El detenido en Marruecos por la muerte de dos turistas escandinavas reclutaba ciudadanos con fines terroristas

Varias personas encienden velas durante una vigilia en honor a las dos turistas escandinavas asesinadas el pasado 17 de diciembre en Marruecos./EFE
Varias personas encienden velas durante una vigilia en honor a las dos turistas escandinavas asesinadas el pasado 17 de diciembre en Marruecos. / EFE

El Gobierno confirma que el sospechoso tiene pasaporte español y que se encuentra a disposición de la Fiscalía antiterrorista

EPMarrakech

La Oficina Central de Investigaciones Judiciales (BCIJ) ha señalado este domingo que el individuo detenido este sábado por su posible implicación con el asesinato de dos mujeres escandinavas en el municipio de Imlil (provincia de El Haouz),

Es sospechoso de enseñar a algunos de los acusados en este caso «herramientas de comunicación a través de las nuevas aplicaciones y practicar con armas de fuego», según ha informado la BCIJ en un comunicado.

La investigación también revela «su adhesión a las operaciones de reclutamiento de ciudadanos marroquíes y subsaharianos para ejecutar planes terroristas en Marruecos», dirigidos contra «intereses extranjeros y elementos de las fuerzas de seguridad».

Su nombre no ha sido revelado, solo se le describe como un hombre «de ideología extremista y violenta». El sospechoso está ahora a disposición de la Fiscalía antiterrorista para «arrojar luz sobre todos los actos criminales y planes terroristas que planeaba perpetrar o ejecutar», concluye la nota.

Fuentes de la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación español han confirmado en declaraciones que el detenido tiene pasaporte español. Además han señalado que se está haciendo un seguimiento consular del caso.

En un primer momento se realizó el seguimiento desde el Consulado General de Casablanca, ya que el arresto se produjo en Marrakech, pero al ser trasladado a Rabat con el cambio de demarcación consular ahora el seguimiento corresponde a la delegación diplomática española en la capital marroquí, han explicado las fuentes.

«El delito no estaba coordinado con Estado Islámico»

Los cuerpos de Louisa Vesterager Jespersen, una joven procedente de Dinamarca de 24 años y Maren Ueland, de 28 y originaria de Noruega, fueron encontrados a primera hora del pasado 17 de diciembre en las cercanías de la localidad de Imlil, en la cordillera del Atlas.

Otras 19 personas han sido arrestadas en relación con el caso, incluidos cuatro sospechosos que habrían jurado lealtad a Estado Islámico en un vídeo hecho tres días antes de que se encontrasen los cuerpos de las turistas asesinadas.

El portavoz policial Boubker Sabik ha descrito esta semana a los cuatro hombres detenidos como «lobos solitarios» y ha asegurado que «el delito no estaba coordinado con Estado Islámico».

En comparación con muchos otros países del norte de África, Marruecos se ha mantenido bastante aislado de los ataques por parte de milicianos islamistas.

El último ataque terrorista tuvo lugar en abril de 2011, cuando 17 personas perdieron la vida al explotar una bomba en un restaurante de Marrakech. En 2017 y 2018, el Gobierno de Marruecos ha asegurado haber desmantelado al menos 20 células terroristas que planeaban llevar a cabo ataques en el país.