https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El VAR hace inútil el trabajo

REUTERS

El Levante realiza un partido serio pero pierde por un penalti inexistente

José Molins
JOSÉ MOLINSValencia

Un equipo humilde va a un gran estadio y se pasa todo el partido trabajando, sacrificándose, haciendo una planificación táctica para que su poderoso rival no pueda con él y así llevarse el premio de un merecido empate. Hasta que desde una televisión en Las Rozas, un árbitro sin conocerse el reglamento decide señalar un inexistente penalti en su contra. Es la historia de lo que le ocurrió ayer al Levante en el Wanda Metropolitano ante el Atlético. Y ese penalti que no fue de Vukcevic supuso el gol de la derrota. Con el que todo el trabajo de 90 minutos queda en nada. Pese a que la tecnología VAR se instaló para solucionar jugadas polémicas, ayer fue muy perjudicial para los granotas.

Hasta el penalti los de Paco López estuvieron serios y bien plantados en defensa, pero quizá pecaron de conformistas al renunciar al ataque. Cuando pisaron el área contraria ya iban perdiendo, pero Morales y Bardhi pudieron lograr el empate para no volverse de vacío. El equipo enlaza ya cinco jornadas sin ganar y se coloca a cuatro puntos del descenso. Y es que el Levante entró al campo con dudas, con una marcha menos que su rival, y eso lo pudo aprovechar Griezmann, pero falló solo ante Oier, al enviar rozando el poste un servicio de Correa. El argentino fue un dolor de cabeza para la defensa por su movilidad, verticalidad y rapidez, creaba problemas cerca del área a los tres centrales.

Esa diferencia de intensidad se pudo pagar cara, pero el árbitro anuló mediante el VAR, esta vez sí con justicia, un gol de Koke, por una falta previa a Bardhi, que ya se había celebrado en la grada y que habría supuesto un duro golpe. Eso sirvió de despertador a los granotas, y el equipo empezó a funcionar en torno al juego de Campaña. Se habían salvado pero no podían tentar a la suerte.

Las rotaciones de la Copa provocaron múltiples cambios en el once, con una nueva oportunidad para Vukcevic. El montenegrino, poco a poco y con cierta timidez, ha ido mejorando la nefasta imagen de sus primeros partidos, mostrándose sólido como mediocentro y con capacidad para recuperar el balón. Ayer cumplió. Se marcó además una gran salida con el balón tras regatear a tres rivales. Sin duda una buena noticia que vaya creciendo, porque el equipo necesita un jugador de sus características.

Con el equipo mejor situado en el campo y pasado el acoso inicial, el encuentro se igualó. Cabaco, Rober Pier y Chema se mostraban muy seguros y efectivos en el corte ante cada llegada del Atlético y no dejaban espacios a Correa y Griezmann, que ya no hacían el daño del principio. Los rojiblancos volcaban sus ataques por la banda de Toño, donde se había cambiado Koke tras partir desde el otro costado, y donde también le ayudaba Thomas. Era casi una banda de tres junto a Arias que siempre creaba superioridad contra los granotas, pero el problema no iba más allá de algunos centros al área que no encontraban remate.

El Levante trabajaba muy bien en defensa, de forma solidaria, compacta, ordenada. Pero descuidaba el ataque. Jason y Toño estaban demasiado atrás ayudando a los centrales y les costaba mucho llegar al área contraria para sorprender. Se echaba en falta más atrevimiento de Bardhi y Campaña y alguna carrera de Morales. En toda la primera parte Oblak sólo tuvo que intervenir ante un disparo lejano de Roger. Tras el descanso Paco López tuvo que hacer su primer cambio, ya que Chema no pudo aguantar por un golpe. Coke entró en lugar del manchego y se colocó como central izquierdo, aunque su posición natural es la de lateral derecho, pero Paco López prefirió no tocar ninguna pieza del sistema y reemplazar hombre por hombre.

El partido era trabado, numerosas faltas cortaban el ritmo constantemente. Hasta que apareció Thomas en un recorte en el área que rompió a la defensa y su centro pegó en la mano de Vukcevic. Con la mano apoyada en el suelo, la norma dice que no hay penalti. Pero esta vez el VAR castigó al Levante con la pena máxima y Griezmann la materializó en el gol del Atlético. El técnico de Silla se la jugó y agotó los cambios en busca de una reacción. Entraron Mayoral y Rochina para reactivar un ataque dormido y retiró a Roger y Vukcevic.

El conjunto granota empezó a dominar por primera vez y pudo empatar con una gran ocasión de Morales, que hasta entonces estaba desaparecido. Tras una galopada dejó sentado a Giménez y su potente remate, que llevaba sello de gol, lo repelió Oblak. Por algo es el mejor portero del mundo. Después Bardhi, en buena posición, no marcó en el rechace. El equipo demostró que creía en sus posibilidades para marcar.

Rochina, Campaña y Bardhi tenían el control del balón, el equipo debía arriesgar, después de haberse pasado una hora de partido más preocupado por defender. Ahora iba a contrarreloj tras el gol del rival, ante un equipo que sabe manejarse como nadie para conservar un resultado favorable. Pero los granotas desafiaban al muro de la Liga y de nuevo rozaron el empate, con una gran acción de Mayoral por la izquierda que sirvió en bandeja el gol a Bardhi, aunque su disparo lo repelió un defensa bajo los palos. En 20 minutos los azulgranas habían creado más peligro que en los 60 anteriores con el 0-0. Aunque también los de Simeone pudieron sentenciar a la contra, con ocasiones de Thomas y de Lemar, que entró en la segunda mitad.

El equipo lo intentó, pero ya no tuvo opción de crear ocasiones más claras que las anteriores para lograr un empate que hubiera sabido a gloria. Lo que sí deja el encuentro son lamentos, por no haber apostado a ser más ofensivos desde el principio, por las ocasiones falladas en los últimos minutos y por ese penalti inexistente que al final fue decisivo.

1 Atlético de Madrid

Oblak; Arias, Savic (Giménez, m. 9), Godín, Juanfran; Koke, Thomas, Rodrigo, Vitolo (Kalinic, m. 76); Griezmann y Correa (Lemar, m. 72)

0 Levante UD

Oier; Jason, Cabaco, Rober Pier, Chema (Coke, m. 46), Toño; Vukcevic (Rochina, m. 67), Bardhi, Campaña; Morales y Roger (Borja Mayoral, m. 67)

GOLES:
1-0, m. 57: Griezmann, de penalti
ÁRBITRO:
Eduardo Prieto (C. Navarro). Amonestó a los visitantes Jason (m. 41) y Campaña (m. 93)
INCIDENCIAS:
partido correspondiente a la decimonovena jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 63.000 espectadores. Antes del inicio del encuentro, Antoine Griezmann recibió el premio al mejor jugador de la Liga en el mes de diciembre