Bruselas habilitará 780 millones en ayudas para paliar un 'brexit' duro

Manifestantes anti 'brexit' protestan frente al Parlamento de Westminster en Londres./REUTERS
Manifestantes anti 'brexit' protestan frente al Parlamento de Westminster en Londres. / REUTERS

La Comisión amplía hasta octubre de 2020 el plazo para que Iberia y Vueling reestructuren su accionariado y mantengan su licencia de vuelo

SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

El encabezado ya inquieta: «Llamamiento final de la Comisión a todos los ciudadanos y empresas de la UE para un 'brexit' sin acuerdo el próximo 31 de octubre». Así, sin matices, el Ejecutivo comunitario lanzó este miércoles la supuesta última revisión de los planes de contingencia para un divorcio traumático. Un anuncio que coincide con otro pico de confusión política en Reino Unido y que llega en plena negociación (la enésima) Londres-Bruselas. Así que en este «llamamiento final» hay también mucho de pretendida exhibición: mientras allí (en Londres) reina el caos, aquí gana la serenidad.

No es la primera vez que la Comisión expone su estrategia para neutralizar el 'no deal'. Lo hizo, área por área y en una cascada de comparecencias de los comisarios responsables, en vísperas de la cumbre de abril que otorgó a la entonces 'premier' británica, Theresa May, la actual prórroga en vigor del 31 de octubre. Entonces la situ ación también era tensa y se reiteró lo que ya se conocía desde diciembre, cuando se hizo público por primera vez el paquete de respuesta de la UE.

LAS CLAVES

600.
La mayor parte de la ayuda económica saldrá del fondo para posibles catástrofes naturales
Según la UE.
Estas acciones «mitigarán los problemas en caso de 'no deal', pero no supondrán una solución»

La diferencia más significativa ahora es que existirá ayuda económica. La Comisión habilitará un total de 780 millones de euros desde el 1 de noviembre para apoyar de forma inmediata a los Estados miembros, empresas y trabajadores que sufran más los efectos de la ruptura traumática. El grueso de ese capital (600 millones) saldrá del Fondo Europeo de Solidaridad, destinado a la intervención en catástrofes naturales graves y a atender siniestros. Y los 180 restantes, del Fondo para el Ajuste a la Globalización, que tiene como finalidad apoyar a los trabajadores «que pierden su empleo como consecuencia de grandes cambios estructurales en las pautas del comercio mundial».

Dinero para situaciones extremas que se redirigirá para paliar efectos en otro escenario límite. Y que para el sector agrario (Reino Unido es el principal cliente) no tiene, en principio, cota máxima. «Se ofrecerá toda la gama de instrumentos existentes de apoyo al mercado y ayuda financiera directa a los agricultores a fin de paliar los peores efectos en los mercados agroalimentarios».

Mayor coste del previsto

Acciones que «mitigarán los problemas, pero que no supondrán una solución, sobre todo si el coste del 'no deal' es más alto de lo previsto. Los fondos europeos no pueden compensar todas las disrupciones», explican fuentes comunitarias. No hay que olvidar que muchas de las medidas de contingencia están condicionadas a la reprocidad británica. Y esa está por ver.

Otra de las novedades, también con incidencia directa para España, se refiere al transporte y, más en concreto, al sector aéreo. Bruselas dará un margen de seis meses a Iberia, Vueling y otras compañías integradas en el grupo IAG, matriz de British Airways, Avios o la irlandesa Air Lingus, para que reestructuren su accionariado y actualicen los permisos para seguir realizando vuelos intraeuropeos en caso de producirse el 'brexit' sin acuerdo. Ese margen de seis meses ya existía, pero se fijó en función de la anterior fecha de retirada (el 29 de marzo). Ahora el calendario corre hasta el 24 de octubre de 2020, aunque para finales de abril, las compañías afectadas ya tendrían que haber presentado en Bruselas su plan de reestructuración.

Con la salida de Reino Unido, este quedaría desgajado del espacio aéreo europeo y la normativa solo permite que los vuelos intracomunitarios sean operados por compañías de propiedad mayoritariamente europea. Dicho de otro modo, Iberia podría conectar Madrid con Londres, pero no con París o Roma. «Para mantener la validez de una licencia de operación y la libertad de proporcionar servicios aéreos dentro de la UE, deben respetarse todas las condiciones para la licencia de operación, incluida la de la propiedad y control mayoritario» de un accionista europeo. La extensión de los plazos 'límite' también se aplica para el transporte de mercancías por carretera (hasta el 31 de julio de 2020) y para el sector pesquero (el permiso de faenar se estira a todo 2020).

Más información: