456 muertes precipitadas por morfina en un hospital británico

456 muertes precipitadas por morfina en un hospital británico
FOTOLIA

Un informe proyecta luz sobre las dosis de opiáceos administradas a ancianos en un centro de Porstmouth

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

Cerca de quinientos pacientes ancianos de un hospital en la ciudad inglesa de Portsmouth habrían fallecido antes de su tiempo como consecuencia de que se les administraron dosis innecesarias de analgésicos opiáceos; por ejemplo, morfina. La información está contenida en un informe que responde a las denuncias de familiares desde la década de los ochenta.

Un panel presidido por el exobispo de Liverpool, James Jones, comenzó en 2014 la revisión de cientos de casos de muertes de pacientes ingresados en el Hospital Gosporth Memorial de la Guerra, tras la aceptación por el Gobierno de coalición entre conservadores y liberales que informes anteriores no habían satisfecho las quejas de los familiares de las víctimas.

Había casos documentados públicamente, como el de mujeres octogenarias que fueron ingresadas con un problema de riñón o que se recuperaban de una operación de cadera y, a pesar de que no parecían en absoluto en un estado terminal y habían mantenido ante sus familiares una actitud optimista, murieron poco después sin explicación aparente.

Norman Lamb, el director general del Ministerio de Sanidad que anunció el nuevo informe, ha manifestado su convencimiento de que, en la larga saga que incluye investigaciones del colegio profesional de médicos o elaboración de informes publicados diez años más tarde, hubo «un cierre de las filas» por las autoridades gubernamentales y los gestores».

Demasiados pacientes

El colegio de médicos falló en 2010 contra la doctora Jane Barton, que trabajaba en el Departamento de Medicina para Personas de la Tercera Edad, en doce casos por ella tratados entre 1996 y 1999. No se le retiró la licencia profesional sino que se jubiló poco después. Barton alegó entonces que estaba trabajando bajo una «presión no razonable' por el número de pacientes a su cargo.

El panel ha identificado 456 casos entre 1989 y 2000 en los que hubo «indiferencia por la vida» de los pacientes. Inició su tarea en contacto con cien familias y tuvo que ampliar sus investigaciones hasta analizar ochocientos casos. El panel incluye a un médico especializado en geriatría, un expolicía, un experto en registros médicos y un periodista que investigó el caso. Algunos familiares han expresado su esperanza de que el informe permita iniciar una investigación penal.

Fotos

Vídeos