https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Fútbol | Levante UD

Orriols se olvida de retener los puntos

Róber Pier y Sergi Enrich pugnan por un balón aéreo durante el partido disputado ayer en el Ciutat de València. / EFE

El Levante deja escapar el triunfo contra el Eibar en el tramo final, una fragilidad vista ante el Villarreal y el Madrid en las anteriores citas en casa

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLE

Un Levante reincidente. Que vuelve a encogerse en el momento decisivo del partido. Ayer, al igual que ocurrió en los dos anteriores choques disputados en el Ciutat de València, el conjunto azulgrana cedió en el último cuarto de hora. No supo cerrar el encuentro. Otra vez. Como frente al Villarreal y el Real Madrid. Los de Paco López se despidieron del triunfo ante el Eibar en el tramo final debido a un descuido defensivo demoledor. Fue un duelo abierto y atractivo, aunque los vistosos goles de Morales y Rochina sólo sirvieron para lograr un empate que sabe a poco. Sobre todo teniendo en cuenta los resultados ajenos. La extraordinaria remontada firmada por el Celta contra el Villarreal ha encarecido la permanencia, por lo que los granotas terminan la jornada a sólo cuatro puntos del descenso. Nuevo jarro de agua fría en Orriols.

El partido arrancó con frialdad. Tanto en temperatura como en ambiente de la grada. No era la olla a presión que había imaginado Paco López durante los días previos al encuentro. Pero tocaba adaptarse a las circunstancias. El técnico de Silla recuperó un líder para la causa, ya que Sergio Postigo regresó al once inicial después de casi tres meses.

Había muchas imprecisiones y dudas en la distribución del balón durante los primeros instantes. La presión alta e intensa que presentaba el Eibar apenas dejaba respirar. El Levante tenía serios problemas para sobrepasar esa asfixiante línea. Pero la primera vez que lo hizo, picó. Clavó su aguijón. Fue letal.

La jugada nació de las botas de Mayoral, a quien Paco López le entregó la titularidad por segunda jornada consecutiva en detrimento de Roger. El delantero madrileño abrió el juego a la banda izquierda y Luna fabricó un gran centro con destino a Morales. El Comandante encontró la espalda de Ramis para rematar a placer. Ajustó el balón al palo y rubricó su noveno gol en Liga. Era el minuto cinco y, en un mediodía lluvioso y desapacible, había seguidores que estaban accediendo al estadio.

Sólo un minuto después, el Levante acarició la segunda diana. Perdonó. Rochina desplegó su clase con un fantástico pase entre líneas para Morales, quien encaró a Dmitrovic pero acabó decantándose por asistir a un Mayoral que llegaba al segundo palo. Sin embargo, el cuero fue interceptado por la zaga.

Morales hacía muchísimo daño con sus desmarques, aunque faltaba acierto en el último pase. El Levante trataba de explotar las espacios, mientras que el Eibar buscaba hacerse con el dominio del esférico. Los de Mendilibar cobraban presencia y obtuvieron el premio a balón parado. El exgranota Pedro León, quien disputó su segundo partido en toda la temporada, fue el encargado de ejecutar la falta que desencadenó el empate. Róber falló al despejar el cuero y Escalante, muy atento en el área, golpeó con contundencia para mandarlo a la red. Había que reponerse.

Era un partido de alternativas. El Levante y el Eibar pusieron sus cartas sobre las mesa. Sin rodeos. Y en el minuto 26 se pasó del posible 1-2 al 2-1. Mayoral, otra vez él, bajó al centro del campo para colaborar en las tareas de construcción y orientar el juego. Conectó con un Morales que descubrió una laguna por la banda izquierda. Cabalgó, se acercó al área, fintó y asistió a Rochina. El saguntino, llegando desde atrás, utilizó su pierna menos buena -la izquierda- para fabricar un excelso lanzamiento desde el balcón del área que entró lamiendo el poste.

Sólo unos segundos antes, Sergi Enrich había desperdiciado una oportunidad de oro para haber dado la vuelta al marcador. Tras una vertiginosa internada de Peña, el delantero balear intentó rematar con el tacón. Una floritura que no tuvo el efecto deseado, ya que ni rozó la pelota. Entonces apareció Simon, quien estaba pasando desapercibido, para recoger el cuero junto a la línea de fondo. En lugar de rifarlo, optó por mimarlo y poner en marcha la jugada que desembocaría en el 2-1.

