Johnson convocará elecciones si pierde la batalla con el Parlamento

El primer ministro británico, Boris Johnson. /Reuters
El primer ministro británico, Boris Johnson. / Reuters

Una gran campaña depublicidad intentará que personas y pequeñas empresas salgan de su pasividad sobre la marcha de la UE

ÍÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

«Yo no quiero elecciones, vosotros no queréis elecciones, sigamos con la agenda del pueblo, hagamos el 'brexit' el 31 de octubre». Las palabras de Boris Johnson, a las seis de la tarde británica, dirigiéndose a la población frente a la puerta de su residencia, son el preludio de unas jornadas en las que la oposición quiere impedir la marcha de la Unión Europea(UE) sin acuerdo y el Gobierno convocará elecciones si lo consigue.

El proyecto de ley que han acordado diputados laboristas, independentistas escoceses, liberal-demócratas, nacionalistas galeses, verdes y rebeldes conservadores obligaría al Gobierno a pedir a la UE un nuevo aplazamiento del 'brexit', esta vez hasta al 31 de enero, si Johnson regresa sin acuerdo el día 19 de octubre de la reunión del Consejo Europeo.

LA CIFRA

14
de octubre es la fecha que se maneja para un posible adelanto electoral, en caso de que los planes de Johnson de renegociar el Acuerdo del 'brexit' antes del 31 de octubre sean impedidos por el Parlamento.

El primer ministro no lo acepta y, tras convocar con urgencia a su Gabinete, se dirigió directamente a la población, como hizo a menudo su predecesora, Theresa May, para explicarles que, si los diputados votan contra la marcha sin acuerdo, «cortarían las piernas bajo la posición negociadora de Reino Unido». Johnson dice que no quiere elecciones, la BBC sugiere que ya ha decidido la fecha del 14 de octubre.

«Prepárate para el 'brexit'»

Y para cumplir su promesa de prepararse para la marcha sin acuerdo, el Gobierno británico ha iniciado, con algo más de 100 millones de euros, «la mayor campaña pública y gubernamental» jamás emprendida para convencer a sus ciudadanos de que se preparen. El 50% de la población cree que no va a producirse el 'brexit' en dos meses, el 42% de pequeñas y medianas empresas no sabe cómo prepararse y solo el 31% de ciudadanos ha buscado información sobre qué tiene que hacer.

Sacarse un carnet internacional de conductor, el seguro de carta verde y un seguro privado de enfermedad si piensa irse de vacaciones a España, por ejemplo. El Gobierno quiere alertar a su población con grandes y pequeños carteles en las calles, con breves vídeos en internet y televisión. «Prepárate para el 'brexit'» es el eslogan y en las imágenes se señala a la página gov.uk/'brexit'.

«¿Piensa salir de Reino Unido después del 31 de octubre de 2019?», pregunta su Gobierno a una ciudadanía que cada año emprende más de siete millones de viajes a países extranjeros, según la Oficina Nacional de Estadística. Y si el ciudadano no quiere celebrar la marcha de la UE prometiendo no pisar nunca más tierra extranjera, el Gobierno le explica la burocracia y el dinero que tendrá que añadir a su presente dolor por la libra menguante.

El ministro responsable de la campaña y de acelerar los preparativos para el 'brexit' abrupto, Michael Gove, ha afirmado que «asegurar un 'brexit' ordenado no es solo un asunto de importancia nacional sino también de responsabilidad compartida». Gove, que advirtió de la calamidad que representaría la marcha sin acuerdo para el sector agroalimentario, cuando era su ministro, ha negado ahora que habrá faltas de suministro de algunos alimentos.

Un informe filtrado recientemente sobre el estado de preparación de Reino Unido para una marcha sin acuerdo el 31 de octubre especulaba sobre la posibilidad de que haya grandes atascos en la frontera de Dover, problemas de suministro de algunos alimentos ahora corrientes o de medicinas, disturbios… Gove fue la pasada semana al puerto de Calais para visitar junto al ministro francés los preparativos al otro lado de una de las principales vías comerciales entre Reino Unido y la UE.

La aceleración de los preparativos para la marcha abrupta pone su énfasis en la necesidad de que se se registren los exportadores e importadores de bienes, y en lo que deben hacer los ciudadanos individualmente. Otras cuestiones con gran importancia económica, como el transporte de datos, crea una gran dependencia hacia las decisiones que la UE adopte sobre cuándo y cómo reconocerá, por ejemplo, el régimen británico de protección cuando se convierta en un país externo.

Más información: