https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante estalla contra el VAR y flojea en defensa

Athletic-Levante. / EFE

Los azulgranas quedan a tres puntos del descenso tras su polémica derrota

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZAValencia

La Catedral es un lugar donde consagrarse. Sus fieles, los aficionados locales, no tienen problemas para reconocer los dones de los rivales. Como hace poco menos de un año con los dos zarpazos de Bardhi, la obra de arte de Morales y la actuación coral del Levante de autor de Paco López. ¡Qué tiempos aquellos! Pero el inquilino de San Mamés, el Athletic, también impone duras penitencias a los visitantes que dejan al descubierto sus vergüenzas. A quienes caen una y otra vez en un mismo pecado capital. Como el conjunto granota, que últimamente es un desastre en defensa. Y eso en Bilbao, se paga carísimo. Como en la Liga, donde los valencianos se han metido de lleno en el barro. Menos mal que el Celta no pasó del empate en Huesca. Los azulgrana, que también celebraron la derrota del Rayo, se quedan a sólo tres puntos de la zona de descenso.

Caso aparte es el VAR. El Levante estalló ayer contra la tecnología. «Ya no me creo el VAR», sentenció el presidente Quico Catalán tras el partido. El dirigente aludió al gol anulado a Coke que el árbitro sí había concedido, a un posible penalti por mano de Iñigo Martínez tras centro de Jason y a la pena máxima de Simon, que pudo estar precedida de fuera de juego. «Nadie ha echado las líneas», señaló, en una comparación velada con el tanto anulado a Rochina ante el Villarreal. Luego enumeró acciones como el tanto anulado a Coke en Leganés o el penalti a Casemiro. «Es que son muchos puntos... esto es fútbol profesional y aquí nos jugamos todos mucho», incidió Quico Catalán. Quizás ayer las acciones estén al filo de la navaja, pero el problema del Levante es que llueve sobre mojado y el VAR le ha perjudicado demasiado en las últimas semanas.

3 Athletic Club

Herrerín; Capa (Ibai, m.72), Yeray, Iñigo Martínez, Yuri; De Marcos, Beñat (Iturraspe, m.79), San José, Córdoba; Raúl García (Muniain, m.57) y Williams

2 Levante UD

Aitor Fernández; Rubén Vezo (Moses, m.80), Erick Cabaco, Postigo, Coke (Luna, m.65); Jason, Rochina (Mayoral, m.69), Rober Pier, Morales; Campaña y Roger

GOLEs:
1-0, m.5: Yuri Berchiche. 2-0, m.27. Aitor Fernández, en propia puerta. 2-1, m.50: Roger, de penalti. 2-2, m.89: Cabaco. 3-2, m.93: Muniain, de penalti
ÁRBITRO:
José Luis Munuera Montero (Comité Andaluz). Expulsó a Cabaco, en el minuto 96, por doble amonestación. Además, mostró tarjeta amarilla a los locales Raúl García (m.6), Yuri (m.77), Muniain (m.78), y a los visitantes Morales (m.4), Vezo (m.43), Postigo (m.45), Roger (m.77), Cabaco (m.85)
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la trigésima jornada de Liga, disputado en San Mamés ante 36.450 espectadores, según datos oficiales

También hay que mirar a la parcela defensiva, donde el equipo fue una ruina nada más empezar el partido y, lo que es más sangrante, al final. Cuando ya había hecho lo más complicado -empatar a 2 con el tanto de Cabaco-, volvió a mostrarse incapaz de contrarrestar el ataque rival a las primeras de cambio y Moses Simon cometió penalti sobre Muniain que el propio jugador rojiblanco transformó. La duda reside en si hay fuera de juego previo, pero lo que molesta es que no salieron a relucir las dichosas líneas de colores que sí anularon el tanto a Rochina ante el Villarreal.

Da igual que juegue Aitor u Oier. Que Paco López alinee a tres centrales o vuelva a la defensa de cuatro. Que modifique las piezas. Incluso da la sensación que tampoco lo solucionaría un muro de obra o incluso de acero. Al Levante le generan peligro con una facilidad pasmosa y, consecuencia de ello, también encaja goles con demasiada asiduidad. El conjunto de Garitano se puso en un santiamén por delante en el marcador. A partir de ahí, una hora a remolque. A Paco López le duró la reconstrucción del equipo cuatro minutos. De salida, el Levante volvió a la defensa de cuatro, con Vezo y Coke, a pierna cambiada, en los flancos, y Postigo y Cabaco como centrales. Rober Pier suplió la baja de Bardhi para acompañar a Campaña y Rochina en la medular. Roger fue la referencia arriba, con Jason y Morales volcados a las bandas.

Nada más empezar, en un despiste de Jason, el Athletic trazó una acción sencilla pero efectiva que tampoco supo contrarrestar Vezo. Ni Aitor, que da la sensación que algo más pudo hacer al trallazo de Yuri.

No se puede decir que el Levante estuviese desastroso ni errático. Combinaba bien en campo contrario, con Rochina, Jason y Campaña como canalizadores. Incluso rozó el empate con una falta que lanzó el gallego a falta de Bardhi y en la que Herrerín respondió a la perfección. Pero costaba generar peligro porque la medular rojiblanca lo tenía claro: sobre todo Beñat y Raúl García, en cuanto un jugador granota salía del primer regate, iban al límite.

Y mientras tanto, con algo tan sencillo como balones largos a Williams, el Levante sufría. El delantero local explotó su vertiginosa velocidad para poner en jaque a los zagueros granotas. El segundo tanto local fue suyo, pero no en una de esas acciones, sino en una jugada de ataque que no supieron contrarrestar los valencianos y en que la fortuna tampoco sonrió.

El Levante pide fuera de juego previo al penalti que supuso el 3-2 tras igualar gracias a Roger y Cabaco

El colegiado anuló un gol a Coke y Jason reclamó una pena máxima por mano al borde del descanso

Antes del descanso, el VAR le negó el gol a Coke. Munuera Montero concedió el tanto en un córner, pero Alberola Rojas le avisó de que el madrileño había cometido falta sobre Herrerín. Dudoso, porque el salto es en área pequeña y ya se sabe lo que aplican los árbitros ante cualquier roce al portero en esas latitudes, pero es que ya llueve sobre mojado. Luego el colegiado encargado de la asistencia tecnológica nada quiso saber de una mano que reclamó Jason. Involuntaria, sí, pero interceptó un centro al área...

Al Levante se le presentó una oportunidad de expiar su pecado nada más volver del descanso con un claro penalti que cometió Iñigo Martínez sobre Roger y que el propio Pistolero transformó. El encuentro enloqueció como el día en Bilbao, donde por momentos llovía y poco rato después hacía sol. Daba la sensación de que podía llegar el 3-1 en cualquier momento, pero también de que el Levante tendría sus opciones de arreglar el desaguisado.

En los últimos minutos, el Athletic se echó atrás y el Levante lo aprovechó. Empató en un córner con un remate de Cabaco en área pequeña. Al final, en la parcela defensiva, en todos sitios cuecen habas. Con cinco minutos de añadido, alguno pensó hasta en la victoria porque el Levante estaba en su mejor momento.

Un espejismo, porque en cuanto el choque estuvo nivelado, como en el inicio, los granotas volvieron a pecar. La primera acción ofensiva a la desesperada del Athletic acabó con un pisotón de Simon a Muniain. Penalti que el VAR ratificó sin querer saber nada de un posible fuera de juego previo y 3-2. Hay que relajarse, dejar de lado los agravios de la tecnología y ganar al Huesca para alejarse un poco del infierno.