El duelo alcanzaba un ritmo altísimo. El Levante se asociaba con fluidez en cuanto recuperaba el balón, con un Mayoral que en varias ocasiones parecía un centrocampista más. Al de Parla le sobra calidad. Es un virtuoso controlando el esférico, aguantándolo de espaldas y ejecutando la mejor opción para construir fútbol. Le falta instinto goleador. Pero ayer, con Bardhi apagado y Campaña intermitente, el ariete madrileño aportó oxígeno en la medular.

En cualquier caso, el Eibar seguía completamente metido en el partido, trenzando jugadas largas para buscar la meta de Aitor. Y así, pasada la media hora, Orellana protagonizó un eslalon para sacar un latigazo desde la frontal del área que se estrelló en el larguero. El chileno se alzaba como uno de los futbolistas más desequilibrantes del cuadro guipuzcoano. Los de Mendilibar se presentaron en el Ciutat con un planteamiento valiente. Y sus pérdidas se convertían en oro para el Levante, que generaba peligro a base de contragolpes.

Tras el descanso, el Levante saltó al césped con una intensidad máxima. Lanzado a por el tercer gol. Sin embargo, faltaba clarividencia para culminar las ofensivas. Los azulgrana continuaban sin acertar en el último pase, algo que daba vida a un Eibar que seguía moviendo el esférico con criterio y confianza. El cuadro armero volcaba su juego en las bandas y colgaba cada vez más balones al área. La zaga granota resistía.

Pero el Levante tenía clarísimo cuáles eran sus armas. En el minuto 60, Vezo recuperó el cuero en la zona de tres cuartos de campo y enfiló hacia la portería de Dmitrovic. Antes de pisar el área, se sacó de la chistera un genial pase con el exterior para Mayoral, cuyo cañonazo impactó en el travesaño. Una lástima que el madrileño no pudiera culminar su actuación con un gol.

Sólo cuatro minutos después, los granotas volvieron a desperdiciar un contraataque. Morales y Luna hilvanaron una sensacional incursión por la banda izquierda y el lateral, quien ha recuperado sus mejor versión tras pasar varios meses a la sombra de Toño García, conectó con Simon. El nigeriano, con el arquero vendido, disparó al lateral de la red. El africano y sus compañeros se llevaban las manos a la cabeza. Quizás se imaginaban lo que podía venir.

Paco López retiró a Bardhi y metió a Coke, apostando por un 5-4-1 que permitía reforzar las bandas, por donde más daño hacia el Eibar. Sin embargo, el Levante estaba cada vez más encerrado, jugando con fuego. Había nervios. Y en el minuto 78, tras una pérdida de Luna, el equipo vasco puso las tablas. El lateral zurdo empañó su actuación regalando el balón a Peña. Entonces Orellana asistió a Sergi Enrich para que fusilara a Aitor. El de Silla introdujo a Vukcevic y Roger, aunque no se produjo la reacción esperada. Los granotas, que se miden al Athletic y el Huesca esta semana, ven cómo el margen de error se reduce. Toca amarrar los puntos.

2 Levante UD

Aitor, Vezo, Rober Pier, Postigo, Simon (Vukcevic, m.79), Rochina (Roger, m.84), Campaña, Bardhi (Coke, m.69), Luna, Morales y Mayoral

2 SD Eibar

Dmitrovic, Peña, Ramis, Oliveira, Cucurella, Pedro León (Marc, m.72), Escalante (Sergio, m.85), Jordán, Orellana, Sergi Enrich y Kike García (Charles, m.63)

GOLES:
1-0, m.5: Morales. 1-1, m.19: Escalante. 2-1, m.27: Rochina. 2-2, m.78: Sergi Enrich
ÁRBITRO:
Prieto Iglesias (Comité navarro). Mostró tarjeta amarilla a Bardhi y Vukcevic del Levante y a Cucurella del Eibar
INCIDENCIAS:
partido de la jornada 29 de LaLiga Santander disputado en el estadio Ciutat de València ante 17.179 espectadores.