Paterna transforma una ambulancia en un vehículo especial para la Unidad Canina

La ambulancia reconvertida con la serigrafía de la Policía Local y la Unidad Canina y los habitáculos para el transporte de los perros que están en su interior. / lp
La ambulancia reconvertida con la serigrafía de la Policía Local y la Unidad Canina y los habitáculos para el transporte de los perros que están en su interior. / lp

La adaptación de la furgoneta permitirá reducir el tiempo de adaptación de los perros provocado por el estrés del viaje

ADA DASÍ PATERNA.

La Unidad Canina de Paterna cuenta con un vehículo adaptado para el transporte de los perros que permitirá, entre otras cosas, reducir el tiempo de adaptación de los animales al llegar a la zona de actuación. El Consistorio ha reconvertido la ambulancia de la empresa pública, actualmente sin uso, dotándola de un sistema de ventilación adecuado que permite que el aire circule por su interior reduciendo el estrés de sus ocupantes caninos para que viajen seguros, frescos y cómodos, y acordes con las normas de tráfico. También cuenta con cuatro especies de transportines, creados para que los animales no sufran daños ni se golpeen durante los viajes.

Los adiestradores explican que los perros «tienen que pasar por un tiempo de adaptación al bajar y subir de los vehículos porque les causa estrés» por lo que, con este nuevo medio de transporte, «se reducirá la espera para que se recuperen y mejorará el bienestar de los canes para realizar su trabajo». Hasta ahora los animales se trasladaban en el maletero del vehículo policial o en los asientos traseros.

Además, los animales están durante horas en controles y servicios ordinarios, por lo que es preciso extremar su cuidado, especialmente en verano, ya que el intenso calor provoca que en ocasiones estén sometidos a temperaturas muy elevadas mientras trabajan.

Este nuevo vehículo, que ya ha sido serigrafiado con los colores distintivos de la Policía Local, ha comenzado a circular esta semana y también se utilizará para los controles de alcoholemia y la detección de drogas que realizan los agentes. Esta actuación responde a la apuesta del Ayuntamiento «para seguir dotando a la Unidad Canina y al cuerpo de policía de más medios para mejorar el servicio que ofrecen a la ciudadanía», señalan fuentes municipales.

La Unidad Canina cuenta con tres perros, el veterano Urko, Kira y la última incorporación de Fany, además, también está integrada por dos agentes-adiestradores y un coordinador y se ha consolidado como uno de los dispositivos de control y prevención antidroga más numerosos y efectivos de la provincia de Valencia.

Los tres 'policías' de cuatro patas disponen en el retén de una zona especial de adiestramiento y entrenamiento con mobiliario urbano, materiales como maletas o bancos y hasta taquillas o estanterías. En la sala donde se entrenan, los instructores simulan diferentes escenarios con enseres y maniquíes para que puedan incorporarlo a su sistema de trabajo.

La puesta en marcha de esta unidad comenzó pronto a dar sus frutos y, tal y como señalan fuentes municipales, «se ha logrado reducir prácticamente a cero el menudeo de drogas y el consumo en los parques y jardines, en zonas que eran habituales». Tal ha sido el éxito del servicio que realizan los agentes de cuatro patas y sus instructores que Urko, un pastor belga malinois que fue el primero en llegar al municipio, fue amenazado de muerte en unas pintadas realizadas el año pasado en un parque de La Cañada.

La última incorporación de Fany, una pastor alemán de trabajo, de poco más de dos años de edad, ha incrementado la efectividad de la Unidad Canina. Hace unos meses se desarrolló una campaña de detección de drogas en la entrada y entorno de los colegios e institutos, en horas de recreo, que, según los agentes, «fueron muy positivas porque el efecto disuasorio es muy elevado con la presencia de los perros en la calle».

Fotos

Vídeos