https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El VAR no existe para el Levante

Jason trata de arrebatar un balón a un jugador del Leganés en el Ciutat. / EFE

El árbitro no concede un gol legalque habría permitido sumar un punto

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZA

Quizás Quico Catalán deba hacer algo más que una llamada a Velasco Carballo para que le detalle el protocolo del VAR. Puede que ya toque elevar el tono, pedir explicaciones o incluso exigir que alguien compruebe si se revisan las acciones polémicas en las dos áreas durante partidos del Levante. Tras el penalti que sólo oyó Carvajal ayer se produjo la falta que únicamente sintió Cuéllar, el mejor actor al sur de Madrid. El portero extremeño solventó con una interpretación de Oscar su enésima cantada por arriba y Gil Manzano se lo concedió. Pitó la fantasmagórica infracción un segundo antes de que Coke rematase. Si hubiese permitido acabar la jugada, habría podido comprobar que el tanto era absolutamente legal y habría dado validez al justo empate que habría permitido a los granotas rascar un punto ante un rival directo.

La realidad es que al equipo le llevan perjudicando dos semanas seguidas. Porque resulta increíble que el colegiado viese falta cuando Mayoral tenía la posición ganada, fuera del área pequeña. Cuéllar salió a por uvas, despejó mal y se dejó desplomar sobre el césped. El gran remate de Coke acabó en la red, pero el colegiado se pasó de rápido con el silbato y ya no pudo consultar el VAR. El Levante, eso sí, debe hacer autocrítica porque perdió el partido en un error garrafal en cadena... ¡en una acción ofensiva propia! El resultado, en todo caso, ya es inamovible y la sensación es de que entre unas cosas y otras se ha perdido una ocasión inmejorable para marcar una distancia con el descenso casi definitiva. Al menos se salvó el golaveraje particular con un rival directo, que hasta pudo igualarlo en el tramo final del encuentro.

La duda de inicio estaba en quién completaría el puzzle que dejó incompleto Rochina con su absurda segunda amarilla frente al Real Madrid. Sin la posibilidad del juicio sumarísimo al que seguramente le someta el Ciutat en cuando pise el césped de Orriols, Paco López optó por echar mano de Jason para la medular. Mantuvo a Moses en banda -mucho mejor en ataque que en defensa, errático en ocasiones- y sentó a Roger para que Mayoral acompañase a Morales.

Con el Leganés mordiendo arriba en el inicio, la defensa granota concedió dos ocasiones claras casi en el inicio. Antes incluso de que muchos aficionados entrasen en Butarque, sobre todo la grada de animación local, que se ausentó los primeros cinco minutos en protesta contra los partidos de los lunes. La entrada de la hinchada más ruidosa coincidió con el sonido seco del disparo de Óscar contra la portería de Aitor. Poco después, sería Braithwaite quien de forma inexplicable perdonó desde el punto de penalti en un desajuste de la zaga granota que aprovecharon los madrileños.

Pasado el chaparrón, lo más decepcionante fue que el gol del Leganés llegase en una acción de ataque del Levante. Mala ejecución de una falta lateral, mal repliegue ante la pérdida de balón, falta de velocidad y agresividad del último defensor, nefasta salida de Aitor. Este cúmulo de errores resumen el tanto de Óscar con el que los locales se adelantaron y se marcharían en ventaja al descanso.

Y lo cierto es que, tras el chaparrón inicial, la última media hora de la primera estuvo equilibrada. Con el Levante que ha sumado 30 puntos. Quizás con falta de contundencia de los tres centrales, pero más sobrio que en el inicio. Y sobre todo, buscando con criterio a Mayoral, el futbolista que más peligro fabricó. En una gran acción suya estuvo el empate, pero el remate de Jason se estrelló en el cuerpo de Cuéllar, cuya salida rápida y valiente tuvo premio.

Como el que no halló Bardhi, de menos a más, en una gran jugada personal con disparo que se estrelló en el poste izquierdo de la portería del Leganés. Dio la sensación de que el descanso llegó en el momento más inoportuno para los intereses de los granotas. Con 1-0, no puede decirse inmerecido pero que también podría haber sido un empate.

Tras el descanso el Levante desplegó sus alas. Moses y Luna se pegaron aún más a la banda y el equipo trató de imprimir movilidad para buscar espacios. Ambos futbolistas lanzaron centros al área desde el inicio, los cuales eran una continua ruleta rusa para el Leganés. Pero la bala nunca llegaba al percutor, por mucho que el esférico se paseara en área pequeña. Los locales, por su parte, estaban cómodos en su sufrimiento.

El show de Cuéllar empezó pronto. El portero, un experto de jugar en el barro, tardaba en sacar medio minuto en cada ocasión -con la permisividad de Gil Manzano- y se quedó otros segundos doliéndose en el césped tras cantar en un centro lateral del Levante. Eso sí, hizo una gran parada a Moses. El encuentro, a esas alturas, ya era de empate, cuando menos. Pero no llegaba.

Paco López echó mano de Coke, para proteger a Cabaco (con tarjeta) y porque el Leganés sufría en los balones aéreos. Teniendo en cuenta que el madrileño está en su año más inspirado en el gol, la apuesta era clara. Como la de meter a Roger si en el tramo final el Levante seguía por debajo en el marcador. A la media hora, el de Torrent entró por Moses, activo pero que no acababa de desbordar, ni en el uno contra uno ni en velocidad. Jason pasó a la banda.

El guión fue el mismo, con el Levante moviendo el balón y el Leganés replegado, pero más cómodo conforme atisbaba la meta. Faltaba la tarjeta, merecida, a Cuéllar y el final de su interpretación. La del premio grande. No en forma de estatuilla, pero sí de falta que impidió al Levante rascar un punto que mereció. Lástima de fallos y de VAR, que deja al equipo anclado en los 30 puntos. Contra el Villarreal hay que esperar que el protocolo esté más claro... o que no sea preciso, por el bien de todos.

1 Leganés

Cuéllar; Nyom, Diego Reyes (Rodrigo Tarín, min.69), Omeruo, Siovas (Juanfran min.82), Kravets; Rubén Pérez, Recio, Óscar Rodríguez; Carrillo (Sabin Merino, min.67) y Braithwaite.

0 Levante

Aitor; Cabaco (Coke, min.65), Rubén Vezo, Rober; Moses (Roger, min.74), Jason, Bardhi, Campaña, Luna; Mayoral y Morales.

gol:
1-0, min.13: Óscar Rodríguez.
árbitro:
Jesús Gil Manzano (Comité extremeño). Amonestó a Cabaco (min.20), Recio (min.43), Diego Reyes (min.65), Cuéllar (min.70), Jason (min.85), Coke (min.85), Rodrigo Tarín (min.87) y Óscar Rodríguez (min.94).
incidencias:
encuentro correspondiente a la vigésima sexta jornada de la Liga disputado en el estadio de Butarque ante 9.758 espectadores. Algo menos de la mitad de los aficionados accedieron al estadio en el minuto 5 en protesta por la disputa de partidos fuera del fin de semana.