https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante se toma la Liga como un thriller

Los jugadores del Levante celebran sus goles. / J. Signes

Como en una película, ofrece su mejor versión cuando estaba en situación límite

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZAValencia

En los clásicos thriller -o películas de acción para quienes prefieran evitar los anglicismos-, los típicos 'Rambo, o 'Jungla de Cristal', o el que sea, el bueno buenísimo siempre gana. Consigue una heroica victoria, pero no antes de recibir una buena tunda. Magullado, ensangrentado, cojeando y exhausto, celebra haber salvado el pellejo cuando estaba a punto de perecer. El guión se repite una y otra vez. La Liga no es un largometraje de acción y el Levante no está todavía salvado. Pero el equipo sí parece haberse tomado la competición como tal, pues ha reaccionado cuando tenía el agua al cuello. Cuando había entrado en descenso, en vísperas de visitar al casi inabordable Barcelona, el equipo de Paco López firmó una de sus mejores actuaciones de la temporada y goleó a un Betis que padece de la misma debilidad defensiva que tanto ha castigado últimamente a los granotas.

Pero la clave no estuvo sólo en la inspiración ante la portería de Pau López. Esta vez, Aitor pasó inadvertido y esa fue la mejor noticia. El vasco puso el cerrojo a la puerta granota después de once partidos consecutivos encajando. Un mundo. Como los nueve que ha permanecido el Levante sin ganar o los tres meses -desde el Valladolid en enero- sin hacerlo en casa. Para ello, Paco López modificó el esquema, devolviendo al desván ese 3-5-2 que le sirvió de salvavidas en la primera crisis del curso.

«Lo hemos hecho en las últimas jornadas y durante el partido». El que avisa no es traidor. Paco López ya dejó entrever que se planteaba cambiar el dibujo táctico. La realidad es que el Levante, pese a acabar con diez y en la locura del final, estuvo más compensado contra el Espanyol desde que formó con defensa de cuatro. Y el técnico sabía que el Betis querría el balón y trataría de encerrarle. Los granotas también fueron valientes en ese sentido y, lejos de caer en la tentación de esperar atrás para matar a la contra, quisieron ser protagonistas.

Quizás ahí estuvo la clave de que el Levante marcase primero. En que el equipo salió sin complejos, con vocación ofensiva y a sabiendas que su rival también tiene en el sistema defensivo su talón de Aquiles. También es cierto que los granotas acertaron pronto, en cuanto llegaron con peligro al área de Pau López. En una acción por banda derecha, en el flanco donde más sufrían los verdiblancos. Coke amagó el centro. Un par de minutos antes lo había ensayado él, sin peligro por encima de la portería. 'Mejor se la cedo a Jason', debió pensar. Y el gallego la puso perfecta para que Campaña se disfrazase esta vez de estilete.

El gol reforzó al Levante sobre el césped. Dio un paso atrás, pero para esperar al Betis, que en toda la primera parte no tuvo ocasiones claras para perforar la portería de Aitor. Más bien al contrario, el Levante creaba peligro cada vez que se acercaba a los dominios de Pau López. El guardameta, despistado por Loren y por el saque de córner cerrado de Campaña, hizo el segundo tanto de los granotas. Y poco después, en el mejor momento de los levantinistas, Morales hizo el tercero, aunque Jaime Latre lo anuló, a instancias del VAR. Todo hay que decirlo, había fuera de juego de Bardhi, y tampoco se puede quejar el equipo de la tecnología.

Jaime Latre tuvo que ir al monitor, algo que ya ocurrió la jornada pasada para el Espanyol. En aquella ocasión sirvió para anular el tanto de Marc Roca y en esta, para señalar un penalti de Guardado sobre Morales que el colegiado no había estimado como tal. El propio Comandante lo transformó.

El partido murió aquí. A Setién ya no le salió nada. Hizo cambios valientes, casi kamikazes, para tratar de convertir el partido en un caos donde la fortuna le sonriese. Era casi tan complicado como ganar un Euromillón. El Levante estaba desmelenado, con una ventaja de tres goles y seguro de sí mismo.

Paco Lopez dio minutos a Moses Simon y hasta a Dwamena, que llevaba mes y medio sin jugar. El africano no tuvo incidencia en el juego. Por contra, el que apareció una vez más fue Coke para redondear la goleada de los granotas. Locura en el estadio, tanto en el césped como en las gradas. Futbolistas y público necesitaban recuperar la confianza, en sí mismos y unos con los otros. Va a hacer falta porque el bueno de la película aún no ha salvado el pellejo. Todavía quedan cuatro episodios de esta Liga de sufrimiento.

4 Levante UD

Aitor, Rober Pier, Vezo, Coke, Toño, Vukcecic (Moses Simon, m.66), Campaña (Chema, m.85), Bardhi, Jason, Morales y Mayoral (Raphael Dwamena, m.77)

0 Real Betis

Pau López, Emerson (Joaquín, m.46), Mandi, Bartra, Sidnei, Junior, Kaptoum, Guardado, Canales (Diego Laínez, m.71), Sergio León (Tello, m.59) y Loren

GOLEs:
1-0, m.9: Campaña. 2-0, m.32: Campaña. 3-0, m.56: Morales, de penalti. 4-0, m.81: Coke
ÁRBITRO:
Jaime Latre (Comité aragonés). Mostró tarjeta amarilla a los levantinistas Vukcevic y Rober Pier y a los béticos Sidnei, Mandi y Kaptoum
INCIDENCIAS:
partido de la jornada 34 disputado en el estadio Ciutat de Valencia ante 20.300 espectadores