La Eurocámara pide la prohibición de fundaciones «que exalten el fascismo» como la de Franco

Votación en el Parlamento Europeo. / Foto: Efe / Vídeo: Atlas

El texto destaca, en el caso de España, la condena a miembros de Falange, Alianza Nacional y Democracia Nacional por el ataque al Centro Cultural Blanquerna en 2013

EUROPA PRESSBruselas

El pleno del Parlamento Europeo ha pedido este jueves a los gobiernos del bloque comunitario la prohibición de las fundaciones y asociaciones «que exalten y glorifiquen el nazismo y el fascismo» en una resolución que hace referencia a la fundación Francisco Franco como «una entidad que glorifica una dictadura y sus delitos».

La resolución, que ha contado con el apoyo de 355 votos a favor frente a 90 en contra y 39 abstenciones, pide a los gobiernos de la UE que tomen medidas para «condenar y sancionar con dureza los delitos de odio» y tomen «medidas suplementarias» para hacer frente a la normalización de los discursos fascistas y xenófobos.

Así, los principales grupos políticos de la Eurocámara se han puesto de acuerdo para denunciar conjuntamente lo que consideran un «auge de la violencia neofascista» en toda Europa, mediante un texto que nace como consecuencia de la agresión a la eurodiputada italiana Eleonora Forenza y su asistente tras una manifestación antifascista en Bari (Italia) el pasado 21 de septiembre.

El texto destaca, en el caso de España, la investigación contra doce miembros de la organización neonazi Hogar Social Madrid por incitación al odio, la condena a miembros de Falange, Alianza Nacional y Democracia Nacional por el ataque al Centro Cultural Blanquerna en 2013, y las amenazas de muerte contra el presidente de SOS Racismo.

Asimismo, se hace eco de las acusaciones desde la Fundación Franco y la familia del dictador contra los ciudadanos que ocuparon el pazo de Meirás en el verano de 2017 para reclamar que sea devuelto al pueblo gallego.

Unidades policiales contra el odio

'Populares', socialdemócratas, liberales, verdes y el grupo de la izquierda unitaria han pedido a los Veintiocho «unidades policiales contra el odio» y han instado a la Comisión Europea a que ponga en marcha medidas concretas y, por ejemplo, anime a las organizaciones de la sociedad civil a que informen sobre los discursos y crímenes de odio en los países.

Además, los eurodiputados han pedido al Ejecutivo comunitario que ponga en marcha procedimientos de infracción contra los Estados miembros que no cumplan con una decisión de 2008 del Consejo -la institución comunitaria que representa a los gobiernos- que insta a que inicien acciones penales en la lucha contra los delitos de odio.

La Eurocámara también ha abogado por «una cultura de la memoria común» y ha expresado «su profunda preocupación por el hecho de que las generaciones más jóvenes se sientan cada vez menos interesadas por la historia del fascismo, y por tanto corran el riesgo de ser indiferentes ante nuevas amenazas».

Eliminación de la simbología franquista

Los grupos de izquierda (socialdemócratas, Verdes e Izquierda Unitaria) habían planteado varias mociones que finalmente han prosperado, por lo que la resolución contiene una mención específica a la fundación Francisco Franco y pide a España que elimine toda la simbología franquista o bien se someta a la «necesaria interpretación y contextualización».

Una de las ponentes parlamentarias del informe, la eurodiputada nacionalista gallega Ana Miranda (BNG/Verdes), ha mostrado durante la votación en el pleno de Estrasburgo un par de pancartas en las que pedía la ilegalización de la fundación franquista y que no se repitan «nunca más» los episodios fascistas.

Los 'populares' europeos -primer grupo de la cámara- pidieron durante las negociaciones con el resto de grupos que, para sumarse al texto común, no debía incluirse ningún tipo de mención concreta a formaciones, organizaciones o fundaciones de ultraderecha, y optar así por «un texto general» que sirviese para los 28 países de la UE, según ha podido saber Europa Press, aunque el texto final sí contiene menciones específicas.

El eurodiputado de Ciudadanos/ALDE, Javier Nart, ha criticado que «socialistas y extrema izquierda hayan querido romper el consenso europeo en torno a esta resolución manipulándola para sus particulares fines domésticos» pero se ha mostrado satisfecho de que los liberales hayan apoyado el texto «contra los ataques fascistas, racistas y xenófobos en Europa porque estamos en contra de cualquier tipo de violencia».

Por su parte, los eurodiputados de Esquerra Republicana de Catalunya, Josep-Maria Terricabras y Jordi Solé, han pedido mediante un comunicado de prensa al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que «aplique la resolución» y prohíba la fundación franquista y los partidos políticos «del mismo signo».

Más información

Fotos

Vídeos