Madrid y Roma mantienen el pulso en torno al Open Arms

Manifestación en Barcelona del pasado julio en Barcelona en contra de la criminalización de la migración. /Efe
Manifestación en Barcelona del pasado julio en Barcelona en contra de la criminalización de la migración. / Efe

Matteo Salvini dice que los migrantes son responsabilidad de Madrid y Carmen Calvo recuerda que la ley dicta que desembarquen en el puerto seguro más cercano

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Los 121 migrantes rescatados cuando trataban llegar a Europa a través del Mediterráneo cumplieron ayer su séptimo día a bordo del barco de la ONG española Open Arms.

Ni el Gobierno italiano ni el español se movieron de sus posiciones y siguen responsabilizándose el uno al otro de la situación de los migrantes. «El barco es español y los inmigrantes a bordo están bajo la directa responsabilidad de Madrid», señaló el ministro del Interior Matteo Salvini, mientras que la vicepresidenta Carmen Calvo recordó que la ley internacional señala que los rescatados deben desembarcar en los puertos seguros más cercanos, que en este caso son los de Italia y Malta.

Entre tanto, la UE observa desde fuera esta nueva crisis migratoria, aunque cada vez son más la voces que piden su intervención. El presidente de la Eurocámara, David Sassoli, solicitó a la Comisión que busque una solución para este caso y los que puedan repetirse en el futuro.

La ONG española tiene claro el por qué de la espera para poder desembarcar a los migrantes: «Si fueran blancos y europeos sería una cuestión de emergencia de Estado».