vasco, bien colocado y sobrio. También demostró valentía a la hora de salir con velocidad y adelantarse al atacante rival.

Pero todavía debía llegar la intervención más brillante de Aitor. En un contragolpe del Lugo, Campabadal se plantó solo ante el portero guipuzcoano, quien exhibió esos reflejos con los que causó sensación la temporada pasada en Segunda División. Dio un paso al frente y se asomó al balcón del área para tapar lo máximo posible los espacios al futbolista catalán. Desvió el cuero con la pierna derecha. Providencial.

Paco López recompuso la medula, metiendo en el campo a Jason, Rochina y Campaña. El sevillano, aclamado por la grada, envió un balón al palo y Mayoral, quien recogió el rechace, tiró por encima del larguero. El partido estaba más abierto que nunca. Había alternativas.

Entonces llegó la tranquilidad. Campaña sacó un córner, Róber peinó el esférico y Coke cabeceó al interior de la red. 1-0. A partir de ahí, el Lugo adelantó todavía más sus líneas y el Levante perdonó. Mayoral no tuvo su día, disparando primero al palo y luego demasiado cruzado.

Aitor, muy atento, evitó la prórroga y Dwamena sentenció en el tiempo añadido. El Lugo se había volcado en un saque de esquina, con su portero subiendo al área granota en busca de la hazaña. Cabaco despejó con la testa y Rochina se inventó un pase magistral para el ghanés. El potente ariete recogió el cuero en el centro del campo, emprendió una cabalgada escapando de Bernardo y marcó con la portería completamente vacía. Su primer gol con la camiseta del Levante. El conjunto azulgrana se planta en los octavos de final de la Copa explorando su fondo de armario y sin renunciar a nada.

 

Fotos

Vídeos